De cómo manipula esa mierda llamada “El Nuevo Herald de Miami”

El titular que trae es: “Arzobispo critica actitud de Hugo Chávez”, y aparece Baltazar Porras mostrando una foto “de un sacerdote asesinado en una conferencia de prensa.” Lo tengo que repetir porque puede ser que no se capte suficientemente la barbaridad y el crimen mayúsculo de lo que trae la noticia, es muy buena para los loquitos que bien amarrados tiene Bush en Miami, su mayor santuario de asesinos agusanados y de terroristas”: UNA FOTO “DE UN SACERDOTE ASESINADO EN UNA CONFERENCIA DE PRENSA.” El sacerdote es un hombre de unos setenta años, de buen aspecto, pero en ningún momento se dice dónde lo asesinaron. Si era venezolano o no. Si el hecho ocurrió este siglo o en el pasado. Pero el tema que el adeco con sotana trae es: “El gobierno descalifica todo lo que digo”.
El periodista que reseña el asunto no lo puede creer: “¡Ay, Dios mío, qué barbaridad, me están descalificando¡ ¿Qué he hecho yo para merecer ese trato?”

Claro, no quiere recordarlo. No le interesa. No quiere mucho menos que nadie lo recuerde. El tipo apareció en Miraflores, muy orondo, fresquecito, feliz, dichacharachero y con traje nuevo, el 12 de abril del 2002. Estuvo entre los primeros en llegar, y entonces se entregó con fruición, en los brazos de Carlos Ortega, Pedro Carmona Estanga, Pablo Medina, el cabillero Rafael Marín, Eduardo Fernández, Patricia Poleo, etc. Besos y melosos abrazos, risas, besos y melosos abrazos, risas, … Qué bella y qué grandiosa es la democracia que ellos buscan, llamando a marchas y guarimbas. Besos y melosos abrazos, risas, digo… Media CEV estaba en esta fiesta. Miraflores, digo, era una fiesta. Qué bello título que se le escapó a Hemingway; “MIRAFLORES ERA UNA FIESTA”. Y Él, Baltazar Porras de los astros que allí más brillaba y no estaba para dar los parabienes a los presentes sino para recibirlos.

“No entiendo, por qué el gobierno me descalifica por todo lo que digo”

Además había estado hasta tarde en Fuerte Tiuna exigiéndole al Presidente que renunciara. Él fue la pieza utilizada por el Alto Mando para arrancarle la firma que el “macaco” se negaba a dar. Aún podían verse los grandes manchones de sangre cerca de Miraflores; aún su olor se metía en esas narices delicadas de los beatos y beatas, que locos y locas buscaban un puesto para proclamar al nuevo presidente. Uno de los reyes máximos era don Baltazar, que ya estaba bañado de besos de la alta burguesía.

Caradura, descarado.

Ahora entiendo por qué estos canallas son la verdadera hez de todas las guerras. Uno lo siente en lo más hondo de nuestros nervios, en el corazón, en la fibra de todos los atavismo que cargamos. Baltazar es el prototipo del hombre ensotanado que llegó aquí con los conquistadores, el que blandió su espada toledana contra los patriotas en la guerra de independencia, el sordo y ciego protector de todas las dictaduras que aquí han imperado. El dios de CAP y William Dávila Barrios.

Pero como toda la vida ellos los de la CEV se han creído unos intocables, como toda la vida aquí a ellos ni con el pétalo de una rosa, y cuanto decían y cuanto pedían era santa palabra, entonces ahora se alarman de que cada vez que abran sus mugres bocotas, se les responda. Que tengamos un gobierno que no se quede callado, porque les indigna y les escama hasta el delirio de que este maldito gobierno tenga el atrevimiento de no dejarse tumbar. Ellos nacieron para eso, para imponer su ley, para hacerse respetar a sangre y fuego, para aterrorizar y arrinconar con toda la maldad de que es posible los humanos a sus enemigos. Ellos son la palabra de un diabólico dios cazurro, paridor de infamias, destrozador de de la paz y verdugo de toda concordia y tolerancia. Nadie más intolerante que ustedes, más cerrados, más irracionales y pérfidos, que se unieron conocedores del crimen que se urdía a los asesinos del 11-A, que apoyaron desde los púlpitos, desde todas las procesiones, desde todos los foros y escuelas y universidades católicas el paro petrolero que duró tres meses, llenando de luto y desesperación a nuestro pueblo.

Monstruo. Mil veces monstruo incontrolable en sus designios.

Hoy en el portal de la prensa de muchos periódicos de este hemisferio aparece este santico. Ah, el curita sinvergüenza de Mérida se alarma porque lo “descalifiquen” ante todo lo que diga. ¿Será que no te conocen en Miami, donde están tus pares de Robert Alonso, Orlando Urdaneta y Patricia Poleo?

Ay, pobrecito, lo descalifican.

Concretamente “El Nuevo Herald” dice: “El arzobispo de Mérida y directivo del Episcopado venezolano, Baltasar Porras, lamentó ayer el uso de ''la descalificación'' como ''único argumento'' del gobierno del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, frente a las críticas de diversos sectores nacionales, entre ellos la Iglesia. La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) emitió este viernes un documento en el que calificó de ''moralmente inaceptable'' el proyecto de reforma constitucional impulsado por Chávez, quien el domingo respondió que los ''moralmente inaceptables'' son los obispos del país. ''Si faltan productos de primera necesidad es porque se trata de una campaña de los medios de comunicación; si se dice cualquier cosa se trata de gente desestabilizadora, y si se saca un documento como éste, se trata de denigrar y decir que da vergüenza'', dijo Porras a los medios locales.

Vean esta perla: El presidente de la Comisión de Medios de la CEV destacó que el documento episcopal sobre la reforma ''no está hecho con ninguna intención malsana u oculta'', y resaltó que ''uno de los puntos esenciales'' del mismo es ''decir que lo que se plantea no es una reforma sino un cambio mucho más profundo'' de la Carta Magna.

Pero muy santico, tildó la reforma de ''obra maestra de cómo manipular y manejar'', porque ``aunque no se tocan los principios fundamentales de la Carta Magna luego se define la forma del Estado como República socialista… define la organización del país y las formas de propiedad con una serie de categorías, y el único intérprete y con poder de decisión es el presidente de la República'', agregó.

Claro, como se les dijo Chávez por todo el cañón: ''la posición'' que expresaron respecto a la reforma sigue la línea que se trazaron ''con el golpe de Estado'' que lo derrocó durante dos días en abril del 2002.

El gobierno defiende la reforma constitucional porque asegura que consolidará el ''sistema socialista de equidad y justicia'', mientras que la oposición la rechaza al considerar que otorgaría poderes ''imperiales'' a Chávez.

Todo esto es esencia lo que trae la noticia, y en ninguna parte se habla de lo más grave que señala el titular: lo de la foto que muestra a “un sacerdote asesinado en una conferencia de prensa.” Qué tal.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4781 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /medios/a43050.htmlCd0NV CAC = Y co = US