Bobolongo profético: “en el 2013 la SIP condenará a toda América Latina”

Bobolongo ha sido toda su vida un hombre muy inteligente y valiente aunque siempre ha tratado de disimularlo mucho. Fue igualmente un muchacho muy bonitico, arregladito, rellenito, cachetoncito, y su madre aseguró que en política llegaría lejos. Su casa vivía adornada con fotos de Fidel, Camilo Cienfuegos, Pablo Neruda, Sandino, Pancho Villa y el Che Guevara. Su papá le decía: “Mire carajito, yo quiero que cuando usted sea grande eche mucha vaina como esos grandes hombres; no vaya usted a ser un niñito pendejo y mimado y de calzones meados; no señor…”, y señalaba uno a uno aquellos revolucionarios para que a su niñito se le quedasen fijos en su mente. Pero Miguel Otero Silva, cuando Bobitolongo tenía diez años, estaba destrozado por la buena vida y no le quedaba sino aliento para reunirse y tomar whisky con la alta burguesía caraqueña: con los Velutini, con los Machado, los Zuloagas, Pocaterras, los Boultons, los Vollmers. Y Bobitolongo vivía llorando por andar en patinetas, en bicletas, jugando con carritos y hasta con muñecas. Un día Miguel Otero Silva lo encontró vestido con la ropa de las hermanitas y no le regañó. “Estos son otros tiempos. A lo mejor soy yo el equivocado. Las revoluciones se están apagando en todas partes, y lo que importa en estos tiempos es ser ingeniero, arquitecto, astronauta o empresario.” Entonces le dijo a Bobitolongo: “Ya la revolución no está en levantar a las masas, a los obreros, en irse a la guerrilla. La verdadera revolución está en tener un buen título universitario, y si es en ciencias mucho mejor…”

Cuando Bobitolongo se graduó de bachiller escogió la carrera de matemática pura, pero él sentía que lo máximo era ser como su padre: “revolucionario”. Se graduó de matemático y comenzó a reunirse con un montón de chamos ricos de su cuadra y le decía con frecuencia a su papá que vivía conspirando: “Nosotros, papá, vamos a cambiar este mundo. Nosotros vamos a tumbar este gobierno…” Entretanto se había hecho copeyano, y como copeyano llegó a ocupar una curul en el Congreso Nacional. Había negociado esa curul con COPEI ofreciéndole buena prensa a este partido desde “El Nacional”. Cuando Lusinchi le ganó a Caldera, Bobitolongo utilizó todo el poder de su diario para atacar a Blanca Ibáñez. Por culpa de Bobitolongo le dieron unas trompadas a Tarre Murzi, Sanin. Por culpa de Bobitolongo le hicieron una persecución horrorosa a la pobre Gladis de Lusinchi, y hasta metieron a unos disips en pleno Congreso. Pero todo el que quería hablar mal de Blanca Ibáñez aparecía en titulares en “El Nacional”. Bobitolongo le ganó la pelea a Lusinchi porque le dieron harta plata para su periódico para que se callara. Él se callaba un tiempo y después arreciaba y volvía a pedir. Cuando CAP entró de nuevo en la pelea, El Nacional necesitaba mucha plata y empezó de nuevo el chantaje contra el gobierno. En estos años fue cuando se hizo Bobolongo por todo el cañón y comenzó a prepararle el pesebre a su adorado Rafael Caldera para volviera al poder. Entonces se hizo prominente miembro de la SIP. Cada vez que los Sapos Interamericanos de Prensa se reunían, Bobolongo pelaba por su carpeta y comenzaba a enumerar la lista de países que tenían que bajarse más de la mula y complacer a los dueños de los periódicos de cada país. Al pobre CAP le sacaron en un solo año, para aquel entonces, 7 millones de dólares, y aún así no se sentían contentos. CAP estaba mucho más embarraganado que Lusinchi y eso costaba mucho dinero. A la final lo sacaron a empellones y quien mejor preparó la trama fue Ramón J. Velásquez, viejito muy sinvergüenza y quien servía a las mil maravillas a todas las tropelías y chantajes que se cocinaban en El Nacional.

Pero de aquella época al presente, es mucha el agua que ha corrido, y en Latinoamérica la cosa se ido poniendo fea. Antes los chantajes funcionaban y a los gobiernos, para sobrevivir, no les quedaba sino que pasarles grandes sumas de billete a los dueños, mafiosos, del poder mediático. Ahora las condenas de algunos países no pagan. Ya el de Ecuador no se baja de la mula. El de Bolivia y el Brasil tampoco. No lo hace Nicaragua ni Argentina ni mucho menos Venezuela.

En la última reunión de la SIP en Miami, Bobolongo dio grito horrible: “Para el 2013 tendremos que condenar a toda América Latina”

jrodri@ula.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2698 veces.



José SantRoz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a42637.htmlCd0NV CAC = Y co = US