Guerra mediática

Resulta que lo que considerábamos un término acuñado de manera
casual corresponde a una clasificación metodológica determinada por
especialistas del Pentágono. Así pues, la guerra mediática se denomina
"Guerra de Cuarta Generación" (Fourth Generation Warfare ­ 4GW-) y desde
1989 tiene sus respectivas formulación teórica y manual de operaciones,
cuyos textos se ponen al día conforme la tecnología de punta o las
experiencias fácticas aportan elementos de juicio.

Los planteamientos iniciales fueron publicados en octubre de 1989
en "Military Review" y "Marine Corps Gazette", boletines oficiales del
estamento militar estadounidense.

La guerra de cuarta generación se basa en la premisa de que resulta
más barato y fácil usar las tropas y otros recursos del adversario para que
actúen a favor del atacante. Las unidades militares propias son sustituidas
por unidades mediáticas y la acción psicológica se emplea en lugar de las
armas.

Cualquier parecido con lo que ocurre actualmente en Venezuela es
algo más que simple coincidencia. "El desarrollo tecnológico e informático,
la globalización del mensaje y las capacidades para influir en la opinión
pública mundial convertirán a la Guerra Psicológica Mediática en el arma
estratégica dominante de la 4GW en su variante contraterrorista." (Manuel
Freytas, ).

Es probable que, tras el alto costo de la invasión a Iraq (la guerra debe ser, a fin de cuentas, un negocio rentable), los consorcios transnacionales que prevalecen ante el Pentágono hayan decidido aplicarle a Venezuela una opción menos onerosa.

En la 4GW los medios de comunicación masiva sustituyen a los misiles, tanques y cañones. Una planta de televisión de cobertura nacional equivale a un ejército de ocupación instalado en posiciones inexpugnables.

En tales condiciones la negativa gubernamental para renovar la concesión de RCTV se equipara con la pérdida de una fuerza invasora integrada por cipayos.

Por fortuna aún quedan defensores del modo de vida norteamericano. Existen
universitarios y faranduleros capaces de inmolarse por la libertad (de empresa) y el imperio de las leyes (del mercado).


augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3316 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor