El acidito

Siendo Abogado del Diablo, Globovisión tuvo razón

Este miércoles, una de las noticias que "rompió el celofán", fue el "despido" de un periodista de Globovisión.

Los medios de comunicación de toda índole, incluso el colegio Nacional de Periodistas, se pronunciaron "contra" la planta televisiva; denunciando que están censurando el derecho a la información; incluso, otros más radicales dicen, que "la televisora sigue líneas del gobierno de Maduro".

Como todos saben, además de profesional del Derecho, también estoy inmerso en los medios de comunicación, a través de esta columna que sale desde el año 2007, pero con el nombre de la "Anticorrupción", desde el año 1.998 por otros medios de comunicación escritos; de igual forma tenemos un programa radial desde hace 6 años (Pueblo Soberano) y dos años antes (Constituyente por la Paz). Esta situación, de estar plenamente de lleno como activista en los medios de comunicación, nos hace solidarizarnos con todos aquellos que tienen programas de radio, televisión, columnas de opinión o que interactúen de cualquier forma en un medio de comunicación social. Pero esta solidaridad con nuestros colegas, no puede alejarnos de la objetividad, y a tales efectos debemos analizar la situación críticamente, pero en el marco de la vía legal.

Escuchando desde el inicio la entrevista, vimos que el conductor del programa mantenía una posición muy crítica contra todo lo relacionado a los servicios públicos; situación que reconocemos tiene muchas deficiencias. El periodista, se molestó cuando lo tildaron de opositor y allí fue donde se comenzó a irritar y terminó cometiendo un error grave, no solo en materia comunicacional, sino en materia netamente jurídica; me refiero a cuando señaló a "Pedro Pérez" de "haberse robado unos recursos que iban destinados a la realización de una obra". Esto es muy delicado, porque para realizar una aseveración de tal magnitud se debe contar con elementos probatorios suficientes, para demostrar tales hechos; situación que no se presentó.

Ahora, ¿por qué nos convertimos en Abogado del Diablo, y decimos que Globovisión tuvo razón?: por el simple hecho, de que en un espacio de su televisora se están emitiendo denuncias directas sin ningún elemento probatorio, y de acuerdo a nuestras leyes, los dueños del canal de televisión son solidariamente responsables de los argumentos esgrimidos en sus espacios; por lo cual procedieron a la destitución inmediata.

No siempre debemos solidarizarnos a priori, con nuestros colegas o amigos; debemos primero, analizar los hechos; y lo dice alguien que ha padecido las consecuencias de sus opiniones por ser crítico o develar algunos entuertos; incluso, en época de la cuarta República fuimos acosados y perseguidos, no sólo a título personal, sino también mi grupo familiar, por el solo motivo de escribir la verdad, mostrando documentos probatorios y testimonios de los funcionarios que dirigían las investigaciones de las denuncias que realizamos.

Es importante denunciar las cosas que están funcionando mal, pero debemos saber manejarnos en el marco del respeto a nuestra Constitución y las leyes de la República.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2246 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: