Crítica ácida

Avaricia tórrida

Está de moda en la oposición desquiciada destacar la corrupción, como si nunca hubiesen ocurrido estos hechos en Venezuela, a esa gente a quienes su amargo proceder los obnubila, habría que ponerlos a leer el "Decreto de Chuquisaca" disposición anticorrupción dictada por Simón Bolívar. Y respecto a nuestra democracia iniciada en 1958, enterarles que la "representativa" nos acostumbró a ingresar a la administración pública para no ir a trabajar sino como se dice en criollo "a echar el carro", aprovechar cualquier resquicio para hurtar pertenencias del Estado, hacer negocios y pedir dinero o prebendas por las diligencias del colectivo ante los organismos públicos.

Con el caso de la viuda del Profesor Carlos Lanz, educador insigne de valía intelectual y pedagógica de izquierda incorruptible, han querido montarle y naturalmente no puede defenderse por haber fallecido, una matriz de opinión cómplice con la conducta indigna confesada por su esposa adúltera e instigadora del crimen. Quienes conocemos a opositores fanáticos que ordenan asesinatos de revolucionarios, casos del Fiscal Danilo Anderson, el joven abogado Robert Serra, el militar carabobeño ultra revolucionario Eliecer Otaiza y el de María Herrera compañera de Robert, representan iguales actitudes criminales contratando sicarios.

Los disociados vuelven a encerrarse en los desprestigios de FEDECAMARAS y la CEV Conferencia Episcopal Venezolana, ambas organizaciones resurgidas en eventos de política, desconectados con la realidad nacional mayoritaria del día a día, tratando de detener la acción revolucionaria oficial en lucha comunal por sobreponernos a sanciones írritas internacionales en nuestra contra. Esta incursión 2022 de los fedecamaros y los politiqueros con sotana, evidencia intentos disimulócratas de abandonar su actitud tumba gobiernos en busca del derrocamiento violento de la revolución, en la CEV deben abandonar aquellas acciones a las que motejé parodiándolos CEV -Comunidad Engañosa Venenosa-, líderes erráticos bendiciendo violencia.

La revolución castiga penalmente y cada vez con mayor fuerza moral, a delincuentes de cuello blanco, verde, rojo, azul, o de cualquier color político, oficio o profesión. Conducta ejecutiva fiscal que exterioriza ejemplarmente como nunca antes ante el mundo la transparencia en nuestros avatares electorales, resultados auditados e impedimentos dispuestos a frenar con la aplicación de la ley a los avariciosos de tórrido proceder. Cómo no estar orgullosos quienes nacimos en Venezuela o venidos de otros lares se aquerenciaron en esta tierra verdaderamente feraz y no feroz, ¿habrán mudado su actitud en repúblicas extranjeras los incapaces de sentir amor patrio, o desconocerlo por la riqueza en fortunas mal habidas?

Cuidado con el engaño de neo corderos con piel de oveja, no basta con declarar por los medios, éstos con excepciones minúsculas, en el fondo los respaldan en su acción opositora, vean en la TV el lenguaje gestual a los empresarios, un mal disimulado desprecio a la clase trabajadora, dirigentes de FEDECAMARAS en altanería notable admitiendo un presunto alto a su fogosidad tórrida, delatados por la notable avaricia en el deseo de ponerle la mano al aparato del Estado, exigiendo condiciones mal disimuladas como "proposiciones", que nos harían regresar a lo que el pueblo súper mayoritario y vencedor de elecciones, ejecutó mediante el voto desde los comicios de 1998 en adelante, en medio del natural desgaste de poder y ataques arteros. ¡Ojo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 708 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: