Busquen que hacer después de mayo

A RCTV no le renovarán la licencia y esa es una decisión irrevocable. En lo personal celebraré el día que ese canal “salga del aire”, porque ese hecho representará una reducción de la dosis de pornografía, violencia, racismo, consumismo, transculturización y odio con la que envenenan el alma de nuestros niños y jóvenes.
Cómo me gustaría ver un programa de televisión al más furibundo de los defensores de RCTV, que bien podría ser el propio Marcel Granier o el Cardenal Urosa Savino, enfrentando a un periodista de verdad, quien con vídeo en mano le intentara demostrar porque RCTV es un canal que le hace daño a la sociedad venezolana y se da a la tarea que ya mencionamos en el primer párrafo de esta nota.
Claro, es un simple deseo. Esos personajes sólo aceptan ser entrevistados por “periodistas” que jamás harán una pregunta difícil.

El problema para Marcel y sus defensores es que hasta el más humilde de los ciudadanos venezolanos puede demostrar que RCTV es un canal donde no se conoce el significado de la ética y donde existe un total desprecio por la democracia, la constitución y las leyes. Basta con mostrar la reacción del canal ante cualquier declaración del Presidente y contrastarla con la actitud asumida durante el breve gobierno de Carmona Estanga.
Durante aquellas cuarenta y ocho horas se manipularon vídeos para acusar de asesinos a inocentes, se eliminaron todos los poderes públicos, se encarceló a diputados, ministros y gobernadores, se reprimió salvajemente al pueblo, se derogó la constitución y se nombró un presidente de manera ilegal; y RCTV no emitió ni un solo comentario crítico sobre lo que ocurría. ¿Cómo puede renovarse una concesión a un canal de televisión que ha dejado evidencia clara de hacer periodismo de albañal?

Ahora, sobre el tema, lo que llama nuestra atención es la argumentación del escualidismo para oponerse a la decisión gubernamental. De acuerdo a la ley, el Estado tenía dos opciones al vencerse la concesión otorgada para uso del espacio radioeléctrico: o renovaba la concesión a RCTV o no lo hacía.
La reacción del escualidismo, que incluye al Cardenal y al propio presidente de la OEA, pareciera indicar que independientemente de lo establecido por la ley; el gobierno venezolano está obligado a renunciar a la segunda de las opciones, convirtiendo, de esa manera, una concesión a tiempo determinado en un derecho vitalicio para el concesionario.

Muy propia de las oligarquías latinoamericanas es esta manera de arrogarse derechos que no tienen. La mayoría de esos privilegios mal habidos son defendidos con la vieja práctica de atacar fieramente a los gobiernos que no lo son sumisos. De esa manera logran que cualquier acción en su contra, sea interpretada nacional e internacionalmente como un acto de retaliación política y la violación de sus derechos, por el simple hecho de ser opositores.
Durante los últimos años esa estrategia les funcionó en Venezuela; de hecho la impunidad con que actuaron en el golpe de estado y en el salvaje paro petrolero resultó grotesca y dejó en el alma y en el corazón de miles de venezolanos la sensación de que se contaba con un gobierno débil e incapaz de contener tanta tropelía.

Mas no es el líder de la revolución bolivariana un político cualquiera. A sabiendas de que se enfrentaba a un poderoso enemigo con fuerte respaldo en los centros de poder internacional, se armó de paciencia y desarrolló una estrategia que permitió fortalecer el respaldo popular a la revolución, legitimar su condición de Presidente, ganar prestigio como líder latinoamericano y desenmascarar a una oligarquía antidemocrática y violenta.
Hoy Marcel y sus palangristas tiene poca capacidad de maniobra. Sus declaraciones diarias no pasarán de ser eso y los padrinos que han salido a defenderlos, no se jugarán el pellejo por ellos. Como les dijo el
Presidente, es hora de que busquen que hacer después de mayo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4538 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor