Kiko Bautista, ¿cuánto te pagaban por sembrar el odio desde Globovisión?

Kiko, cómo olvidar todo el daño que causaste a los venezolanos y venezolanas sembrando el odio desde tu programa Buenas Noches que trasmitía la Globovisión del oligarca Guillermo Zuloaga. Claro, tus jefes estaban convencidos de que había que derrocar a Chávez por la vía de la violencia. Sin embargo, ahora pretendes revertir todo ese odio que inoculaste porque descubriste que ese no es el camino para llegar a Miraflores.

Ahora toda esa gente que llenaste de odio está insultándote por twitter porque estas acusando a la derecha fascista de quitarles DirecTV a los venezolanos, y también de insistir en salidas de fuerza y no democráticas. A quienes te insultan les respondes que ahora sí estas dispuesto a debatir con argumentos, porque ya dejaste el odio atrás, y consideras que no es justo que hayan lanzado una despiadada campaña desatada en tu contra desde laboratorios de odio.

Yo sinceramente, Kiko, no creo mucho en el odio de palangristas o de mercenarios de la comunicación. Creo más bien que tú hiciste un buen trabajo para la oligarquía, en este caso, para Guillermo Zuloaga y compañía. Ellos sí que odian de verdad. Es lo que se conoce como el odio de clase.

Tú bien sabes que cuando los trabajadores están controlados y oprimidos por la oligarquía, esta solo los desprecia, pero cuando se organizan y conquistan sus derechos, los odia. De allí su odio enfermizo hacia el Comandante Chávez. Incluso hasta después de que lo mataron.

Tu trabajo consistía en alimentar el odio de las capas medias hacia la “chusma” que fue reivindicada por Chávez. Una vez más, las capas medias debían lidiar como escuderas de la burguesía. Tenías que lograr que fueran a marchar con odio para defender a sus patronos.

Además de instigar el odio desde tu programa, los dueños de Globovisión te encomendaron la tarea de ocultar la lucha de clases. Recuerdo una noche que desde tu programa ustedes arremetieron contra venezolanas que buscaban de manera organizada terrenos subutilizados en Caracas para construir sus viviendas. Esa noche, desde el canal oligarca, defendiste a los latifundistas urbanos. Acto seguido, de manera descarada, aclaraste: ¡Aquí no hay lucha de clases porque todos somos hermanos! ¿Te acuerdas? A pesar de que hacías un buen trabajo, a veces te dejabas ver las costuras.

Kiko Bautista, la violencia de clase siempre ha estado presente, y tú lo sabes. De hecho, tu programa Buenas Noches fue un instrumento de la lucha de clases entre capitalistas y trabajadores. Todo un laboratorio de odio. Un cañón de manipulación y terrorismo que expresaba el odio y la violencia de clase cuando la burguesía especuladora sentía perder el poder.

Ahora dices que la confrontación y el odio tienen al país en ruina, quebrado, destruido, y estamos obligados a reflexionar y a debatir con argumentos. Sin embargo, no dices que cuando el Comandante Chávez incluyó a los excluidos y levantó a la llamada clase media que se encontraba arruinada por la oligarquía, fue precisamente cuando empezaste a sembrar el odio por encargo desde Globovisión, como buen sirviente, mercenario y palangrista que eres.

23/05/20

Más artículos del autor en:

http://www.fernandosaldivia.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4121 veces.



Fernando Saldivia Najul

Lector de la realidad social y defensor de la sociedad sin clases y sin fronteras.

 fernandosaldivia@gmail.com

Visite el perfil de Fernando Saldivia Najul para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: