La comunicación como arma de destrucción masiva

En momentos de crisis política como la que vivimos los venezolanos donde la ansiedad se convierte en delirio por "conocer" lo que sucede en cualquier rincón de nuestra geografía donde las revueltas sociales traen consigo efectos sicológicos que trastocan las mentes más centradas, algún grito cercano ya nos pone los pelos de punta. La siembra de odio por cualquier sector social coloca una barrera entre personas ampliando aún más las diferencias entre clases sociales. Del temor pasamos al odio y de allí al deseo de muerte. Basta algún rasgo característico de una persona para considerarla enemiga y por ende objetivo a exterminar.

La terminología empleada para referirse al contrincante es demoledora. Para preparar todo ese caldo de cultivo están los nuevos comunicadores que ya se cuentan por millones, se lanzan al combate con un arma letal: los smartfhons, o teléfonos inteligentes que son capaces en tiempo real de transmitir videos y voz cuyo principal objetivo es transmitir el desencadenante de un suceso, pero, donde se logre el impacto visual, no el origen del suceso, eso no importa, lo que se busca es destacar a una persona, por ejemplo, que fue golpeada por un objeto contundente a lo que le agrega su voz para culpar al contrario logrando transmitir odio al receptor del mensaje y lo que es más, algunas radios donde los locutores se contagian y se enfurecen comienzan a retransmitir y describir el mensaje recibido agregándole su carga de rabia, logrando que el radio-receptor se forme una imagen de dicho suceso, acto seguido toma su celular y comienza a enviar mensajes repitiendo lo oído.

Es la nueva comunicación política donde cualquiera puede opinar lo que les venga en gana, sin filtro alguno y desde sus lujosos espacios tanto en el interior como en el exterior del país. Ruanda es un triste ejemplo del daño que puede causar la difusión de mensajes de odio, 800.000 ruandeses fueron acribillados en unos de los más grandes genocidios que conozca la humanidad, gracias a una emisora radial. La extrema derecha venezolana, conocedora de la historia está aplicando en estos momentos políticas mediáticas que exacerban la agresividad y la desinformación.

El troleo se generaliza como forma de amedrentar y fomentar una guerra civil, ejemplo de ello es el del Sr. Leopoldo Castillo, mejor conocido como El Ciudadano, quien lanzó un tuit que decía textualmente: "Información, traslado de Leopoldo López desde Ramo Verde al Hospital Militar, sin signos vitales. Régimen maneja hipótesis de intoxicación", es claro, el "periodista anuncia que Leopoldo López ¡está muerto!, de inmediato comienzan a decir que su cuenta fue hackeada, y Rocío Higuera en su cuenta dice que Leopoldo Castillo desmiente que su cuenta haya sido hackeada, es decir, insiste. El Senador Marco Rubio, seguramente conectado con Castillo lanza en su cuenta tuiter la misma versión, demostrando la complicidad de la política imperial en todos los eventos que ocurren en nuestro País.

Ahora bien, ¿Qué buscaba el "periodista" Castillo (quién por cierto por años nos aterró con su programa diario en Globovisión, para entonces, Globoterror, mejor calificativo imposible), con esa des-información? El desencadenante sería una guerra civil, donde él, obviamente no participaría. Este desgraciado evento nos debe servir de análisis y ejemplo para la familia común, porque si asesinan al hijo de Albertina nada sucede, ella no es de los sectores poderosos a quienes cuidan los ojos del mundo entero, ella es pobre, no cuenta, hay muchos hijos de Albertina sembrados en las calles quienes serán olvidados en breve, o sencillamente servirán de ejemplo para que los llamen patriotas, pero, sus familiares serán los únicos que llorarán para siempre a su ser querido, los otros, los Leopoldo Castillo seguirán disfrutando y con su mente maquiavélica inventando qué cosa enviar a través de los mensajes de la muerte con su arma de destrucción masiva.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2300 veces.



Ezequiel Aranguren


Visite el perfil de Ezequiel Aranguren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ezequiel Aranguren

Ezequiel Aranguren

Más artículos de este autor