La conjura mediática

Uno tras otro, estuve en Maracaibo en un foro sobre periodismo y la paz, en el marco del año centenario del diario Panorama, y al día siguiente participé aquí en el TTC en el foro internacional Conjura mediática contra Venezuela.

En ambos me apoyé en la historia para mis exposiciones. Allá en Zulia, intenté un recorrido por guerras y guerritas, las negociaciones de paz, cuando las hubo, el papel de los halcones estimulantes de la violencia y, en general, el rol del periodismo, lo que no resultó fácil de apreciar ante la ausencia de investigaciones sobre tan importante cuestión. Llegado a estos tiempos en nuestro país, se pueden advertir dos tendencias mediáticas, una mayoritaria que ha estado promoviendo la crispación de la sociedad y estimulando a los violentos, y otra en la que estamos diarios como Panorama y Últimas Noticias, junto al diálogo, a los acuerdos, la búsqueda de entendimientos para que los venezolanos podamos vivir en paz.

En cuanto a la conjura mundial, es poco lo que podía añadir, tan rico y exhaustivo fue su examen, de suerte que creí oportuno sintetizar lo que fue ese gran movimiento de los años 60 y 70, promovido por la Unesco, entonces dirigida por el senegalés Amadou Mahtar MBow. Fue posible abrir una amplia discusión, en los gremios, las academias y otras instituciones, que no se quedaron en la palabra: hubo una profunda investigación en el área de la comunicación y de la información, conocida como Informe Mac Bridey fueron creadas muchas agencias de noticias, la más importante el Pool de los No Alineados, y en América Latina surgieron Alasei, Asin y una del sector privado Latin.

La resistencia de potencias como EEUU fue de tal naturaleza que le movió el piso a la Unesco; ese país, Alemania y Canadá se retiraron y debilitaron enormemente sus fondos, sacaron a MBow y pusieron a Federico Mayor con el compromiso de que en la Unesco no se hablara nunca más de Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación (Nomic). Y fue así. ¿Por qué utilizaron todas sus fuerzas cuando no había gobiernos en la región, salvo Cuba, que le hablaran con voz propia e independencia?

Como la información es poder, y se les estaban arrebatando pequeñas porciones al control omnímodo que tienen las transnacionales a su servicio, no podían tolerarlo. En los años siguientes, todo se derrumbó.

Si eso lo hicieron entonces cuando no estaban amenazados, puede explicarse porque lo hacen ahora, con todas sus fuerzas e instrumentos concentrados en pocas manos, con Venezuela en el epicentro por razones que he explicado antes y contra otros países. ¿Acaso es casual la magnificación de las dificultades que ha tenido el mundial de fútbol? ¿O es que no guarda relación con la presencia de Dilma Rousseff y el PT en el gobierno?

En el encuentro se dijo que la mejor forma de combatir la conjura mediática es con triunfos políticos. Parece que en Venezuela se demuestra lo contrario. En la medida en que se multiplican las victorias electorales (18 de 19) y son más sólidos los avances en el área social y su influencia en la región, esa campaña se han endurecido y multiplicado. Hace 10 o 12 años, cuando eran pocas sus victorias, no se podía hablar de conjura aunque empezaban los ataques mediáticos; en cambio, multiplicados los triunfos políticos la campaña se ha hecho mucho más fuerte, es decir, no la han contenido ni derrotado. Precisamente porque hoy se debe hablar de conjura, de conspiración, es que se ha reunido este encuentro.

Sus conclusiones fueron divulgadas ayer

El libro de Collon

¿Cuántos de ustedes saben quién es Michel Collon? Lo suponía, pocos. Es un escritor y periodista de Bélgica, fundador del portal de información investigAction, que el mismo alimenta con sus análisis. Estuvo en Caracas con motivo de la Feria del Libro, donde presentó Los 7 pecados de Hugo Chávez, que ahora editó Correo del Orinoco en la Imprenta Nacional. Va más allá de un libro sobre Venezuela, sencillo y bien documentado. En la contra portada se lee que tiene las claves para comprender el mundo. Ojalá puedan obtenerlo. Hojeándolo encontré estos datos: A la pregunta ¿Cuánto gana una multinacional por cada trabajador? (en dólares por año); resulta que en 1985 se ganaban 4.510; catorce años después, en 1999, ya los había triplicado: 15.187 y en otros siete años, los duplicó: 30.334. No es que los exprimieran más, sino que entre 1980 y 2000, despidieron a 570 mil trabajadores. Las cuatro grandes petroleras Exxon, Shell, British Petroleum y Chevron figuran entre las cinco más importantes compañías del mundo. Hablemos claro, que ganan más dinero. Y, a propósito, no sé porque no les llama transnacionales, prefiere multinacionales, que más bien se refiere a empresas con dueños de varios países.

Uso de canaimitas

El plan de distribución de canaimitas recibió reconocimiento de la Unesco por su novedosa contribución al proceso educacional, pero tiene significativos vacíos. He recibido informaciones y comentarios sobre el uso inadecuado e incompleto de las canaimitas por limitaciones de algunos maestros. En un reciente Consejo de Lectores vimos un video elaborado por Mayda Chacín en Altagracia de Orituco, consultando a maestros, familiares y amigos, que valdría la pena que el Ministerio de Educación lo viera. Se lo enviaré rogando que no se extravíe en la madeja burocrática ministerial.

No sé si ustedes leyeron el lunes a José Vicente Rangel, aquí en su página El Espejo. Varios amigos se me han acercado sorprendidos por sus advertencias, como si estuviese bien informado sobre un intento de golpe. Es un aviso para que no nos coja desprevenidos. Diosdado Cabello dijo en Maturín: el golpe todavía no está derrotado.

¿Por qué habrá tanto misterio con el último informe médico sobre la salud de Simonovis? Parece que hay tres copias, una de ellas la tendría su esposa. Pero nadie lo divulga.

Sorprende que en los Bicentenarios existan colas todos los días a toda hora. Inacabables. Me han dicho que algunos compran para buhoneros, y hacen cola dos o hasta tres veces, o van todos los días. Se había dicho que se establecería un control cedular para impedirlo, pero como que no funciona bien. Ni la prohibición de venderlos en la buhonería. En la Baralt, en la redoma de Petare, en otros sectores de Caracas y en otras ciudades, es común encontrar los productos que escasean en el comercio formal.

El libro de boxeo mejor editado que ha pasado por mis manos es 36 monarcas y una princesa, con los campeones mundiales venezolanos desde 1965 (Morocho Hernández) hasta 2013 (Ogleidis Suárez y Liborio Solís). Su autor es el periodista Cándido Pérez y el editor la Asociación Mundial de Boxeo. De las 218 peleas por títulos mundiales realizadas por venezolanos, 144 las auspició la AMB, 47 el CMB, 12 la FIB, y las otras se las reparten IBC, WBC, NABF, IBO y TWB. Cuando Simón Chávez (1930-1940), Oscar Calles (1940-1950)y Sonny León (1950) sólo había una organización (CMB), por eso era tan difícil llegar a campeón. Traten de conseguir esa joya.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4162 veces.



Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a189530.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO