Callar o no callar

YO TAMBIÉN CERRÉ EL PICO

“Me rindo. No escribo más hasta que no sepa quién es quien en este gobierno”. Eso escribí en mi perfil de facebook, y lo cumplí religiosamente.

Yo también cerré el pico, y lo hice porque no quise ser tonta útil de la “inteligencia” imperial que, después de asesinar a nuestro Comandante Chávez, continuó con sus planes para desconcertar al pueblo, confundir las cosas y ponernos unos contra otros, para finalmente acabar con el proceso revolucionario y poder robarse impunemente nuestros recursos naturales. Ante las dudas, me abstuve y eso me permitió poner la mente en neutro y poder ver lo que realmente hay y lo que es falso. Porque es necesario diferenciar las imágenes tridimensionales y con vida, de los simples hologramas que los profesionales de la manipulación de las conciencias nos hacen ver, sobre todo después de las grandes tragedias, como lo fue el asesinato de Chávez y, para que no descansáramos, la masacre del 15, cuyos autores intelectuales visibles en el país (el plumífero millonario, por ejemplo) siguen impunes y consentidos de la Fiscalía General, que al parecer esperará cuarenta años más para mandar a arrestar a los culpables.

El cierre de pico que protagoniza nuestro camarada autor de “Un Grano de Maíz” es un comienzo muy bueno, porque un camarada esclarecido y patriaomuerte como él, bien pronto se dio cuenta de que hay un “matrix” en marcha. Lo aplaudo; lo felicito y sé que después de un periodo de silencio y de poner todo en blanco y negro, sin dejar que los sentimientos lo confundan, volverá con mayor claridad y apuntando mucho mejor las ideas.

NO CREO EN ELEFANTES BLANCOS NI LE JALO MECATES A NADIE

Esta declaración pública la hago para que los camaradas que le tienen la lluvia de críticas al camarada Toby Valderrama, o Aponte, o como se llame, lo dejen en paz para que medite cuidadosamente y pueda descubrirlo todo. Les prometo que será mejor para todos.

Los ataques contra José Vicente Rangel emitidos en Aporrea, donde lo mandan a “irse”, fueron destemplados, oportunistas e injustos. Este venerable anciano ha tenido una conducta recta y principista durante toda su vida, desde los tiempos del “Expediente Negro” que develaba la represión contra los revolucionarios, las persecuciones y los crímenes, hasta hoy. Sí, fue parlamentario en la cuarta república, pero fue un enclave a favor del pueblo, de los pocos que osábamos levantar la voz cuando eso significaba convertirse en una diana de los cuerpos represivos, no como ahora, que se habla mucha paja y los zánganos se visten de rojo para robar. En esos tiempos, y desde entonces durante toda una vida, José Vicente Rangel ha mantenido una posición coherente y perseverante, lejos de los extremismos, sin fingir ser quien no era. No es un proletario ni fingió nunca serlo. Aunque no siempre veo su programa, creo que debe mantenerse, como una referencia de opinión progresista y, ¿por qué no? Revolucionaria, pero de verdad verdad, aunque muy a su manera. JVR no es ningún elefante blanco, es uno de los hombres de la Revolución.

El artículo sobre “La Leyenda de Eduardo Samán” se lo debía al camarada, y con esa intención lo escribí. Podría hacerle muchas críticas, tengo puntos de vista en los cuales difiero de su manera de hacer las cosas y él lo sabe, pero estoy harta de que a los camaradas que se rifan el pellejo por la revolución los critiquen sin justicia, haciendo coro a la derecha-derecha y a la derecha socialdemócrata que, en fin de cuentas, son la misma cosa.

Lo mismo debo decir sobre el camarada Presidente Nicolás Maduro, a quien nunca conocí personalmente, pero que si Chávez lo puso donde lo puso, no sólo voté por él sino que me siento obligada moralmente a apoyarlo, a menos que él brinque la talanquera. Buscarle cinco pies al gato sólo le hace el juego a la ofensiva de la “inteligencia” imperial que nos está mareando para dividirnos y poder aplastarnos mejor.

Si, los camaradas mencionados han cometido errores, pero los cometieron actuando, tratando de hacerlo bien. Nada que ver con los que, desde la acera evidente del imperialismo, los atacan, o desde la óptica alacránica (con esto quiero decir los infiltrados del imperialismo) los sabotean.

En cuanto a los camaradas Mario Silva y Vladimir Acosta, siguen haciendo su trabajo revolucionario, porque de eso se trata, no de actuar cuando se nos pague un sueldo, sino cuando la conciencia nos dice que no podemos callarnos. Evidentemente, estos camaradas son inmunes al veneno de escorpión. Los he oído por Internet, y recomiendo ampliamente que no se los pierdan.

UN ALERTA

Finalmente, alerto a los camaradas que escriben con la mejor intención, que ante la menor duda, cuando sientan que algo no anda bien, que las cosas están confusas, mejor recorten la velocidad, guarden silencio, pongan la mente en neutro y analicen todo sin dejar que las emociones tomen el mando. Es la mejor manera de no ser tonto útil inconsciente de las conjuras de nuestros enemigos estratégicos.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3335 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: