Opinión, Política i Fraude

La comedia de las huelgas de hambre i los actores estúpidos i asalariados por el imperio

“En este envilecido mundo, has de contentarte

 con muy pocos amigos. No quieras que perduren

 sus simpatías. Cuando estreches una mano

 pregúntate si ella te golpeará algún día”

 Omar Kheyyam

  RUBAIYAT

 Cuando el Imperio Maldito del Norte i la pandilla de saboteadores i de vende patria de Venezuela, no de la República Bolivariana de Venezuela, denominación oficial que quisieron cambiar o borrar en el golpe de estado de 2002, entre las maniobras i recursos desestabilizadores que ha programado desde que llegó el Primer Presidente de verdad que ha tenido el país, Hugo Chávez Frías, ha programado -repito− el imperio i la oposición, la Huelga de Hambre como escenario, i han salido actores viejos i jóvenes, a poner lo ridículo como algo casi cotidiano en la política. Solamente uno que, por estarle patinando el coco –como dicen las viejitas− estar mal de salud, por ser repetidor de la comedia, i estar envenenado de odio i de venganza, murió reclamando estupideces imposibles. La estupidez es el aderezo indispensable en esa aparente exposición de la vida, que resulta como las más recientes, menos que comedia, sainetes. I digo, aparente, porque el 99% son fingidas, i acaso algunas bien motivadas, como las que hacía Gandhi, eran por la felicidad i la exigencia de justicia i libertad para su pueblo, un inmenso pueblo. I sin embargo, se las consideraba ilegales.  Empero, como los hombres del Pentágono i las Trasnacionales, ven que el títere de la Casa Blanca, no convence a nadie, por falso i mentiroso como pocos, i a veces manguarea mucho, aunque hace maldades continuamente, mientras no encuentra qué hacer con las guerras de Irak, Afganistán i las que tiene pendientes (Libia, Irán i Venezuela), a la oposición venezolana, escuálida, minoritaria, bruta i apetente de dinero sucio aunque sean papeles de dólares, no progresa en nada, entonces se ha escogido a los hijos de papá i mamá, carentes de cultura política, vagos, muchachos de carros nuevos, paseos a Miami, Orlando, Nueva York o San Francisco, Los Ángeles en el paraíso del norte,  de Blackberrys como fuente de conocimientos i drogas a escondidas para revitalizar sus cerebros, para que, si son tan vacíos intelectualmente, pretendan decir al menos, aparentar que saben de universidades i educación, de presupuestos, de leyes o tratados, etc., i entonces siguiendo “cartillas” que le imprime ARS publicidad con instrucciones desde Washington, para hacer  huelgas  de hambre, cuando los pobrecitos son adictos a Mac Donald, a Wendy, Burger Kings, o los más educaditos, a los restaurantes de lujo en Las Mercedes i grandes Malls, resulta un sacrificio casi mortal. Igualmente, no están preparados ni para los debates, a los que con pavor, huyen como conejos.

 Las huelgas de hambre, entonces, tienen sus características propias derivadas de la fisiología del cuerpo humano, i de sus células, especialmente las cerebrales, aunque sean escasas en estos niños bien. El lector, si quiere enterarse de detalles históricos, de algunas partes de salud o de medicina, así como de historia i hasta  biografías de personajes que han hecho esta manera de protestar, pueden recurrir a Wikipedia. Diré algunas cosas que aparecen allí, pero como médico recalcaré o aclararé otras, especialmente en lo jurídico i en lo ético. Médicamente diré, que cuando se empieza una huelga de hambre (no se finge) se produce desde el comienzo una sensación interna, intensa, que indica en las primeras horas una necesidad de alimento, que no tarda en convertirse en dolorosa i se localiza en la región del vacío hipogástrico. Además, esa falta de absorción, se nota en todas las células del organismo i se percibe una debilidad general porque interviene el sistema nervioso. En los huelguistas fingidores, ninguno experimentó dolor epigástrico ni en el campo de la conciencia; otros síntomas que se empiezan a ser permanente alrededor del 5° día, pueden consultar donde he indicado (Wikipedia). Estos muchachitos escuálidos  (me dirán que bien nutridos previamente) a los 17 días declararon estupideces, perfectamente normales, con voz fuerte, con gestos “heroicos”, i vemos entonces lo que dice un jurista como Manuel Ossorio, en su diccionario. Huelga de Hambre. Actitud que, como medio de protesta, adoptan algunos delincuentes o presuntos delincuentes, generalmente constituidos en grupos para mantener posiciones de protesta contra las medidas de privación de libertad decretadas por las autoridades, ya sea del orden administrativo o del orden judicial”. I más adelante, luego de exponer en qué consiste ese ayuno voluntario, como un suicidio lento (los subrayados son míos) son realizados por los autores o presuntos autores de delitos políticos. Dice igualmente que el sistema ha dado resultados favorables en algunas ocasiones por haber despertado sentimientos colectivos de piedad, pero en la actualidad ha perdido toda su eficacia, porque la autoridad se limita a prestar asistencia sanitaria a los huelguistas i estos terminan por desistir de su propósito. Es lo que generalmente hace el grupo al saber que están luchando por imposibles, como los niños bien, luchando por la libertad de delincuentes, incluso con sentencia de condenatorias establecidas. Son, en consecuencia, cómplices de otros delincuentes, i desde el punto de vista mora, absolutamente anti éticos.  Fisiológicamente, la hipófisis i la sangre, colaboran con ellos en la sensación de hambre, pero no así la conciencia, si es que saben pensar éticamente. Tengo a mano una revista o folleto en francés al cual recurro en ocasiones para consultar, titulada Médecins SS, tratando sobre les expériences sur l´homme, le massacre des aliénés, donde la tortura del hambre era  con lo cual empezaban las atrocidades de los campos de concentración, ignorados hasta por la Iglesia. Recomiendo leer la magnífica obra novela-teatro Rolf Hochhuth, El Vicario, para que vean esos horrores, incluyendo lo que es verdaderamente el hambre. Estos presuntos delincuentes en formación, reclamando la atención de instituciones piratas como la OEA, con un Insulso al frente  que, solamente necesita el taco en el ojo, el gancho por una mano i la pata de palo, para ser el capitán de ese barco, no han realizado ninguna huelga de hambre. Mario Silva tiene un video i unas voces que demuestran, cómo se efectuaba la comida diaria de esos payazos del fraude. Comían hamburguesa, perros calientes, pizzas, nuggets  i hasta quizá sus churrascos, allí a escondidas o salían a restaurantes dejando un suplente. ¿Qué autoridad moral ni qué responsabilidad tienes estos jóvenes, apoyados demagógicamente por una rectora de la UCV, que es una vergüenza de autoridad? Por eso ese magnífico diputado joven que es Robert Serra, les ha dado una verdadera paliza, un tsunami de verdades apabullantes, demostrándole a los diputados opositores, señalando a los banqueros prófugos i a muchos adinerados de la capital, estar financiando estas deplorables huelgas i “orientando” a presuntos delincuentes políticos del mañana. ¿Estos son los hombres que quieren ofrecernos un nuevo país o una democracia falsificada como la tuvimos en la IV República? ¡Realmente arrechan, pero dan lástima!

robertojjm@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3263 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a119655.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO