¡Patria, parao mediático o pelamos!

Presidente Chávez, la mass media nos tiene jodidos ¿será que les echamos un parao?

¡Qué tal, camarada!  Buscándole la vuelta a cómo centrar el proceso revolucionario informando, y espero me acompañen en este planteamiento que nuevamente expongo porque es insoportable el ventajismo mediático de la oposición en esta guerra de cuarta generación que nos están ganando y, con ella, perjudicando la Revolución.  

Harto hemos expuesto que no contamos con una política comunicacional efectiva, si es que existe como tal. Aunque en estos días hemos visto unas propagandas muy buenas.  

Han pasado varios ministros, tremendos camaradas, pero pareciese –o estamos seguros– que no han logrado conformar equipos integrales y, mucho menos, presentar una seria y constante manera de transmitir logros revolucionarios.

El presidente Chávez, acostumbraba que cuando entendía que está mostrando algo importante expresaba: “esto hay que difundirlo. Dónde está el (la) Ministr@ de Información” Y ahí queda. Ya no lo hace pero…

Fíjate, camarada, y lo expuse hace unos meses, por emergencias hemos iniciado campañas de ahorro de agua y energía. ¿Era necesario esperar tanto? ¿O que se hicieran emergencias?

¿Tendremos que esperar que aparezcan otras emergencias para iniciarlas en todos los demás campos donde el exceso de consumismo nos agobia? Hoy agrego, la gran falla es el mantenimiento, pero hay que nombrar Presidentes y directores experimentados, porque los jóvenes sí están pero el diablo vale por viejo. O que los jóvenes, y los militares seccionados, contraten capacidades experimentadas.

No cabe duda de que esta batalla de errores, la mayoría acumulados desde la cuarta con los nuevos, y de ambos lados, va agotando la voluntad popular. Asuntos del capitalismo que está vivito. Medio afecta a la desvergonzada oposición pero corroe nuestra hermosa e incipiente Revolución.

La oposición lanza un error nuestro y gana, nos descompone y pataleamos medio reparándolo. Les descubrimos uno, o cometen uno, siempre grande por cierto, y medio le sacamos punta.  

Recordemos los más recientes: falla en el sistema eléctrico como una herencia, a la que no le pusimos el pecho a tiempo, y nos vuelven chicha. La oposición continúa con la sinvergüenzura bancaria y de casas de bolsas y valores, pero sus también políticos, corruptos, hábilmente –como todo lo que hacen zamarramente–logran con sus medios de comunicación, hacer ver que no es de lo que representan sino de algunos banqueros. Y nosotros –más que todo el presidente– de vainita destacamos la porquería, por poco tiempo y sólo por VTV.  

Ambos casos dependen del capitalismo, viejo y nuevo, de la oposición.

Nos sacaron hasta más no poder la cagada de los alimentos descompuestos y recién les descubrimos la descarada gran estafa inmobiliaria y salvo destacarlo el Presidente, y los ministros cuando les pregunta, no hay respuesta de impacto comunicacional.  

Veremos cómo hacemos y por cuánto tiempo para que todos entiendan que es una de las más descaradas, y por años, acción capitalista súper salvaje.

Deben sacar cortometrajes en todos los canales privados, con permanente periodicidad, mostrando, las porquerías que son forma y fondo de la oposición, capitalista, agiotista, maula, corrupta, antipueblo, etc.   

Recordemos que ya el venezolano no olvida tan pronto como antes, que estamos siempre en elecciones, y los errores y las críticas deformadas, con fuerte y constante acción mediática privada malsana, merma al proceso de cambios que queremos adelantar.  

En algún artículo recordé  los años que se han perdido en la formación integral del venezolano. Cuarenta tristes años de la anquilosada democracia bobalicona y once dinámicos de nuestro esfuerzo por cambiar el país desde las raíces.

Y para que sea radical tiene que modificar nuestra manera de pensar. Y como será muy difícil cambiar viejas mentes, esperamos en nuestra revolución educativa, principal punto de partida para todo, pienso.

Por otra parte, ¿qué estamos haciendo, ordenada y sistemáticamente para la formación integral de los venezolanos de todas las edades? ¿Dónde están las políticas ideologizantes para ser un buen ciudadano, un buen vecino? Incluso, para ser más solidarios que ante una tragedia, donde nos damos el lujo de demostrarlo con creces.  

¿Y para disminuir el perverso consumismo con el que más ideologizan dañando a nuestro pueblo, a nuestros jóvenes?

Eso por esa parte. ¿Y la política informativa de los logros revolucionarios? Los de Chávez, me refiero. Porque a niveles regionales y municipales todo mundo se pregunta: ¿Dónde está la revolución?

Salga a la calle, camarada, sin apasionamiento revolucionario o chavista, y dígame cómo puede un ciudadano común sentir la Revolución.  

¿Quién supervisa a los gobernadores y a los alcaldes y demás funcionarios? ¿Cuáles son sus planes, sus programas? ¿Dónde está el empoderamiento del pueblo, etcétera? Por el contrario, siguen l@s veinteocher@s franelas y gorras rojas-rojitas en ese insulto a la dignidad humana, chavistas los más.

Quienes andamos en la calle, los que tenemos contacto diario con personajes comunes, tenemos que calarnos los “descuidos” de los que sí está llena la cotidianidad de ciudades y pueblos.  

Calarnos las críticas sin culpa nuestra propia. Y cada vez son más fuertes. “Mira lo que hace o no hace tu gobernador…” “Mira lo de tu alcalde…”  

Subsistimos sólo medio pataleando agarrados por logros nacionales y de Chávez. Aunque a veces: “Y tal ministerio, o Institución, qué está haciendo para, con…” , etc.

Por eso los revolucionarios estamos cazando las intervenciones del presidente Chávez, los Aló  Presidente, para reforzarnos revolucionariamente. ¡Gracias, presidente!  

O para conocer avances viendo programas muy interesantes que transmiten VTV y TVES, pero en horarios “invisibles”. Puedo mencionar “Noticias Agrarias”. Programa de éxitos en ese campo, emocionantes. Así como el impecablemente conducido por José Agustín Campos: “Semillas y Senderos”, que nos deja boquiabiertos por los avances en la producción agropecuaria, avícola, piscícola, etc,  

Si los logros no los conocen la mayoría de los revolucionarios, qué podemos, entonces, pensar de los del equipo del escualidismo.

Habría, pienso yo, que cambiar los horarios. Estos son programas estelares. De logros, de alcances, de esfuerzos, de éxitos. Los referidos a la información política son buenos. Nos encantan, pero considero importante –también importante– dar a conocer los avances de nuestra revolución en esos campos.

Tal vez exprese otra de mis tonterías, considero conveniente programar unas cadenas con esa información. Pequeñas cadenas permanentes. Sí hay pataleo saquemos una ley de información pública.  

Los contrarrevolucionarios no pueden pretender que el país que estamos construyendo con tantos esfuerzos y con éxito –aún los pelones–debe ser conocido solamente por los chavistas.

Todos a participar de la información de la maravillosa obra revolucionaria. En especial los jóvenes. Habrá que crear sistemas audiovisuales para los institutos educacionales. Por lo menos, o por lo más. En los CDI, Seguro Social, etc.

¡Gústele o no a los escuálidos! Estamos hartos de ocultar o de tener que hacerlo por aquello de “con mis cosas no te metas” ¡Sácamelo!

¡Vamos a hacer una revolución o no! La timidez nos está jodiendo.

Debemos crear programas fijos con los Concejos Comunales que han hecho grandes progresos.

La Radio Nacional, tanto el canal normal como el cultural debe aprovechar los horarios diurnos, los mejores, para ahondar en concientización, en información y quien quiera disfrutar de una excelente música que escuche RNV tarde en las noches.

Deseamos escuchar programas de las comunidades. Sin moderadores estrellas. Ellos mismos y sus avances. Participación de programas seleccionados de las emisoras comunitarias.  

A veces he escuchado programas infantiles que habrá que evaluarles su raiting infantil. En VTV y TVES hay unos excelentes…pero amaneciendo. Los muy didácticos sugiero que sea obligatorio colocarlos en horario estelar infantil, en las tardes, y que sirvan para evaluación en los colegios.

Quisiéramos escuchar o ver programas nacionales con voces de la Provincia. Y no de llamadas, sino de producción provincial.

Además, que les paren bolas a los mensajes enviados en los cintillos a todos nuestros programas de opinión que los permiten. Terminan leyéndolo sólo los que los envían. Especies de diálogos entre unos y otros mensajetexteros.  

No hay respuestas. Es una falta de respeto. Y sigue el 256.

Con gran éxito salió  @chávezcandanga, el presidente que evalúe a fondo su valor y efectos.

Insistimos en que se den charlas semanales sobre proyectos, obras (que desconocen hasta de los mismos empleados de institutos), de capitalismo vs. Socialismo, etc., en todas las oficinas de gobierno.  

Obligatorio para todos los funcionarios (más del 60% son escuálidos, escuálidos lights y ni-nis, quienes sólo cumplen con lo básico de sus funciones, los cambios debemos lograrlos entre todos, no que se beneficien de las medidas gubernamentales y no arriman nada al mingo. Por el contrario, siguen criticando y jodiendo.

Queremos escuchar a los directores de gobernaciones, y de las alcaldías, del proceso, claro, conversando, dictando charlas a sus empleados, sobre esos temas revolucionarios.  

Incluye a gobernadores y alcaldes. No se les escucha nunca. Menos, cuando andan de visitas en centros comerciales, en espacios de reuniones. La revolución debe ir por delante.

Sin miedo. ¿Queremos cambiar mentalidades? Bueno, a echarle bolas. Que no estarán de acuerdo, que es ideologización, discutámoslo también.

Que se escuche vibrar la Revolución en las comunidades. Queremos debates. Calle pareja. Megáfonos.  

Hay que darle un revolcón a muchos. Chavistas inclusive. Jerarcas también (porque hasta hemos heredado jerarquías impenetrables)

Como será que la mayoría de los funcionarios de vaina sí se ponen las gorras y franelas rojas en manifestaciones o mítines para que los vean los jefes y otros revolucionarios. Les da pena con los vecinos, en las panaderías donde compran. Hasta con los compañeros de trabajo escuálidos y que porque quieren respetarlos.

Que se aguanten nuestra fortaleza. Revolución o pelazón. Vencemos o perdemos. Obligatorio es cambiar.
 

Al MINCI que, por favor, haga una encuesta nacional para hacer una real y firme política informativa del gobierno. Debe estar en cada rinconcito de las oficinas públicas informando. Hay muy poca.

Ahora los envenenamientos:

Hay globoterrores con programas hasta insultantes. Llenos de mentiras. Si usted invita a  alguien y miente, deben ser penalizados ambos, entrevistador y entrevistado, y tal vez el productor y el director del programa. Además, preferiblemente, nada de entrevista individual (de ningún color) que siempre sea pareja la entrevista. Pareja incluyendo el o los entrevistadores.

Hay una cadena de TV provincial, “R”, que desde Barquisimeto nos envía un programa radial televisado, desde un estudio de radio. Es una manera muy torpe de hacer televisión. Es de un periodista con una joven que lo que hacen es leer los periódicos, incluso de internet, y analizarlos según sus criterios estrechos. Con una burlita a todo.

A veces repiten, sin asegurarse de la veracidad de todos  los mensajitos de texto que les llegan. Que recuerde tipo estupidez: “En Guanare el gobernador y la alcaldesa sólo están pendientes de caballos y gallos” ¿No es una infamia?

En la cadena nacional radial “Éxitos”, llego a escuchar a Rondón, y tanto él como cada “valioso” invitado dicen cualquier mariquera dañina, sin que se les de respuesta. 

Valdría sacar una Hojilla que analice y responda a las inmundicias de los programas en la  radio.

Por último, y lo he planteado mil veces, prohibir la lectura de periódicos por TV o radio, son un insulto a la creatividad, apoyo a la comodidad y a favor del desempleo para periodistas que deben estar trabajando buscando noticias para su medio. No puede ser que una emisora de radio sólo tenga un estudio con locutores y musicalizadores y déle duro con los periódicos.

Y lo peor es que tenemos que calarnos las mentiras de los más feroces opositores, los dueños de los medios escritos (además de los otros medios) donde se leen periódicos que pocos o casi nadie compra. Ni hablemos de Tal Cual o El Nuevo País, no sirven ni para ir al baño… a leerlos.

Han dañado, tergiversando y ocultando, ha millones de compatriotas. 

¡Un parao… ya!

¡Patria, parao mediático o pelamos!


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2517 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor