CNN=Política

 CNN es un importante y poderoso medio de comunicación televisivo, en idioma español, fundamentalmente para el continente americano. Su sede principal está en Estados Unidos y es de carácter privado. Sus propios dueños identifican el canal de televisión CNN con el símbolo de igual (=) Política. No es un invento nuestro sino una realidad o verdad reconocida por ellos mismos. Todos los medios de comunicación en el mundo, incluso los de verdadero rostro artístico, son igual a Política, porque el medio ambiente en que se desenvuelven las naciones o los pueblos es, hasta ahora, político. Si no fuese así, ya las clases sociales hubiesen desaparecido del mapa y el socialismo avanzado nos estuviera anunciando la llegada de la fase que Marx denominó como propiamente comunista. Que a los capitalistas les repugne escuchar esto, es otra cosa que ni vamos a discutirlo ni se lo vamos a criticar. Lo que a veces se le olvida ex profeso a los amos y periodistas de CNN=Política que, al mismo tiempo, es igualmente No-Política. Ellos no reconocen la dialéctica, pero ésta sí los reconoce a ellos.

 ¿Qué es la Política?

 Es el reflejo de la lucha por los intereses socioeconómicos de las clases sociales, que tiene que ver con la estructura del poder estatal, la participación en los asuntos del Estado como en la determinación de sus formas, objetivos y el contenido de su actividad. En fin, la Política es la expresión concentrada de la economía que refleja las tendencias políticas que se desenvuelven en un determinado modo de producción de clases sociales. La Política trabaja con conceptos y categorías guías para la acción y que no puede estar supeditada a la rigurosidad de las cuatro reglas cardinales de las matemáticas. Por eso, treinta mil hombres y mujeres (caso Rusia en octubre de 1917) pudieron realizar exitosamente una toma del poder político, casi sin echar un solo tiro, en una nación de más de cien millones de habitantes. O por eso un pueblo organizado, decidido y armado (caso Viet-nam) derrota a un invasor con armamento sofisticado y cuantiosos recursos económicos para hacer guerras de colonialismo y de rapiña. Eso será así mientras exista lucha de clases que viene siendo ésta el motor de la historia humana hasta la actualidad.

 Los dueños, a través de sus periodistas, le anuncian al mundo que CNN es un medio de comunicación para informar, hacer llegar las noticias a la audiencia con la mayor imparcialidad posible, sin alterar absolutamente nada de su contenido, es decir, sin mentir ni desinformar. De entrada, esos mismos dueños y esos mismos periodistas, al reconocer que CNN es igual a Política deberían también saber que en ésta la imparcialidad es una utopía para engañar incautos. Si los medios de comunicación en manos de una revolución le dijeran a la sociedad “Somos imparciales en la información”, habría que llamarlos a capítulo o renovarlos, reestructurarlos o transformarlos, haciéndoles entender que la imparcialidad es una forma peligrosa de mentirle a la sociedad y que el principio supremo de la vida humana es la verdad como la más valiosa de todas las leyes de la dialéctica, duradera y valedera mientras exista el género humano.

 La esencia fundamental de un medio de comunicación, por encima de informar o dar las noticias, es educar a una sociedad en el conocimiento de sus realidades internas y externas en función, mientras exista lucha de clases y Estado, de buscar la solución a las necesidades existentes para progresar y no para detenerse en el exclusivo sistema nervioso de la voluntad de sus gobernantes. Los amos y periodistas de CNN deberían ser sinceros si esa es la orientación de sus políticas de comunicación y de información. La gente del pueblo va obteniendo su criterio poco a poco sobre las realidades del mundo, de sus propias objetividades y eso nada importa a los amos de CNN. Por eso CNN, aun siendo capaz de interpretar correctamente determinadas realidades históricas, no es capaz de informar correctamente sobre ese estado de “locura” de las masas cuando se deciden a barrer con los obstáculos que se le interponen para conquistar sus verdaderos objetivos de justicia social.

 Cuando un medio de comunicación se ocupa, fundamentalmente, de tergiversar las realidades o cuando se guía por el principio del oportunismo para sacar ventajas de las necesidades apremiantes de las masas con la finalidad de negar los lados positivos de una determinada gobernabilidad, no es política, no hace política sino politiquería, cuestión que nada tiene que ver con la ciencia social.

 Si un medio de comunicación que dice ser igual a la Política juzga una situación nacional por una específica particularidad local, no está haciendo política sino, más bien, degenerando a la política. Vayamos a un ejemplo: un periodista de CNN vino a Venezuela, creemos, dos días antes del proceso electoral del 26 de septiembre para realizar un trabajo periodístico sobre la situación nacional. No se ocupó, en absoluto, de hacer una descripción de la sociedad venezolana ni tampoco del carácter del Estado, de los proyectos sociales que se han ejecutado y han dado satisfactorios resultados en beneficio de mayorías. Ni siquiera hizo un balance entre logros y desaciertos del gobierno antes de dar rienda suelta a su mala intención. No estamos criticando que un medio de comunicación vaya al sitio donde un Estado no haya resuelto problemas, los recopile y los divulgue. Eso es válido pero para ello están, esencialmente, los nacionales. Que CNN venga, a dos días de un hecho trascendental para la sociedad venezolana como eran las elecciones del 26 de septiembre, y lo que haga es ir directamente a Petare para destacar la inseguridad de sus habitantes, no parece una obra periodística de un canal de televisión igual a Política sino un trabajo de un periodista  oportunista al servicio de un canal de televisión politiquero. Sería como si un geógrafo, para explicar la organización del espacio terrestre de un continente -desde los puntos de vista del hábitat y de la población- se limitase exclusivamente al aporte de la climatología dejando por fuera la geomorfología, la biogeografía, la edafología y todo lo que contribuya a formarse un conocimiento global de tan importante ciencia para la naturaleza y la sociedad.

 Que un medio de comunicación y sus periodistas monten todo un parapeto o panfleto con personajes contratados para que sirvan de testimonios, creyendo que recogen el sentimiento de toda una población, no es serio, no es realmente objetivo, no es político sino, más bien, un medio de comunicación que sustenta toda su información en la maniobra, en la trampa, en opiniones compradas. Eso no es política sino politiquería Eso no es información sino desinformación. Sin embargo, la politiquería termina dándose de cuchillada ella misma, en su propio corazón y con sus largas uñas acaba por rasgarse casi toda la piel de su rostro. Simplemente para entender lo último, basta con que los amos y los periodistas de CNN=Política, respondan la siguiente interrogante: ¿cómo es eso de que en Venezuela no existe libertad de expresión, que no se permite retratar ni divulgar la verdad, y nadie les molestó durante su trabajo de politiqueros en Petare? Por eso CNN es también = No-política, es decir, igual a politiquería, a mentira, a desinformación, a engaño, a tergiversación, a oportunismo en provecho de intereses económicos contrarios al pueblo venezolano y en favor del imperialismo estadounidense.

 No jodás: con eso de medios de comunicación imparciales y menos siendo =política. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3315 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad