El otro varón

Juan Manuel Santos quiere ser Presidente. Luego de que la Corte le negara a Uribe la posibilidad de optar para un tercer mandato, el ex ministro de la defensa está haciendo todo lo posible por calzar los puntos que los gringos exigen para mandar el platal que es el Plan Colombia.

No podemos negar que el tipo se ha esforzado bastante por acumular "méritos" suficientes.

La multiplicación de gobiernos de izquierda y de centroizquierda en el continente, que agarró a Estados Unidos distraído y con sus dos manos metidas en el medio y lejano oriente, ha provocado el reagrupamiento de la derecha.

El triunfo del multimillonario Piñera en el ahora devastado Chile y el golpe, cometido con absoluta impunidad, perpetrado en Honduras, les ha dado un nuevo respiro. Con el aliento que les llega desde España, todavía aferrada a sus viejos sueños colonialistas, los fascistas van viendo cómo se acomodan para continuar dando zarpazos en el continente.

Esta semana en Caldas, Santos dijo que "no vamos a bajar la guardia. Todavía está viva la bestia". Y uno de puro iluso se pone a pensar que el tipo estaba reaccionando a los cada vez más cotidianos escándalos de la parapolítica, que tienen "cercado" a Uribe. Pero no, allá donde el narcotráfico impone mandatarios y promulga las leyes, el aspirante a la presidencia no se estaba refiriendo al ejército de hombres que viola, tortura y descuartiza a sus víctimas con sierras eléctricas. No. Santos citaba al ejército popular de las Farc.

No cuesta mucho trabajo atar cabos y sumarle a esa declaración, la del juez español que nos acusó de amparar etarras -como si simpatizar con causas rebeldes fuese delito, dicho sea de paso- y adelantarse a las próximas intervenciones del ahora candidato presidencial. Ya vendrán los titulares en los que nos señala de tener, en el mismo lugar donde escondemos a los miembros de la ETA, a los guerrilleros que hayan logrado cruzar la frontera.

Santos volverá con la misma peligrosa cantaleta que signó su paso por el Ministerio de la Defensa. Él, con la protección de las nueve bases gringas que le guardan las espaldas, será muy pronto nuestro más encarnizado enemigo. Amanecerá y veremos.

Mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2154 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor