La maldición de los malditos

    Aunque se dice que la historia la escriben los vencedores.  Lo cierto es que la verdadera historia se escribe en la conciencia de los hombres y por mas que se quiera distorsionar permanece intacta y tarde o temprano brota con la fuerza que los mismos hechos le dan. La ola de comentarios que usan como justificación los infelices racistas enfermizos de los hechos  provocados en Haití por parte del sionismo asesino yanqui, de que el terremoto es un castigo contra los ritos y herencias traídos de África por el glorioso pueblo de Alejandro Petion.  Incluso los muy depravados catalogan a sus victimas de diabólicos.  Una cloaca con forma humana llamada Pat Robertson, líder de un clan hereje llamado el “Club setecientos”. Una mafia que se expandió por el mundo mediante los medios de comunicación al servicio del sionismo asesino yanqui Israelí, y que se dedica a manipular y exprimirle los bolsillos a los pendejos que son engañados en una falsa fe  que idiotiza y adormece la conciencia de quienes caen en sus garras.  Fue ese mismo maldito pastor del demonio, el que dijo en su medio, que era más barato matar a Chávez, que hacer una guerra contra Venezuela. No podemos olvidar que todas esas religiones satánicas, son instrumentos creados por la CIA y los otros servicios de inteligencia Sion yanquis para mediatizar y dominar la conciencia de los pueblos, de tal forma, también otras mafias malditas como “Los hijos de Jesús, los mormones, las nuevas tribus, los pentecostés, la iglesia del séptimo día,  el nuevo día, los adventistas, la iglesia universal de Brasil; esparcida en toda Latinoamérica. Etc. Todas esas mafias organizadas en forma de religión y al servicio de las fuerzas diabólicas de dominación mundial, lo mismo que la aberrante iglesia católica, mercantilista, apostólica y romana, justifican la esclavitud y el sufrimiento de la raza negra en el mundo. En su hipocresía, los falsarios estafadores, aparentan bondades que nunca poner en práctica. De esa manera, pregúntense por ejemplo ¿Cuánto  ha aportado la mafia del vaticano como contribución a la tragedia provocada por los yanquis en Haití? Nada, ni un céntimo. Esos materialistas esclavos del dinero, son incapaces de mover una sola e ínfima moneda, solo se diluyen en palabras engañadoras y prometedoras del fin del sufrimiento después de la muerte, en unos gestos y muecas que dan tanto asco como su mala conciencia,

     Mi sorpresa fue mayúscula, al ver como un diplomático Haitiano destacado en Brasil, sostuvo el mismo calificativo justificando la mortandad en su país  como un castigo, por que el pueblo haitiano tiene pacto con el diablo. Viendo esas pervertidas declaraciones, mi mente se trasladó a los oscuros días del terremoto de 1812 en la Caracas de Simón Bolívar, cuando la sanguijuela episcopal, declaro que el terremoto, fue un castigo del cielo, por quererse liberar del yugo español. Así el libertador hubo de retar a la naturaleza misma en un gesto heroico por desenmascarar a los cobardes curas traidores, al servicio de la corona española. Hoy esas religiones y la escoria de la Conferencia Episcopal Venezolana, dan la espalda al pueblo y se cuadran con los agresores millonarios, como lo hizo el cardenal Rodríguez de Honduras en contra del pueblo hondureño, como lo han hecho siempre a través de la historia, poniéndose al servicio de quienes los compran  por míseras monedas o riquezas banales.

     La raza negra, pese a la persecución de parte de los malditos esclavistas, ha levantado con hidalguía su condición de hombres y mujeres dign@s, sus bailes, ritmos, costumbres y tradiciones, se pretenden satanizar, por no estar adornadas de rasgos de hipócrita apariencia sofisticada. Pero si a ver vamos; todas esas mafias denominadas iglesias, que hacen comparsa con las más grandes carnicerías de la historia, son lo peor de lo peor en lo que refiere a las injusticias y crímenes horrendos de ayer y hoy. Es una coincidencia, que en el día de Luther King, se produzca la sanguinaria catástrofe hecha por los sistemas sofisticados de manipulación de las fuerzas electromagnéticas del planeta, por parte del imperio esclavista asesino Sion yanqui en Haití (HAARP) Ahora el mundo debe estar prevenido, ante cualquier catástrofe, ya sea natural o no, se debe acusar al imperio maldito Sion yanqui de su suceso.  

      Pero el verdadero odio de los Arios enfermizos contra el pueblo Haitiano, es que su ejemplo, abrió las puertas a la lucha por la independencia de todo un continente, que pese a su menor disposición de armas, derrotaron a los franceses esclavistas, erigiéndose en la primera nación libre del continente sur latino caribeño. En verdad los verdaderos malditos son quienes les han causado tantos dolores, sufrimientos y penalidades a los pueblos del mundo, sobre todo a los pueblos negros. Pagaran su culpa más temprano que tarde. Son éllos los que tienen pacto con el mal, viven del mal, negocian con el mal, sirven al mal, hacen el mal,  respiran y comen el mal. Son ellos los que tienen ejércitos en todo el mundo, asesinando pueblos inocentes, para robarles sus posesiones naturales, son los que envían tropas a matar, como gesto de colaboración ante la catástrofe que provocaron, son los que invaden en frio cobardemente, a una nación que golpearon de sorpresa, como lo hicieron con Haití, luego nombran a las dos bestias sanguinarias: Bill Clítoris y  George  Bush a coordinar las colaboraciones que otros hagan, para paliar el efecto del crimen que ellos ocasionaron alevosamente. Al final pasará lo que ha pasado en toda acción donde intervienen: se roban todo y no ayudan a nadie. Anótenlo que será así.

                                                    

javierdelvallemonagas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3259 veces.



Javier Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a93779.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO