"Para Colombia, sin tetas no hay paraiso"

Pareciera la frase preferida de Uribe y sus funcionarios gubernamentales al unísono, cuando acceden impúdicamente al manoseo descarado del Tío Sam, con las inminentes bases militares en su voluptuosa geografía y el evidente desafío a un país hermano como Venezuela y plataforma internacional para el ataque inmoral de países hostiles como Israel.

Queda demostrado una vez mas, luego de reiteradas agresiones por parte del cachaco gringo Uribe Vélez hacia Ecuador y Venezuela, que le importa un pito las relaciones con los estados fronterizos y decide finalmente mantener a Colombia como un paraíso virginal para la consolidación de todas las tetas del narcotráfico, paramilitarismo, sicariatos, terrorismo y demás aberraciones de una sociedad enferma, a la que solo le importa sus oscuros intereses, quedando plenamente sellado ante el mundo, al nombrar como Ministro de la Defensa, nada mas y nada menos, que a un zar cafetalero de la oligarquía mas rancia de la tierra de Santander.

Tras sentirse el dueño del mundo en 48 horas de metidas de pata parejo, el gobernante colombiano con sus declaraciones y las de sus voceros, tiró por la borda, miles de millones de inversiones, exportaciones e importaciones, sin detenerse a pensar en que sus valentonadas con el guardaespaldas encima, trastocarían todos los esfuerzos del Presidente Hugo Chávez en pasar las remendadas páginas del reciente pasado entre los dos paises hermanos.

Se aísla Colombia del concierto integracionista de la región y pide apoyo a países imperiales de otras latitudes, que hoy sufren problemas para continuar sus hegemonías impuestas a fuerza de cañones y que desesperados para mantenerse a flote, no les importa seguir utilizando como portaviones a pequeños países infiltrados desde la colonia, con ejércitos de la escuela de las Americas y adoradores del sueño americano.

Álvaro Uribe despeja al fin la highway entre EEUU. y Colombia, entre el mayor productor de narcóticos del mundo y el mayor consumidor y logra al no poder firmar un plan de vida como el ansiado TLC, un matrimonio mortal para la humanidad, cuya alianza principal es la droga y que buscará justificar finalmente, destruir a los inocentes vecinos que solo han servido como manipulados puentes a su demoníaco amorío.

Lamentablemente como toda pareja que se casa de forma repentina, sin importarle el entorno y los familiares, las tetas de su paraíso, tarde o temprano terminarán como empezaron, siendo un reflejo de una supuesta felicidad que no durarará toda la vida. La historia no perdona.

Patria, Socialismo, o Muerte………Venceremos

eliasmar@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1481 veces.



Elias Martinez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor