Honduras y la Constituyente Continental

Lo Constituyente.

Ha sido reiterativo el discurso del presidente Chávez sobre el tema constituyente como una nueva doctrina jurídica que ha ido fortaleciéndose e instalándose en el continente americano. El compañero presidente ha afirmado en este sentido que en América Latina se está construyendo  “una nueva doctrina constituyente”

Ciertamente, el planteamiento constituyente ha tomado importantes escenarios públicos del debate continental, y desde el punto de vista del derecho ha sido una suerte de fórmula para las transformaciones jurídicas en el plano constitucional de países hermanos como Bolivia y Ecuador, además de Venezuela.

Ahora bien, el tema constituyente ciertamente desde el punto de vista jurídico encierra la posibilidad de superar el derecho pensado desde las lógicas positivista y/o tencinicista, que han estado siempre al servicio de la dominación, por consiguiente la visión constituyente ha dotado de una razón política y social al derecho, convirtiéndolo en un instrumento crítico para apalancar procesos sociales de emancipación. Sin embargo, como se planteaba a finales de los noventa en Venezuela, lo constituyente no es un tema primordialmente jurídico, más bien se trata de un tema político, pensado desde las esquinas de una nueva cultura política que implica el ejercicio real de la democracia revolucionaria.

Es, para nosotros, lo constituyente, el proceso político de construcción de una nueva realidad desde los oprimidos y oprimidas, se trata de procesos que se fabrican desde la legitimidad de las luchas sociales hasta convertirlas (sus valores, sus imaginarios, sus demandas) en hegemonía.

De allí que, veamos lo constituyente desde su lógica de proceso o de múltiples procesos que van edificando una nueva realidad, sin la intervención, el control y el tutelaje de la representatividad o de sus valores liberales. Más allá de esto, se propone lo constituyente como lo alterno a las lógicas descritas de la democracia liberal, combatiendo en su propósito metodológico la división entre los que dirigen y los dirigidos.

Desde esa óptica, se han articulado diferentes experiencias, debates, visiones, que coinciden con el enfoque constituyente de las transformaciones necesarias en nuestro continente.

Precisamente, en estos momentos en que un país hermano como Honduras, quien por  atreverse a proponer un proceso constituyente para la elaboración de una nueva constitución, sufre las calamidades de un régimen de facto originado por un Golpe de Estado Militar.  

Honduras, el Golpe y la Resistencia Popular Constituyente.

El país centroamericano que ha servido de escenario para las operaciones de mafias imperialistas, ha sido el foco de atención en América los últimos días, a raíz del Golpe de Estado protagonizado por los militares organizados, entrenados y dirigidos históricamente por las instituciones guerreristas de los E.E.U.U. Como siempre, con el fin de frenar las luchas anticoloniales de los pueblos de neustramérica, las mafias imperiales, la burguesía colonialista y las fuerzas armadas de este país armaron una conspiración contra el régimen presidido por Manuel Zelaya, con la justificación legal de los aparatos del estado burgués que el pueblo hondureño y su presidente pretendían desmontar a partir del llamado constituyente para reformar la constitución de dicho país.

No hay quien pueda ocultar, la responsabilidad de los intereses imperialistas de Estados Unidos en el golpe hondureño, justamente cuando vemos en las autoridades del gobierno de facto a los mejores exponentes del sentir colonialista pro yanqui y a los lacayos torturadores y asesinos que sirvieron de perros de la guerra a los servicios norteamericanos.

Estos personeros de la más rancia burguesía hondureña, han esgrimido una sarta de juicios para justificar el Golpe Militar, colocando como punto de quiebre la pretensión de Manuel Zelaya de convocar la opinión popular para llevar a cabo la reforma de la constitución y por consiguiente la construcción de una nueva Honduras soberana, específicamente a través de una constituyente nacional.

Ciertamente, es el llamado a constituyente el que despierta los temores de la rancia burguesía golpista, así como la política internacional del Gobierno de Zelaya, basada en la propuesta de la Alianza Bolivariana para las Américas.

Honduras, la Constituyente Continental y la Segunda Emancipación de Nuestramérica.

Hace más de una año, acudimos al igual que un importante número de militantes, académicos y organizaciones,  a la convocatoria para el Encuentro Abya Yala en la sede de la Universidad Bolivariana de Venezuela, con el fin de intercambiar sobre nuestras luchas y articularlas en una estrategia continental anticolonialista, a partir de los esfuerzos creadores de quienes mantienen viva la esperanza de una segunda emancipación continental.

Este evento se enmarcó  en la discusión sobre el tema constituyente y propuestas como la Constituyente Continental, debate que ya se había animado desde organizaciones como el M.R.-Solidaridad en el Estado Lara-Venezuela y otras organizaciones e individualidades.

Ahora bien, quisiéramos rescatar algunas de las afirmaciones construidas en este encuentro para sus conclusiones y su pronunciamiento final.  Específicamente las que claramente tienen una tremenda vigencia en nuestros tiempos.

“Un proceso de liberación supone que los pueblos tienen que ser los sujetos políticos de su historia.  Por ende, debemos unir las luchas en un internacionalismo solidario y militante. Cuando golpean a cualquiera de los procesos de liberación de nuestro continente, nos golpean a todos. A la agresión a cada uno de nosotros debemos responder todos. 

Estás serán las condiciones para avanzar en nuestra segunda y definitiva emancipación. Es una  solidaridad en lucha entendida a la par de la generación de un proceso constituyente continental, popular y plurinacional, que sin detenimiento y desde todos los rincones de nuestra Abya Yala, nos permita en los años venideros acabar con todas las fronteras, y formas de dominación territorial, económica y cultural que hoy se imponen en nuestro continente. 

Además del fortalecimiento progresivo y continuo de la amplia plataforma de lucha que estamos en proceso de construcción, proponemos que una de las primeras tareas a realizar dentro de este proceso constituyente continental la convocatoria del “Juicio al Estado Colonial”. “

Desde esa óptica, es importante reconocer el momento histórico de los pueblos de nuestrmérica, así como de la necesidad de enrumbarnos hacia la segunda emancipación continental, a partir de sendos procesos constituyentes donde los pueblos que luchan tomen la palabra para liberarla y hacerla parte de nuestra denuncia ante el colonialismo y sus estados liberales burgueses, así como parte de la acción revolucionaria que debe desmontar el aparataje colonial que como en Honduras solo ha servido para frenar el avance de los pueblos y empoderar a los lacayos imperialistas.

Se trata entonces, de trazar en el mapa de la estrategia continental el hermanamiento de las luchas por la sobrevivencia, la resistencia y el ir avanzando hacia una nueva hegemonía de nuestros valores como pueblos rebeldes.

Hoy, es Honduras la que convoca, es su pueblo en resistencia quien nos llama a la revuelta constituyente de Nuestramérica.  

Por la Segunda Emancipación de Nuestramerica

Por la Constituyente Popular Continental

Patria Socialismo o Muerte

VENCEREMOS

kalleklara@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2372 veces.



*Jesús E. Silva

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas