A Insulza

Caracas, 03 de julio, 2009



Dr. José Miguel Insulza

Secretario General de la

Organización de Estados Americanos (OEA)

Washington


Estimado Dr. Insulza:

Recién acabo de escuchar sus declaraciones en la rueda de prensa dada en Tegucigalpa con motivo de su visita para, según la prensa internacional, dar un ultimátum al gobierno de facto impuesto por la fuerza a través de un golpe de estado en Honduras. Me sorprendió el tono conciliador y a la vez excluyente cuando decidió eximir de responsabilidad a ese gobierno golpista de haber desencadenado situaciones “trágicas” que lamentar y aunque mencionó haberse reunido con movimientos sociales no se hizo eco de sus voces, acalladas a punta de bayonetas.

No se puede comprender que un organismo de las dimensiones de la Organización de Estados Americanos (OEA), con un mandato de tanta envergadura como era entregarle al gobierno de facto el acuerdo de la Asamblea General de esa organización, en el cual se exige el restablecimiento del Presidente Manuel Zelaya en su investidura como máxima autoridad en ese país, haga silencio ante la violación sistemática de los derechos humanos que ha sufrido el pueblo hondureño producto de la instauración del estado de sitio y la suspensión de las garantías constitucionales.

¿Cómo es posible que el Secretario General de la OEA desaproveche una rueda de prensa internacional de esa trascendencia para denunciar el cerco mediático al que ese gobierno ha sometido a todo ese país, que impide al mundo ser testigo de la represión desatada contra los trabajadores, los indígenas, los campesinos, maestros y pueblo en general, incluso de la visita que usted mismo está realizando a Honduras?

¿Por qué no utiliza toda esa “eficiencia” que usted dice caracteriza a la OEA para denunciar ante el mundo, no sólo el “rompimiento del hilo constitucional” como si fuera un problema formal, sino la arremetida militar contra las manifestaciones pacíficas de la población con el propósito de impedir que se agrupen millones de personas en las calles de ese país y la opinión pública mundial entienda que la mayoría del pueblo que votó en las urnas hace casi cuatro años a favor del Presidente Zelaya reclama su inmediato retorno?.

Es que el encarcelamiento masivo de la población, la tortura, la desaparición forzosa, el allanamiento, la imposición de autoridades locales por encima de quienes fueron electos, el hostigamiento y encarcelamiento de representantes de la prensa internacional no son situaciones “trágicas” que lamentar. O es que tenemos que esperar que hayan genocidios, crímenes de lesa humanidad para que un Secretario General de la OEA asuma su responsabilidad ante el continente y el mundo.

Dr. Insulza será que su condición de chileno no le dará el impulso necesario para evitar que en Honduras precisamente ocurran esas situaciones de gravedad que lamentar que llevaron a que Pinochet se instaurara 18 años en su país de origen y ejercer las presiones que su investidura le permite.

Por favor, a quién está sirviendo. Cuando creíamos que se podría regenerar un sistema interamericano ya obsoleto, al servicio del imperio, usted viene a mostrarnos que esto es tarea imposible.


Atentamente,


Carmen Cecilia Lara


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2059 veces.



Carmen Cecilia Lara

Profesora de comunicación social de la UBV

 sathya954@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Cecilia Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas