Cuba: 50 años de ejemplo y enseñanzas

Enseñanzas de Cuba para esta nueva etapa de la Revolución Bolivariana


Los primeros 50 años de aquella gran proeza histórica, o mejor dicho, epopeya heroica de un grupo de jóvenes patriotas cubanos que fueron capaces de tomar el cielo por asalto, no han pasado en vano. El impacto de la revolución cubana; por su ejemplo de gallardía y sus enseñanzas aun se hacen sentir en el mundo. Cuba fue y seguirá siendo, por mucho tiempo, faro y banderas de los pueblos rebeldes de Nuestra América; y su vanguardia ejemplo a seguir. Esa es nuestra Cuba, un pequeño país, en cuanto extensión territorial, pero inmensamente grande en ejemplo y enseñanzas. No exageramos cuando decimos que de Cuba; por su desprendimiento solidario y revolucionario en sus misiones internacionalistas y por las ideas y experiencias probadas del Comandante Fidel dependen, en buena medida, el curso de las revoluciones en nuestro Continente y mas allá.

Todas las revoluciones, si son verdaderas, están obligadas a recurrir y nutrirse del ejemplo y las enseñanzas de otras revoluciones. Es un imperativo y tarea para los revolucionarios estudiarlas a todas. El socialismo es una ciencia que requiere de mucho estudio. De la Revolución Cubana pudiéramos publicar libros enteros extrayendo ejemplos y enseñanzas para nuestra Revolución Bolivariana. Pero, por lo obligatoriamente corto que resulta un articulo mencionaremos solo 3 ejemplos dignos para nuestro estudio. Veamos.

Cuba hizo su revolución bajo condiciones muy particulares y difíciles, encuadrado en un contexto internacional muy diferente al que vive la Revolución Bolivariana. Ese pueblo pudo prescindir de la legalidad y de la democracia burguesa para instaurar su propia legalidad y democracia popular y revolucionaria. Cuba ha resistido a las peores adversidades: a una invasión de mercenarios entrenados por el imperialismo norteamericano; a varios atentados terroristas con el fin de ahogar su economía (incendios en los campos y voladuras de hoteles); también al terrorismo biológico y bacteriológico desatado por el imperialismo; y lo peor, un bloqueo económico genocida por casi 50 años. Pero nunca Cuba enfrento a una invasión sigilosa y al terrorismo mediático a través de su propio espacio radioeléctrico como sí sucede en nuestro país. Tempranamente la Revolución Cubana comprendió el desgaste al que podría llegar de haberle permitido al imperialismo, también, utilizar el espectro radioeléctrico que es propiedad de todos los cubanos, para enajenar las mentes del pueblo y empujarlos contra su propia revolución. Sabiamente los cubanos se libraron de ese mal.

Por otro lado, la revolución cubana desarrollo rápidamente la organización su vanguardia política; su Partido Comunista de Cuba (PCC) en la misión de transformar al Estado, atacar al burocratismo y la corrupción y bañar de conciencia revolucionaria al pueblo. Fue una guerra a muerte contra esos males. La revolución sólo la hacen los revolucionarios. El Ché fue el mayor mentor y promotor de esa batalla. “Predicar con el ejemplo” fue siempre su lema. "La revolución cubana paso del protagonismo de una pequeña vanguardia al heroísmo de todo un pueblo" no expreso en su discurso el Comandante, Ramiro Valdez.

Tampoco los revolucionarios de Cuba negociaron, menos aun, se plantearon un dialogo con la intención de repartir cuotas de poder ministeriales a los apátridas contrarrevolucionarios; a los batistianos, o más directamente a sus amos imperiales. Cuba entendió que en una revolución se triunfa o se muere, si es verdadera.

La particularidad de nuestra revolución, pareciera, nos obliga a construirla bajo las reglas y la legalidad burguesa, pero también nos exige emprender y reforzar algunas acciones que Cuba, en los momentos iníciales al triunfo de su revolución, pudo darse el lujo de prescindir de ella por un tiempo. Cuba no enfrentó a la contrarrevolución en las trincheras de los medios de comunicación sino en las trincheras del combate real por las armas. Pero nos preguntamos ¿Por qué no podemos aplicar sus mismas leyes y llevar a prisión a quienes falten a ésta y atenten contra la paz y la tranquilidad mental de nuestro pueblo? ¿Por qué se les permiten a los medios privados incitar al odio, mentir de manera descarada, e incluso, incitar al magnicidio? ¿Por cuánto tiempo podrá resistir nuestra revolución a tanta “psicología de masas del fascismo” que desarrolla libremente la contrarrevolución financiada y asesorada por el imperialismo? ¿Por qué se les permite a algunos seudo-revolucionarios hablar a nombre de la revolución y platear el abrazo de la muerte con los alacranes de la burguesía “venezolana”?

Cuba ha resistido a las más duras pruebas; al boqueo y a la caída de la URSS. Pero esa pequeña isla ha demostrado en los hechos que una sociedad más justa y humanista es posible construirla aun en las peores condiciones. La Revolución Cubana nos ha probado, comprobado y ratificado la viabilidad del socialismo aun en las peores condiciones.

Ayer, el papel de cuba fue prender la llama de la rebeldía de nuestros pueblos. Hoy Cuba contribuye a mantenerla encendida junto a Venezuela y a otros pueblos rebeldes. Cuba revolucionaria fue, es y seguirá siendo el faro que ilumina el camino de la redención de la humanidad. Fidel es y será por siempre el padre de todos los revolucionarios; el más grande maestro de las ideas del socialismo.

¡Viva Cuba! ¡Viva Fidel! ¡Viva la revolución Bolivariana! ¡Viva Chávez!


basemtch@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2882 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: