Chile otra vez. ¿Y la muñeca?

Hace unos días, Insulza cuestionó a título personal, la decisión soberana del Gobierno de Venezuela de colocar al Señor José Manuel Vivanco en un avión que tenía como próxima escala Brasil. Antes o en esos mismos días, el Canciller Chileno emitió una declaración en la cual planteaba que prepararía una nota de protesta por el caso y seguidamente a esta declaración de la Cancillería; la Presidenta de Chile en una nota de prensa, llegó a manifestar que esa protesta estaría dada titulo personal. Esto no es un enredo, simple y sencillamente deja ver un hecho que sin lugar a dudas pone en evidencia que Pinochet no está muerto, vive en el cuerpo de Bachelet imponiéndole una penitencia difícil de entender: Compartiendo ideas, posiciones y sentimiento con lo que produjeron la muerte de su padre. ¿Puede existir mayor castigo?

En una nota anterior y publicada por este medio, ya había señalado lo curioso y poco digno de la posición Chilena, cuando miembros del gobierno y del parlamento de ese país, fijaron posición por la opinión que el Gobierno venezolano había manifestado por el Informe de INTERPOL, cuya vocería fue conducida por un Chileno. Pero lo real y verdadero, es que esos voceros vienen cada vez y con mayor fuerza, alineándose activamente con la política que los EEUU tiene hacia Venezuela.

Pero la falta de dignidad del gobierno Chileno, no viene tanto por la posición y la línea que el socialcristianismo ha impuesto. No puede esperarse más de los copeyanos Chilenos, porque históricamente esa sumisión ha sido parte importante de su política. Fueron serviles antes del golpe, durante el golpe y después del Golpe y como diría nuestro famoso filósofo, sería mucho esperar, si el horno nos diera peras. La poca dignidad del Gobierno Chileno está dada por su evidente “doble moral y doble discurso”. No es que el Gobierno de Chile sea servil al país que financió e instaló una dictadura sangrienta, cuyos detalles son cada vez más sórdidos. Esa posición servil ya es bastante, pero con toda la sordidez de ese proceso, uno ingenuamente llega a pensar que ese gobierno, si en algo tiene que ser cauteloso, para no verse en esa condición de gobierno servil, es precisamente en cuidarse de los apoyos que directamente le ofrece a los EEUU.

Este miércoles leí en un medio de circulación nacional, que la embajadora de Venezuela en Chile había retirado la nota de protesta. Esta nota, efectivamente es un hecho que además de colocar en evidencia la falta de dignidad de ese gobierno, demuestra también, que la Presidenta Bachelet perdió (si la tuvo) la autoridad y que Chile vive sumergido bajo la sombra de Pinochet. El gobierno de Chile que protesta la decisión del Gobierno Venezolano es el mismo que expulsó de su territorio a dos misiones. Una de ellas, estaba en contacto con comunidades del pueblo Mapuche.

Ese “doble discurso” es lastimosamente un poco más que una porquería. Se pudiera entender que el gobierno socialcristiano de Chile, no comparta ninguna idea o sentimiento con Venezuela ni con Chávez. Eso puede entenderse perfectamente, más manejarse en con ese “doble discurso” para complacer a los EEUU, es ya una situación verdaderamente miserable.

Esa facilidad con la cual Bachelet pierde su investidura y su autoridad no es algo que pueda alegrarnos. Se siente, porque Venezuela y los venezolanos fuimos solidarios con Chile y los Socialistas Chilenos. Desearíamos sentir y ver en la Moneda a una presidenta, aun distante del sentimiento de los venezolanos, pero sintiendo que Venezuela es amiga del pueblo y evitando ser tan servil con un gobierno que causó tanta desesperación y muerte en ese país. Desearía en vez de una muñeca, ver en la Moneda y al frente del gobierno de Chile a una presidenta.

Culmino esta nota, con un párrafo de un trabajo que publiqué en otra oportunidad, pero que tiene hoy su sentido:

“Las notas de protestas y los acuerdos aprobados por los diputados de Chile, son actuaciones que nos remiten a considerar el sentido de la palabra dignidad y entender, que muy a pesar de la lucha que el pueblo Chileno ha realizado para alcanzar una autentica democracia; el cadáver de Pinochet no se encuentra un metro bajo tierra, está ahí, dentro de Bachelet y en las instituciones. Está, como se dice, vivito, coleando, mandando y con los lentes puestos”


¿Cómo quisiera que se respondiera esa nota?

Con otra nota en la cual se escriban una tres palabras: Canciller no sea muérgano.

evaristomarcano@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1633 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a64457.htmlCd0NV CAC = Y co = US