Cuando la paz es un arma peligrosa

Segùn Uribe Velez y su séquito en Colombia no hay guerra. Bush le ayudó a fortalecer esa creencia, cuando metió a las FARC y al ELN en la lista de terroristas. Pero como le dijo una vez el presidente venezolano al colombiano, en una conversación privada, revelada por éste, “como se parece”.

Para el presidente neogranadino, que en vez de eso, parece un preso, por lo que habla una cosa hoy y otra mañana, José Manuel Santos, su Ministro de Defensa, agente de la oligarquía y el mujiquita Carlos Luis Restrepo, mal llamado Alto Comisionado para la Paz, porque gestiona para la guerra, en su país no hay guerra; allí no pasa nada.

Pero en las selvas de Colombia y en algunas poblaciones actúan y se desplazan más veinte mil hombres de la guerrilla, a quienes el ejército regular colombiano se ve obligado a enfrentar diariamente. Es más, cinco mil soldados aproximadamente, entre integrantes del ejército y mercenarios o contratistas de Estados Unidos, estàn combatiendo o haciendo actividades de guerra en el país vecino.

El señor Yves Sèller, portavoz de la Cruz Roja Internacional en Colombia, declaró “Acá el Estado se está enfrentando con grupos armados organizados, que tienen cierto control de un territorio, que estàn generando consecuencias humanitarias, que ejercen operaciones militares sostenidas y que tienen un cierto mando, cierta organización militar” (Aporrea 17-01-08). Es decir, como dijo el presidente, como se parece aquello a una guerra.

Y ese fenómeno, al que Uribe desconoce cambiándole el nombre, ha producido el desplazamiento de más de tres millones de ciudadanos hacia Venezuela y Ecuador. De paso, las tierras que ellos ocupaban, generalmente de muy buena calidad, han pasado a manos de quienes fomentan eso que el primer mandatario colombiano no quiere llamar guerra.

El presidente nuestro, sabiendo lo que uno y todo el mundo sabe, menos Uribe y su cofradía, partiendo de su concepción estratégica de contribuir a que nuestros países compartan un proyecto común que vaya más allá de lo econòmico, ha considerado con tino que la paz en Colombia es vital. Y lo es además, porque contribuiría a acabar con el confuso respaldo armado al contrabando de drogas, la inseguridad para los venezolanos a lo largo de la frontera, el secuestro de personas por las FARC, ELN, Paramilitares, hampa común y la necesidad de nuestros vecinos para la integración.

Aparte de la gestión humanitaria que conlleve a que los retenidos de lado y lado, empezando por quienes estàn en la selva, regresen al seno de sus grupos familiares, Chávez trabaja intensamente por la paz, porque esta es básica para el futuro de Sur América.

Pero si la paz es importante para nosotros, hay quienes piensan y trabajan en contrario. Por eso las altas autoridades colombianas, estàn como bailando en un tusero.

En medio del intercambio verbal entre nuestros presidentes y cancilleres, al cual se asoma el Ministro de Defensa de Colombia, mientras el nuestro se mantiene en la más absoluta discreción, se apareció por estos lares, específicamente el del vecino país, el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, almirante Michael Mullen, quien declaró varias cosas que por resumir podrían calificarse de disparates, pero aún así, viniendo de quien viene, hay que tomarlos en serio. Dijo primero, para luego desmentirse, que Chávez estaba apoyando a la FARC. Debió decirlo para dejar la duda y fortalecer lo que la derecha y algunos confundidos dicen. Pero agregó que en la región “puede haber a largo plazo un plan desestabilizador” (1) promovido por Chávez. Y luego señaló que la reciente compra de armas del gobierno nuestro, que de paso es inferior a la de la misma Colombia y Perú, hasta ahora sus carnales, supone “una gran preocupación no solamente para Colombia, sino para la región y, de hecho, también para los Estados Unidos” (2)

Aquí aparece la Guerra Preventiva. Chávez es un peligro para la región y los Estados Unidos; hay que vigilarle para en un momento dado caerle encima.

Pero Chávez, bien se sabe no es peligroso por las armas que haya adquirido, que de paso Venezuela esta en el quinto lugar en la tabla respectiva suramericana, sino por las gestiones de paz y su persistencia en reunir a todos los países de esta parte del mundo, alrededor de una mesa a diseñar un plan liberador y beneficioso para todos.

Es esto lo que hace de Chávez un peligro desde la óptica de la gente que representa y atiende el almirante Mullen, es decir es una “preocupación para los Estados Unidos. Y lo es más, por las enormes reservar de petróleo que poseemos y la escasez que allá avanza. Y lo que explica las vacilaciones y contradicciones frecuentes en que cae Uribe.

Esta aspiración en marcha, que pasa por alcanzar la paz en la antigua Nueva Granada, y se fundamenta en el pensamiento bolivariano, de unir a los países del área, es el plan desestabilizador que ha generado una “gran preocupación en Estados Unidos”, para decirlo con palabras del almirante Mullen.

Esto revela como la paz suele ser peligrosa y tiene tantos enemigos.

(1-2) El Tiempo, Pto. La Cruz, 18-01-08. Pàg. 16

pacadomas1@cantv.net"


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1709 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a49625.htmlCd0NV CAC = Y co = US