Uribe ¿Oligarca hasta cuando eructa?

“Lo que pasa es que usted es oligarca hasta cuando eructa”
Mario Benedetti

En el viejo lenguaje coloquial venezolano, “baila valse”, se utiliza para calificar a quien va de un punto a otro; a un guabinoso. Y viene a cuento para calificar la actuación Uribe, ante los problemas de las personas en manos de la guerrilla y los guerrilleros detenidos en cárceles colombianas y la paz. Hay fuerzas poderosas en Colombia, nacionales y extranjeras, por distintas razones, una de éstas tiene que ver con Chávez, a favor que las cosas sigan como estàn. Y esto explica que Uribe, ande bailando en un tusero.

Es verdad que uno siempre ha percibido como que las partes en conflicto en Colombia, dan pocas muestras de querer alcanzar un acuerdo. Sus razones tendrán y sus intereses así parecen demandarlo.

Pero es elemental el pensamiento que comprende que esa larga guerra afecta sobre todo a gran parte de la población colombiana y a vecinos más próximos. Y esta circunstancia de por sí, hace que la paz en esa nación, sea una consigna que enarbolan, no sólo quienes habitan la antigua Nueva Granada, sino también muchos otros pueblos de esta parte de América.

El problema de los retenidos de lado y lado, como hemos dicho antes, bajo diferentes calificaciones, ha contribuido a sensibilizar a más gente y ganarla a la lucha a favor del cese de ese enfrentamiento. En particular Francia, por la señora Ingrid Betancourt, esposa de un ciudadano de ese país, se ha activado en la búsqueda de un acuerdo entre guerrilla y gobierno. Otros paìses europeos, con nacionales entre los retenidos, también han optado por contribuir con esta causa.

En estas condiciones, a solicitud del gobierno colombiano, el presidente venezolano, ha optado por intervenir como mediador entre las partes beligerantes. Y ha manifestado su disposición a hacer lo que fuese para ponerles de acuerdo, no solamente en lo que concierne al intercambio humanitario de retenidos sino hasta para alcanzar la paz. En “Alò Presidente”, del domingo 16-09-07, expresó, “vamos a pensar en lo máximo, la paz, por qué no”. (1)

Y en este empeño, ha expresado que para cumplir esa misión, “es una necesidad para mí hablar con Marulanda”. (2) Es decir, Chávez ha mostrado con suficiente claridad su disposición a ser útil a todos aquellos afectados e interesados en buscarle una salida a un conflicto que parece congelado.

Pero Uribe no da muestras de la firmeza del gobernante venezolano. Dice que está dispuesto al diálogo y la exploración en busca de acuerdos, y hasta solicita la intervención de èste, pero por otras vías parece trabajar en contrario. Primero, su canciller, Fernando Araùjo, declaró en Bruselas en términos que parecieran sabotear las gestiones y ahora uno de sus asesores el señor José Obdulio Gaviria, lo hace en tono que sugiere el desinterés oficial colombiano por el asunto. Es usual, en el campo diplomático, que un mandatario mande a otro a decir lo que quiere pero no se atreve o conviene.

¿Qué dijo el asesor de Uribe?

Pese a la reiteración del deseo de Chávez de ir adonde fuese necesario para hablar con Marulanda, independientemente que uno esté de acuerdo o no con eso, Gaviria, expuso “si las FARC quieren hablar con el presidente Hugo Chávez, como el presidente Hugo Chávez ha dicho clara, expresa y repetidamente que quiere hacerlo, lo normal es que vayan y visiten al presidente en su país”. (3)

Para el asesor de Uribe, pareciera que este asunto no es de su incumbencia y menos del gobierno colombiano. Según la manera de hablar, eso sólo concierne a Chávez y a la FARC. Es algo como decir, si quieren hablar que lo hagan, ese es problema de ellos.

Es un desconocimiento y rechazo a la aspiración del intermediario, que para algo fue escogido por quien ahora parece deslindarse; a la solicitud de los miembros de la Conferencia Episcopal Colombiana, quienes pidieron zona de despeje para abrir las conversaciones y al clamor de los familiares de retenidos por la guerrilla. En efecto, la esposa del ex senador Luis Eladio Pérez, expresó de manera dramática, dirigiéndose a Uribe, “presidente, facilite las cosas, facilite ese encuentro entre el señor Manuel Marulanda y el presidente Hugo Chávez”. (4) De la misma manera se manifestó la señora Lucy Gechem, esposa del también ex senador Jorge Gechem, otro de los retenidos por la guerrilla.

Pareciera que Uribe hace doble juego. Su regodeo lo presenta como poco interesado en el diálogo y, en consecuencia, en la búsqueda de acuerdos para el intercambio humanitario y la paz. Y la manera como su asesor trató el asunto, fue un habilidoso pase de muleta.

Oportuna la frase de Mario Benedetti, en este momento crucial de la vida de nuestros pueblos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1995 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a41367.htmlCd0NV CAC = Y co = US