El neoliberalismo se lo come

Estados Unidos, un país sin Estado

No es un simple cuento de caminos, es una realidad tan tangible que no es necesario recurrir a fotos, videos o cualquier otra forma de expresión audiovisual, se trata de un país cuna del imperio más abominable que ha existido en la faz de la tierra, no por sus habitantes, sus dirigentes de partidos tan tradicionales como demócratas y republicanos, que han dispuesto que el Estado solo está para perpetuar en el poder la alternabilidad necesaria de ambos partidos y con ellos garantizar la continuidad de la dominación mundial. Si hay algo coherente en esta visión del mundo es solo que a su imagen y semejanza el resto de países deben darse gobiernos que garanticen la aplicación de las políticas neoliberales que apuntan a la casi desaparición del Estado como entidad rectora de las políticas públicas, entre ellas la referente al cuido y mantenimiento de la infraestructura nacional, solo que es el Estado que en caso tal, solo financie la ejecución que la entidad privada determine, pero ni siquiera ello, se está produciendo a lo largo y ancho del país norteño y el abandono cada vez más evidente de la responsabilidad del Estado comienza al parecer un camino indetenible , veamos el porque de esta afirmación.

Al parecer los “terroristas” no son la mayor amenaza para Estados Unidos, sino las deficiencias y deterioro de sus puentes, sistemas de agua y de transporte, diques, carreteras y túneles. A esto agregamos la alta dosis de insensibilidad en el asunto social, cuestión que es patética en el sistema de salud que es casi todo privado y el recorte sistemático de la ayuda social. Solo que en este artículo abordaremos lo referente a la infraestructura. Presas inseguras, líneas de transmisión eléctricas sobre cargadas, parques y playas públicas en malas condiciones y un grave deterioro de escuelas públicas recibieron una calificación igual a D en la línea de desaprobación (Como el 10 en Venezuela), pasaste de vaina ( se acuerdan). (Ver artículo “EEUU se está cayendo: se tambalea la infraestructura pública en esa nación por David Brooks / La Jornada.

El caso de Nueva Orleáns es el ejemplo más severo que presenta la situación de abandono de la infraestructura pública. La revista Nacional Geographic y el periódico local New Orleáns Times Picayune habían publicado extensos reportajes que pronosticaban, con precisión, lo que en realidad sucedió. Es de recordar que ese Estado alberga la mayoría pobre y africana estadounidense. El puente número 9340, el más usado en todo el Estado de Minneapolis, lo habían clasificvado como “estructuralmente deficiente “, durante por lo menos 17 años, según autoridades estatales y federales. Esa clasificación es compartida por 77 mil puentes a nivel nacional, indicó el Washington Post.

Fijense en esta perla, el Congreso aprobó en 2005 casi 290 mil millones de dólares para asuntos de transporte en los próximos seis años, el gobierno necesitará gastar 188 mil millones en los próximos 20 años sólo para componer los puentes del país, según cálculos de ingenieros civiles. La comisión del Poder Legislativo no partidista de investigación- calculó que desde septiembre de 2001 a hoy día, el Congreso ha autorizado un total de 602 mil millones en fondos destinados a la “guerra contra el terrorismo”, en particular la operaciones militares en Irak y Afganistán. El CBO calcula que hoy el gobierno está gastando 11 mil millones de dólares al mes en ambos países ( 9 mil millones de estos en Irak). Hay suficientes fondos públicos para la guerra del otro lado del mundo, pero no suficiente para asegurar que los puentes no se caigan, los diques no se derrumben y los tubos subterráneos no estallen en casa. El país se está cayendo por dentro señala en su artículo David Brooks.

En otro orden de ideas, obstante su estrecha relación, la deuda pública de los EEUU, constituye a la fecha 08-06-2007: nada más y nada menos que: 8.942.383.522.008,61 USD. El Producto Interno de 2006 estaba en 13.194.7 billones USD. Es decir que la deuda pública en EEUU constituye el 67% del PIB de dicha nación y a esto agregamos que el crecimiento de la economía es negativo respecto a años anteriores (3,2%), el país está en desaceleración o recesión, la inflación está en 4% y el déficit en la balanza comercial sigue creciendo. El contraste más significativo es en el área de atención de la salud . Por ejemplo, en 1998 había 1.628 médicos ejerciendo la atención primaria de una población de 23,4 millones de personas. Hoy hay 19.571 para una población de 27 millones.

El hombre que sacó de la recesión a EEUU en la década de los 30, se debe estar retorciendo en la tumba, Jhon Maynard Keynes quien logró que el Estado asumiera su rol dentro de la sociedad, con una participación activa del mismo en el seno de la sociedad a través de las inversiones en el gasto público estadounidense, lo cual recuperó el aparato económico y que se saliera de la crisis sistémica del capitalismo, aparentemente ha sido olvidado a partir de políticas del nuevo capitalismo neoliberal que en nada se parece al que quieren aplicar en el resto del mundo pero que igualmente ejerce los dominios para una mayor intervención de las grandes corporaciones transnacionales en lo que se debe hacer y no hacer, en lo que se debe y no gastar, bajo el dominio del judismo internacional que domina estas latitudes y que busca guerras para justificar los enormes gastos y a la vez reproducir los niveles de beneficios que se derivan de las guerras y el control mundial de las economías satélites desarrolladas y no desarrolladas, con una clara vocación de apropiación de las materias primas y fuentes de energía y el agua.

Efectivamente un país sin Estado, que utiliza a este para sus fines en el resto del mundo, pero que cada vez menos invierte a lo interno en materias tan fundamentales como salud, educación e infraestructura, por supuesto que va al despeñadero económico y moral y que a través de una política imperial no disimula sus pretensiones, para lo cual utiliza cualquier método licito o no para lograr sus propósitos. Estamos en presencia del mayor desparpajo histórico jamás visto y cuya lucha en contra del “terrorismo” y a favor de la “libertad” , cada día más queda al descubierto ante la incesante e imparable reacción de los pueblos del mundo.

Quienes se ufanan de tener la mayor economía del mundo, el mayor cúmulo de libertades, asoman tras las sombras lo inocultable del tigre de papel, que no por ello, dejan de ser una amenaza latente para la paz en actos desesperados e irracionales ante lo cual los pueblos del mundo y en especial en Venezuela se debe estar alertas sin bajar la guardia, imponiendo ante todo la unidad interna de todos los factores que integran el apoyo a la revolución bolivariana. El final sin anuncio de la economía neoliberal y más de ella, el buscado dominio de las trasnacionales para imponer su propia paz guerrerista, depende de todos nosotros que debemos asistir sin titubeos y con la frente en alto a la integración necesaria y la solidaridad interna y externa en esta hora de decisiones cruciales.

Bibliografía: David Brooks

Center for Economic and Policy Research. Washington. Informe del CEPR..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4700 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a39653.htmlCd0NV CAC = Y co = US