La dirigencia europea quiere arrastrar a una intervención OTAN contra Rusia en Ucrania

Desde la invasión de Iraq por el Presidente Bush estamos conscientes de que para que los pueblos aprueben guerras innecesarias; antes de descargar toneladas de bombas hay que descargar toneladas de calumnias propagandistas.

Como el éxito de la operación militar especial de Rusia en Ucrania está próxima a concluirse y eso desacredita a los estrategas de la OTAN, que habían apostado a que equipando a Ucrania con el armamento más moderno de la OTAN, el ejército de Zelensky podía derrotar al ejército de Rusia. Esa fantasía irrealizable por la que Zelensky realizó 8 años de ataques terroristas contra la población rusa del Donbass que se negaba a reconocer a los gobiernos instalados en Kiev, por la OTAN desde el golpe de estado en la Plaza Maidán el año 2014. Los ataques terroristas del ejército de Zelensky contra la población civil de las provincias del Donbass, ataques efectuados después de que el gobierno de Ucrania había firmado los acuerdos de Minsk ratificados y garantizados por los gobernantes de Alemania y Francia que garantizaban el derecho a la autonomía de las regiones del Donbass y que Zelensky se negaba a cumplir, mientras ordenaba a sus tropas el bombardeo de sus zonas urbanas e infraestructura civil. Aquel bombardeo contra la parte más densa de la población mayoritaria de etnia y cultura rusa efectuada a pocos metros de la frontera de Rusia ara una abierta provocación, por lo que profetizar una intervención de Rusia para proteger a la población rusa del Donbas resultaba una de inevitable cumplimiento.La propaganda otanista repite una y otra vez el estribillo de invasión inevitable; así como ahora profetizan que después de vencer en Ucrania Rusia va a invadir el territorio cubierto por las garantías de la OTAN. Es muy probable quienes quieren movilizar a sus poblaciones para una guerra contra Rusia antes de admitir lo equivocados que estaban os planes las equivocaciones de los atlantistas cuando provocaron la operación militar especial de Rusia para proteger la mayoría rusa de Ucrania del genocidio que los atlantistas ordenaron efectuar su payaso Volodimir Zelensky, quen engaño a sus electores, prometiendo cumplir los acuerdos de Minsk durante su campaña electoral. El escoger a ese payaso como presidente títere de la OTAN le costó a las familias ucranianas decenas de miles de jóvenes muertos combatiendo contra las tropas que venían a liberarlos de la tiranía sanguinaria de Volodomir Zelensky, un tiranuelo a quien los demócratas de la Unión Europea consideran un gobernante legítimo a pesar de que se niega a celebrar elecciones después de vencido su mandato el primero de abril y tener en prisión a todos los jefes de los partidos opositores. No es algo que sorprenda a quienes estamos habituados a las constantes hipocresías del Occidente Colectivo. Mentiras de la dirigencia europea ahora en lo que cuida nos quiere presentar una intervención contra Rusia en Ucrania como un caso de agresión preventiva. Occidente nunca estuvo conducido por una banda de dirigentes tan mediocres y eso no es difícil predecir que conducirá a su autodestrucción. Cuando Europa termina ensangrentada por culpa de su deshonesta imbecilidad es probable que todos se reúnan en lo que aún quede de Inglaterra a disfrutar de sus mal habidas fortunas en el palacio que fuera de la Casa Real del Reino Unido que Volodimir Zelensky acaba de comprar para su retiro, con dinero probablemente derivado de los abundantes fondos enviados por los contribuyentes norteamericanos y europeos. Eso si no resulta juzgado y condenado a muerte por los propios tribunales ucranianos, como puede suceder si se sigue el precedente de Saddam Hussein en Iraq.

Dirigentes políticos europeos (Von der Leyen, Borrel y Cia No parecen comprender que la operación militar especial de Rusia en Ucrania ha demostrado la obsolescencia de los manuales norteamericanos y atlantistas como formas de instrucción para hacer una guerra moderna. La guerra en Ucrania ha demostrado las posibilidades de la artillería y los drones. Un dron marino de superficie de un bajo costo puede hundir un portaaviones norteamericano que cuesta 16 millardos de dólares. Cuando los drones marinos atacan en enjambre no hay modo eficaz para defenderse. Si además atacan todos de un mismo lado logran que el barco se escora e irremediablemente se hunda. Los Anglosajones influenciados por la tesis de Mackinder (1906) sobre la inevitable preponderancia de los países dueños del Heartland refiriéndose con ello a la masa de Eurasia; desde todo el siglo XX los angloamericanos pensaron que un modo de controlar esa preponderancia geopolítica era usar su preponderancia Talasocrática para aislar a Eurasia interceptando las rutas marítimas que conducen a ella. En particular controlar los estrechos. La OTAN, como brazo armado de Washington sólo ha combatido contra adversarios que deben recurrir a la guerra asimétrica porque solo disponen de armamento obsoleto y no controlan las últimas armas inteligentes como Iraq, Siria y Libia y aún así fue derrotada después de 20 años de guerra y 10 millardos de millardos de dólares por unas tribus de Afganistán, armadas de viejos rifles Kalashnikov diseñados durante la segunda Guerra Mundial. La respuesta a la teoría del Heartland fue la asediar al heartland circundado con bases militares desde las cuales se podía desplegar la supremacía aérea anglosajona. Eso se complementa con bases aéreas móviles desde donde se podía imponer y destruir la infraestructura civil y militar del adversario, todo eso enfatizado con un poderoso armamento nuclear. Como es cosa aceptada que el uso de armas nucleares estratégicas daría lugar a la mutua destrucción asegurada. Es razonable que a menos que sea indispensable por una razón existencial la Tercera Guerra Mundial se librará sin recurrir al armamento nuclear ni estratégico ni táctico. Lo que sí es seguro es que los drones y las armas inteligentes de bajo costo la van a protagonizar. Los Estados Unidos solo pueden usar sus 11 portaviones para intimidar porque contra Rusia y China o Irán son más un riesgo que un activo estratégico, porque cualquiera de sus potenciales adversarios cuenta con los medios para convertirlos en chatarra, como ya lo demostraron los Houthis en el mar Rojo. Donde Biden había enviado 3 de sus mas modernos portaviones como de mostración de apoyo al genocidio que comete Israel en Gaza. Biden tuvo que replegar sus costosos portaviones por temor de que unosmontañeses musulmanes que qurian impedir con represalias comerciales el genocidio que Israel comete en Gaza, le enviasen con sus misiles presuntamente iraníes sus barcos al fondo del mar.. Con las 800 bases que Washington tiene desplegadas en torno a Eurasia pasará lo mismo que con las bases de Estados Unidos en Iraq, Siria y Jordania. Son blancos fijos para ataques misilísticos de precisión que convierten a sus guarniciones en virtuales rehenes en manos del adversario. La existencia y precisión de vehículos no tripulados de largo alcance y velocidad hipersónica con trayectoria maniobrable no podía ser prevista por el Almirante Mahón cuando diseñó la estrategia talasocrática mundial de los Estados Unidos.

El futuro más probable en Ucrania es que Rusia expanda su frontera hasta un obstáculo natural, el río Dnieper. No es de extrañar que en el Departamento de Estado hayan pedido su renuncia a Victoria Nuland; porque sus equivocaciones han resultado fatales para la hegemonía de Estados Unidos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1096 veces.



Umberto Mazzei

Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Florencia (Italia ) y Profesor Emérito de Relaciones Económicas Internacionales del Instituto Sismondi de Ginebra (Suiza)

 umbertomazzei2@mail.com

Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Umberto Mazzei

Umberto Mazzei

Más artículos de este autor