Palestina: El objetivo neocolonial urgente de Washington e Israel

Después que Washington y la OTAN fueran derrotados en Afganistán, detenidos y al borde de la derrota en Ucrania. Washington aprovechó estratégicamente la epopeya de Hamás y el temor del mundo árabe, para revivir, junto a los sionistas, los viejos y derrotados delirios coloniales de ocupación y despojo de los pueblos.

En la guerra contra Palestina, Washington e Israel llevan mezclados, su disfrute criminal de exterminio de seres humanos diferentes a ellos (racismo), con la realización de objetivos políticos y económicos colonizadores. 

Aun viendo a miles de palestinos aniquilados, decenas de miles heridos, miles de niños y mujeres asesinados; Biden y Netanyahu deciden no parar el bombardeo y la ocupación militar. Para Biden la destrucción de las urbes es inevitable en una guerra. Netanyahu sostiene que el fuego no se detiene hasta el control total de Gaza y derrota de Hamás.

Estas violaciones, que compiten avanzadamente con las barbaridades del fascismo, se reaniman estimulados por un mundo que se encuentra política e ideológicamente castrado y desviado a priorizar mediocridades sociales, y ante organismo mundiales inútiles como la ONU, el Consejo de Seguridad, el Tribunal Internacional de Justicia, la OMS, etc. Que están inhabilitados para sancionar y detener los crímenes de guerra de Washington e Israel, que se están cometiendo diariamente contra palestina.

 Por su parte, la urgencia de Washington por derrotar a Hamás, tiene que ver con problemas de aceptación electoral de Biden. Pues, la ciudadanía y la mayoría de congresista republicanos y algunos de su propio equipo de trabajo, consideran erróneo, el manejo que el inquilino de la Casa Blanca, como se dice en los medios, está haciendo de la política internacional; tanto en el terreno militar y financiero como en las relaciones diplomáticas con sus aliados y fundamentalmente con China.

De esta manera, provocar la derrota a Hamás y neutralizar al mundo árabe, le devolvería con creces, a Biden, la aceptación ciudadana.

Y algo más, Washington e Israel están llevando a cabo el objetivo político económico de robar el gas, el petróleo y el terreno de toda Palestina, sobre la base de aniquilar a los antiguos moradores. Para convertirse ellos, en los únicos propietarios del gas, el petróleo y el terreno palestinos y acabar siendo en la región, los señeros administradores de la puerta y la ruta al Mediterráneo. 

Tienen el proyecto desde hace 50 años, de abrir un canal que conecte al mar rojo con el Mediterráneo, a fuerza de bombas atómicas, y pasa precisamente por el Norte de Gaza. Israel se ha apropiado de los pozos petroleros palestinos que están en el mar de la franja de Gaza e imponiendo sanciones a Hamás, ha estado robando la venta y el dinero de las exportaciones del crudo. 

Y para confirmar la negación de los derechos palestinos a explotar sus propios recursos naturales, recientemente, Israel ha firmado contratos con compañías inglesas y francesa para explotación de gas y petróleo en la Franja de Gaza,

Como podemos ver, aun con la reanimación estimulada por la imposibilidad mundial y particularmente del mundo árabe, de detener la agresión y el genocidio a Palestina. Washington e Israel, hacen negocios en medio de la guerra, permitiendo que las políticas de dominación colonial no se salgan del círculo vicioso tradicional: mentiras, bombas, genocidio, ocupación, garrote, y saqueo de recursos naturales.

 Pero, las cosas no son tan simples, como suponen los colonialistas. El problema se complica, porque los viejos delirios de dominación impune, y la negación constante de los derechos a los palestinos, ya enfrentan una nueva realidad mundial y local.

Si Washington y los sionistas, a troche y moche están llevando a cabo el objetivo de colonización; Hamás, la resistencia islámica del Libano, Irak, Siria, Iraní y el ejército de Yemen, ya están definiendo en el terreno de las acciones militares, el rumbo que va a tomar, tanto la colonización como la resistencia heroica por la patria Palestina. Y a nivel mundial, las manifestaciones de solidaridad, exigiendo el alto al fuego y la protección de los niños y mujeres palestinos no cesan. Y allí cerca, en Yibuti, el pequeño país africano donde los chinos tienen una base militar, representa una amenaza a los planes hegemónicos de Washington e Israel.

Esto, no es bueno para los sionistas, ni para la reelección de Biden.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1169 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: