Washington en caos

El Washington Post informó el martes que la administración Biden estaba por pedir al Congreso otros 100 mil millones de dólares para la guerra en curso en Ucrania, la nueva guerra en Israel y una posible guerra futura en el Indo-Pacífico. Estados Unidos está técnicamente en quiebra y sigue gastando el dinero que ya no tiene en guerras insensatas

La noticia del Washington Post no menciona para cual objetivo concreto se utilizará o cual objetivo alcanzable se intentaría lograr.

La razón es bastante clara: el gobierno no tiene un plan y no sabe lo que quiere lograr, más allá de querer enriquecer más aún a la mafia del complejo militar industrial. Que según se menciona en el actual impeachment de Joe Biden parece canalizar las comisiones usando a su hijo Hunter Biden como testaferro de sus ganancias en ese comercio internacional de muerte de inocentes y de tristeza para la gente honorable

La Cámara de Representantes de Estados Unidos está en crisis y lleva más de dos semanas sin presidente, una situación que se debe en parte a que algunos en la conferencia republicana se oponen categóricamente a proporcionar fondos adicionales para una guerra imposible de ganar en Ucrania.Se desquitaron con removiendo al representante Kevin McCarthy (republicano por California) por sus complicidades con Biden al votar a favor para detenerlo como presidente Speaker ) de la Cámara. Para colmo eso sucede justo cuando Washington agotó su reserva estratégica de petróleo en un vano intento de hacer contener el alza del precio del petróleo que engordaba las arcas de Rusia.

El precio del petróleo sigue subiendo y ya ronda los US$90 , ese será el precio que Estados Unidos deberá pagar para reponer la reserva estratégica justo en el momento en que Estados Unidos puede verse envuelto en una guerra mundial por algún error de cálculo en el manejo de los polvorines explosivos que va creando con sus política de estimular sangrientas provocaciones tanto en Ucrania como en Palestina o en todo el Cercano Oriente.

En Washington pensaron que podían debilitar la economía de Rusia con sanciones y aumento de gasto militar obligándola a una operación militar para salvar del genocidio contra la mayoría de cultura rusa en Ucraniaque estaba cometiendo su títere Zelensky.. Las sangrientas provocaciones que durante 8 años contra la gente del Donbass Cometidas por los gobiernos títeres de la OTAN: una organización que creyó poder debilitar a Rusia antes de iniciar una guerra para arrebatarle sus inmensos recursos pensando poder con ello mejorar con eso el crónico desequilibrio de la Balanza de Pagos de Estados Unidos.

Un juego muy peligroso contra una potencia nuclear administrada con un sistema mucho más eficiente y patriótico que el de las corruptas plutocracias occidentales.

En ese proceso de hostilidad a Rusia seguido por las autoridades impuestas por Washington o la plutocracia europea en Bruselas Obligaron a que Rusia diese a un viraje comercial preferencial hacia sus clientes asiáticos que ahora gozan de la ventaja competitiva que les da la energía barata de Rusia a la que renunció la banda de cretinos instalados en Bruselas., Mientras que los satélites europeos de Estados Unidos se ven obligados a comprar el oneroso gas licuado norteamericano que cuesta el triple que el gas que les vendía Rusia. Una situación que ya es irreversible después de que Washington saboteara los gasoductos Nord Stream que llevaban gas barato ruso a Europa. El desgaste económico de los países OTAN es ahora evidente y es un resultado que no coincide con las intención de un Occidente que pretendía sumir a Rusia en la bancarrota con sus sanciones. Ahora Europa debe abastecerse de energía con gas licuado norteamericano, un hecho comercial que ni siquiera basta para salvar a Washington de enfrentar una grave recesión económica en medio de su obsesión por el guerrerismo permanente que ya no puede financiar. Es evidente que para el Imperio de Washington llegó la hora del crepúsculo y no saben ya qué hacer en medio de las tinieblas creadas por la corrupción crónica de su bipartidismo en el cual las complicidad con el Deep State es lo permanente por ello ante el electorado se simulan cambios de administración, que son un maquillaje porque las presidencias se suceden pero en Washington nunca se cambia de rumbo político ni en lo nacional ni lo internacional. El resultado después de tres siglos de democracia a lo norteamericano es una concentración cada vez mayor de la riqueza en una élite de estilo foráneo que es un 1% de la población. El señor Kegan (marido de Victoria Nuland ) coincide con Josep Borrell en una cosa: Europa quedará reducida a ser un jardín a la inglesa (natural) para el goce exclusivo de esa élite plutocrática internacional.

Con tanta atención puesta en el caos político en Washington y la explosiva situación en Israel, algunos podrían distraerse de realizar la debida diligencia razonable necesaria para determinar si tiene sentido dar más dinero a Ucrania. Eso sería un error. No hace falta mucho análisis para darse cuenta de que sería una tontería enviar más dinero y armas sin una estrategia para poner fin a la guerra, empezando por una estrategia diplomática que iguale la enorme cantidad de armas, misiles y tanques que ya estamos enviando allí.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1137 veces.



Umberto Mazzei

Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Florencia (Italia ) y Profesor Emérito de Relaciones Económicas Internacionales del Instituto Sismondi de Ginebra (Suiza)

 umbertomazzei2@mail.com

Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: