Así, gira el mundo en estos días: la guerra por los mercados y por el alma humana

El mercado internacional hizo al capitalismo, capitalista revolucionario con relación al feudalismo y la manufactura. Se abrieron los países al intercambio, a las imposiciones de los más fuertes, a los endeudamientos y al saqueo.

Así, el capitalismo lleva más de 300 años impulsando esa lógica de dominación. Desde el siglo XV se expandió el colonialismo en las regiones de Asia, África y América. Se saquearon los continentes, se esclavizaron y se extinguieron demográficamente, gigantescas cantidades de sus moradores originarios. Eso pasó crudamente en África y América.

En este tiempo, posterior a la Segunda Guerra Mundial, después de la caída de la Unión Soviética y con la reorganización rusa y el avance estructural de China; ese "tope histórico" capitalista, moldeado por el hegemonismo y neo colonialismo occidental, y que había sido anunciado en el siglo XIX por filósofos idealistas como Hegel y renovado en el siglo XX, por el publicitado filósofo Fukuyama, no aguantó, ni con la fuerza de "super man" a su favor. (con capacidad de revertir la historia).

Pues, pretender prorrogar un neocolonialismo injusto, saqueador, lleno de comerciantes timadores, cuatreros y expertos en fraudes financieros. Que ejecutan sus acciones criminales apoyados en ejércitos, alianzas lacayunas y patrocinios comunicológicos mundiales, guiados por el nuevo estilo "fake news" de informar. Ya no es posible.

Y, ya no es posible porque, Rusia y China introdujeron al mercado internacional, mercancías en cantidades colosales y a precios modestamente cómodos (baratos). Los rusos no tenían competencia en precios ni en cantidades en la venta de gas, petróleo, carbón, madera, etc, lo mismo sucede con China y sus mercancías tecnológicas (Iphone, relojes, computadoras, automóviles, chips, satélites, maquinarias para la industria de todo tipo, etc,) y sus proyectos gigantescos de infraestructuras (carreteras, aeropuertos, ferrocarriles y puertos marítimos) para impulsar su nueva ruta de la seda.

Entonces, la guerra a la que han obligado a Rusia a participar para defenderse de la agresión, es la guerra por sacar a Rusia y China del mercado internacional, cortando las cadenas de suministros e imponiendo sanciones que garanticen la neutralización de la influencia chino-ruso. En el mercado internacional.

Pero, el problema es que, ni militar ni económicamente han podido detener el desarrollo y la reconstrucción de las cadenas de suministros, que refuerzan a Rusia, China y los amonestados, como gestores de un nuevo tipo de relaciones diplomáticas, políticas y comerciales, que van en la ruta de sustituir las formas hegemónicas, neo coloniales y guerreristas de occidente con Estados Unidos y la Otan a la cabeza, por un nuevo tipo de convivencia mundial.

Allí, en ese contexto, la derrota militar de la Otan significará el fin de la hegemonía mundial euro-estadounidense. Eso, en términos apocalípticos no conviene a nadie; pero, Washington, aún puede prolongar la guerra en Ucrania, apoyar al neo nazismo, convertir a Europa y tratar de mantener a América Latina y a los países del AUKUS+ Japón y Corea del Sur, como sus patios traseros.

Así, gira el mundo en estos días. Un occidente recomponiéndose en sus miasmas del pasado y, un nuevo mundo de la OCS y los BRICS, fortalecido por el triunfo de las izquierdas en América Latina y el despertar anti colonialista de África.

Esta situación aloja dentro del conflicto mundial por la sobrevivencia, la guerra franca por los mercados y la lucha tenaz por conquistar el alma de los humanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 480 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: