Tanques contra referendos, y el desmitificado déjá vu de los pueblos

Las fuerzas armadas rusas, como guardagujas, desviaron el tren de la Otan, al tramo sin fin y al enfrentamiento directo, del cual no hay vuelta atrás. En Járkov, la Otan ingresó de forma directa en el conflicto ucraniano. Con armas, tropas y generales que movieron la contra ofensiva en el noreste del país. En el sur, no les fue tan bien. En el norte se tomaron una zona recién abandonada por las fuerzas rusas; pero, fueron retenidas con una muralla de artillería, en la frontera de Luganks.

Este movimiento permitió a las fuerzas rusas, reforzar los combates al norte de Donetsk y reactivar políticamente a las Cámaras Cívicas y a la población de las regiones controladas por las fuerzas aliadas.

Dicha reorganización implicó el abandono de posiciones importantes en Járkov, donde el ejército de la Otan en Ucrania, inició la represión contra maestros, estudiantes extranjeros y demás ciudadanía civil, que apoyan a los rusos.

Muchos analistas ven en esta retirada rusa una derrota estratégica, a tal grado que ya advierten en la maniobra realizada, la rendición del Kremlin. Otros, plantean que esa victoria pírrica no obstaculiza la victoria militar de Rusia. Terceros exponen que la inteligencia rusa falló, pues no vio venir esa ofensiva, o la subestimó.

Valorando los análisis y los hechos recientes, parece que Moscú desvió el tren de la Otan al tramo sin fin, para ganar más tiempo y redefinir sus pasos. De aquí en adelante, el planteamiento de Rasmussen de la coalición de 50 países que usarán Ucrania para llevar allí, el conflicto mundial contra Rusia, es tomado en serio por los países de la Otan. Miremos las acciones recientes de Washington y la Otan que van encaminadas en esa dirección.

Tanques, ejércitos y miles de millones de dólares, contra referendos.

España adiestrará a uniformados ucranianos en Zaragoza para combatir a los rusos. España, Dinamarca y Gran Bretaña, en la actualidad, está entrenando a uniformados ucranianos, en el manejo de armas pesadas y tácticas militares para combatir a los rusos.

Londres suministra a KIEV número récord de proyectiles (decenas de miles de proyectiles para artillería), 2,300 millones de libras esterlinas de ayuda militar para 2023 y desde 2014 en Reino Unido, han pasado por entrenamiento militar a 27,000 militares ucranianos.

El consejo de la Unión Europea aprobó el desembolso de 5,000 millones de euros para Ucrania, como tramo del paquete de 9,000 millones aprobado en julio de 2022.

Un funcionario de alto rango del Pentágono, declaró en una rueda de prensa este lunes19 de septiembre, que Estados Unidos no descarta entregar a Ucrania tanques compatibles con la Otan.

Eslovenia proporcionará a Kiev 28 tanques M55S de fabricación nacional, a cambio de lo cual obtendrá 45 vehículos de transporte militar procedentes de Alemania

El presidente de Estados Unidos afirmó que Estados Unidos proporcionará a Ucrania, ayuda militar "tanto sea necesaria," en el programa 60 minutos de CBS news, además aseguró el compromiso férreo de seguir enviando armas a Kiev. "vamos a estar con ellos mientras necesiten nuestra ayuda" destacó.

Como puede verse. La Otan está reforzando con acciones efectivas, la concepción de hacerle una guerra mundial a Rusia desde Ucrania. Londres, Estados Unidos, Eslovenia, la Unión Europea, lo han puesto de manifiesto.

Mientras tanto, con referendos, apoyo político y militar de los rusos, el déjá vu de los pueblos, se desembrolla del misticismo y se coloca en la memoria colectiva de las naciones, como prevención efectiva a las repeticiones represivas que en distintos momentos históricos han sido ejecutadas por la Otan. Como son los casos de Yugoslavia, Libia, Afganistán, Siria y ahora en el sudeste ucraniano.

Tomando conciencia de las historias vividas por otros países, y que se están repitiendo en el sudeste ucraniano; Jersón, Zaporozhie, Donetsk y Luganks han solicitado con urgencia adherirse a la Federación Rusa, después de referendos que se realizarán del 23 al 25 de septiembre de este 2022. Las justificaciones inmediatas, son obvias, el miedo a continuar siendo víctimas del ejército ucraniano, y a ser abandonadas de la protección rusa.

La Duma rusa ha aceptado esas medidas y ofreció el apoyo a las decisiones propias e independientes de esas regiones.

Ahora, cuando el ingreso de los cuatro óblast referidos, redefinan la frontera rusa, el conflicto pasa a otro nivel. Ese es el tope político geográfico, que resultó de la reagrupación táctica de los aliados en esa región.

¿Qué va a pasar ahora?

Es inevitable ver, que los juegos de tronos de los VIP de la Otan, fueron con mucho entusiasmo victorioso, jalados al conflicto, creyendo que la guerra se va a circunscribir únicamente al terreno ucraniano. Ya lo dijo Putin: "si pretenden desintegrar Rusia, inténtelo."

Las cosas se van poniendo claras y las alternativas se mueven bajo presiones reales, como las exigencias sociales a detener la inflación, que ya son constantes, en Europa y, en otras regiones del planeta, como en Argelia, se agitan banderas anticoloniales y se grita fuera Francia, viva Putin.

En Ucrania, la Otan, no está cómodamente bombardeando Yugoslavia o Libia. La Otan está enfrentando a una potencia nuclear y a una nación históricamente victoriosa. Es por ello que, a la guerra de la Otan, se le va restringiendo la alternativa militar. O continúan combatiendo a Rusia, poniendo en peligro la seguridad de sus países y convierten sus naciones en economías de guerra, (sin electricidad, sin gas, sin gasolina y con alimentos caros) frente al invierno que se acerca, o, reducen la política de sanciones y de guerra e inician un diálogo diplomático efectivo para lograr una tregua y una ruta de negociaciones con Rusia.

Sin embargo, con el tipo de dirigentes políticos con que cuenta Washington y la Unión Europea, como diría Kissinger, incapaces y sin visión. Y reformulara Aleida Guevara, hija del Che Guevara, refiriéndose a la actitud de los gobernantes europeos frente al problema de Ucrania, "los mas tontos que he visto." Es de esperar, que en su frustrada ambición a seguir siendo los hegemónicos del planeta, no les importe el sacrificio de sus naciones, cuanto menos les preocupa el valor humano del ejército ucraniano, por esas razones, prefieren continuar la guerra.

Así, llegan ciega y arrogantemente a desconocer y les tiene sin cuidado la teoría militar de seguridad de Rusia. y no les importa lo que suceda después de redefinir las fronteras rusas, con el ingreso de Jersón, Zaporozhie Donetesk y Luganks a la federación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 457 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: