El invierno vendrá

BASF, el gigante industrial alemán, "anunció" públicamente hace un par de días que si no podían obtener todo el gas que necesitan, se verán "obligados" a cesar las operaciones en su complejo industrial principal que cubre 10 kilómetros cuadrados e incluye 200 sitios.

La pelea temprana entre los competidores alemanes por el gas será ruda y está comenzando. Este indicio sucede mientras hay una fiesta de amor entre los miembros de la OTAN en Madrid, contándose mentiras sobre su responsabilidad en la operación militar rusa en Ucrania. Aunque debieran tener claro que sin el gas ruso Alemania no puede capear el próximo invierno.

La ruina de Alemania no es casual porque la Carta Atlántica original fue concebida contra Alemania.

La OTAN fue creada, según su primer Secretario General, Sr. Lionel Ismay, para mantener a los alemanes abajo.

En todo caso Alemania sufre escasez de gas por cumplir órdenes de Washington y Bruselas. Por ese motivo, Alemania mantiene cerrada la válvula del North Stream2 que funciona bien, pero Alemania la mantiene cerrada. Es evidente que en Alemania no tendrán suficiente gas para mantener sus industrias en funcionamiento y calentar a su población residencial, al mismo tiempo.

Berlín debe elegir: la industria o las personas, con el consiguiente aumento del desempleo, la pérdida de ingresos fiscales y el aumento de los pagos de asistencia social y omitimos el aumento de los impagos de deudas hipotecarias, etc., lo que exprimirá a sus bancos, todo ello en una época de fuerte inflación. La obediencia de Berlín a Bruselas significa un aumento dramático en el malestar social si eligen esa opción.

La otra opción, racionando el suministro a la gente, puede ser aún peor. No hará falta que muchas ancianas mueran congeladas en casas sin calefacción para que estalle el malestar social. De cualquier manera, a Scholz le espera un desastre político y las multitudes alemanas exigirán responsabilidades. Porque todos conocen bien como Washington saboteó con sanciones cada progreso en la construcción del North Stream2 que debía aportar un flujo seguro y barato a la entera Europa. La pandilla OTAN lo sabe, pero la OTAN no es sino un grupo de vasallos dispuestos a sacrificar a Europa ante los intereses de la Oligarquía norteamericana, es una subyugación total y que mirando esta última traición que ya es pública y, cualquiera puede verlo venir.

En Bruselas saben que Alemania cederá, y el subyugamiento se acaba si Alemania cede y no hay otra opción que no sea una guerra de la OTAN. Guerra para conquistar los yacimientos rusos. Algo muy peligroso para Washington y por lo tanto no sucederá. Como Alemania es la locomotora de Europa, si cede los otros también lo harán por muchas órdenes que vengan de Washington y Bruselas.

Rusia siempre se impone en el invierno, parece que se va a repetir esa tendencia. ¿Es que la intencionada idiotez de los miembros de la Comisión Europea llega hasta convencerlos de que en 2022 no habría invierno?

Será este el último invierno de vasallaje europeo y eso si es que la provocación de Lituania a Rusia no provoca un enfrentamiento entre Rusia y la OTAN. Es evidente que Washington antes de desalojar a Europa quiere dejar a los sobrevivientes europeos muriendo de hambre y frio entre las ruinas, como ya ha sucedido.

En el seno la Unión Europea, Víctor Orban, es el único gobernante sensato y con visión de futuro, por eso es el húngaro repite sus victorias electorales.

Orban discrepa con Bruselas porque es un patriota europeo opuesto a la negativa influencia de George Soros que parece ser quien dicta la confusa idea de la igualdad social que predica la Comisión de Bruselas.

El propósito de Estados Unidos es: destruir la economía europea para debilitar a China, porque Europa es el principal socio comercial de China.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1360 veces.



Umberto Mazzei


Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Umberto Mazzei

Umberto Mazzei

Más artículos de este autor