El gobierno de Gustavo Petro no es de izquierda. Es un gobierno de toda Colombia

Gustavo Petro, insistió que no es socialista y que el proceso político que quiere llevar a la Presidencia "no es un acuerdo de izquierdas", sino uno plural que incluya todo tipo de fuerzas.

"Nosotros no somos socialistas y este proceso político no es un acuerdo de izquierdas, es un acuerdo plural de Colombia aunque incluye a las izquierdas del país", dijo hoy el senador y exalcalde de Bogotá en una rueda de prensa.

Petro, el Pacto Histórico, y también con representantes de otros signos políticos y profesionales de diferentes ámbitos que se han adherido a su NUEVO GOBIERNO.

Esa reunión, a la que han acudido, entre otros, el exministro de Salud Alejandro Gaviria, la periodista Mabel Lara o el exalcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, ha sido, según aseguró, la "primera fase de un acuerdo nacional" para comenzar a ejecutar su proyecto político.

Se trata de "una confluencia que es parte de esa nación que queremos construir, que se puede entender, que puede dialogar entre sí y que, a pesar de tener diferencias que indiscutiblemente siempre existirán, no se van a matar entre sí.

Así, si gobierno para toda Colombia, promete este gran acuerdo nacional, que asimiló a un acuerdo de paz, para crear un nuevo clima en el país "alejado del sectarismo y del odio que nos ha acompañado en este siglo".

Petro, que proviene de la más férrea oposición a los gobiernos derechistas de Álvaro Uribe (2002-2010) y de la izquierda, se presenta a la Presidencia en un proyecto que ha buscado alejar de esas posiciones para fomentar la conciliación con otro tipo de fuerzas. Levanta pasiones con un discurso rupturista centrado en la lucha contra la corrupción, y convertirse así en el primer presidente de izquierdas.

El triunfo de Gustavo Petro en Colombia, un país tradicionalmente conservador, llega con una posible nueva ola de gobiernos con tendencia izquierdista en la región. Si bien las últimas elecciones latinoamericanas han evidenciado el éxito de candidatos de corte progresista, los gobernantes, aunados bajo una generosa definición de izquierda, presentan diferencias en sus modelos y enfrentan realidades muy diversas, que reducen sus márgenes de maniobra.

La llegada de Gustavo Petro a la Presidencia de Colombia volvió a poner la lupa en un fenómeno reciente en América Latina: un nuevo giro de los electores hacia gobiernos con tendencia de izquierda.

Esta nueva ola inició con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en México, en 2018. Y detrás de él se fueron sumando Alberto Fernández (2019) en Argentina, Luis Abinader (2020) en República Dominicana, Luis Arce (2020) en Bolivia, Pedro Castillo (2021) en Perú, Xiomara Castro (2021) en Honduras y Gabriel Boric (2021) en Chile. El panorama podría ampliarse a finales de 2022 si Luiz Inácio 'Lula' da Silva se impone en las elecciones presidenciales de Brasil.

Si de diferenciar conceptos y realidades se trata, también cabe remarcar los diversos momentos que atraviesan estos nuevos líderes izquierdistas. Los problemas estructurales de pobreza, desigualdad y carencias en sectores clave como la educación y la salud . De estos paises, reducen el margen de maniobra de los gobernantes. Un panorama que puede servir de advertencia para Gustavo Petro en Colombia, el último en sumarse a la nueva ola izquierdista de América Latina.

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 453 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: