En Chile después de la elección presidencial el gran empresariado conserva el poder

Los frutos para la humanidad dependen del adn en la raíz del edificio

Los chilenos no se abren todavía a un ideario diferente de la socialdemocracia y el neoliberalismo.

La derecha demo/golpista perdió solo la presidencia. El candidato fascistoide logró importantes 44% de los votos, cuenta con la mitad del senado y algo menos en la cámara de diputados. Los magnates dominan las finanzas, la producción, el empleo, el funcionariado militar, judicial, periodístico. Estados Unidos y sus socios intervienen decisivamente en las políticas fundamentales. Hechos.

"Para mí, el aspecto (constitucional) más importante es la defensa de la libertad económica y la propiedad privada". Juan A. Fontaine, exministro de Piñera, El Mercurio

El presidente electo firmó junto al partido comunista un programa de reformas duras siendo un político de centro. No ejerce aún pero su lenguaje después del triunfo ha evitado la confrontación que acompaña normalmente los cambios fuertes. Se compromete a gobernar para todos, ante miles de partidarios nombra con agradecimiento al candidato del fascismo y evita el de Allende. No habla del neoliberalismo ni imperialismo; condena el gobierno de Nicaragua; conversa para sumar dos partidos que sostienen el modelo de poder de la dictadura. Aseguró que no pauteará un modelo de país a los constituyentes.

"La Convención va más allá de la coyuntura, nosotros hemos manifestado que respetamos plenamente la autonomía de la Convención e institucionalmente nos ponemos a disposición para su mejor funcionamiento". Boric, presidente electo, Pauta

El relato ganador de la presidencia no lleva al pueblo una línea de política internacional a seguir en el cuadro mundial.

El Papa Francisco advirtió que el mundo se está volviendo tan insensible a las crisis y el sufrimiento que ahora están sucediendo sin apenas ser notados. BBC

Es posible que el gobierno elegido sea exitoso y logre beneficios socialdemócratas para el grueso de la población.

El problema es que se necesita objetivamente salir de la conducción insostenible de los grandes propietarios internos y externos que deciden sobre el agotamiento de recursos naturales finitos para realizar el productivismo/consumismo lucrativo que colapsará.

Chile no tiene un discurso masivo de propuesta de nuevo modo de producción y consumo, de construcción necesaria de una nueva civilización. El de las elecciones y la realidad diaria social es conservador y seguirá siéndolo si no hay alternativa.

Un resultado electoral es bueno o malo según el objetivo nacional/mundial que se persiga.

Por una civilización sostenible decrecida solidaria

Mientras no haya partidos y movimientos civilizatorios todos ellos como sus seguidores son conservadores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1075 veces.



Rómulo Pardo Silva


Visite el perfil de Rómulo Pardo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI