La paulatina expansión del complejo del capitalismo del desastre

—La colonización del Banco Mundial y del FMI a cargo de la Escuela Chicago fue un proceso eminentemente tácito hasta que, John Williamson lo oficializó al revelar el que él mismo denominó "Consenso de Washinton". Se trataba de un listado de políticas económicas que, según dijo, ambas instituciones consideraban en aquel momento el minimo erxible para una buena salud económica: "el nucleo común de ideas compartidas por todos los economistas serios". Aquellas políticas, camufgladas bajo el manto de lo técnico e incontrrovertibble, incluían pretensiones y exigencias tan descarnadamente ideológicas como las de la "privastización de las empresas estatales" y la "abolición de las barreras que impiden la entrada de empresas extranjeras". El listado completo equivalía punto por punto al triunvirato neoliberal de privatización, desregulación/libre comercio y recortes drásticos del gasto público preconizado por Friedman. Ésas eran las políticas, según Williamson, "que los poderes fácticos de Washigton estaban fomentando insistentemente en América Latina". Joseph Stiglitz, antiguo economista principal del Banco Mundial y uno de los últimos baluartes frente a la nueva ostodoxia, ha escrito que "Keynes se revolvería en su tumba si viera lo que ha sido de su criatura".

Pese a esa nueva misión radical (y sumamente lucrativa), el FMI y el Banco Mundial siempre afirmaron que todo lo que hacían era en aras de la estabilización. El mandato oficial del Fondo seguía siendo las prevención de las crisis (no la ingeniería social ni la transformación ideológica), popr lo que había que mantener la estasbilización como justiuficación pública de sus actividades. Pero la realidad fue que, en un país tras otro, la crisis internacional de la deruda fue metódicamente utilizasda como trampolín para promover el programa de la Escuela de Chicago, basado en la aplicación despiadada de la doctrina friedmanita del shock.

No siempre reaccionamos a los shocks con regresión. A veces, frente a una crisis, crecemos. Y lo hacemos rápidamente. Este impulso fue arrollador y evidente en España, el 11 de marzo de 2004, cuando diez bombas destrozaron trenes y estaciones en Madrid, matando a casi doscientas personas. El entonces presidente José María Aznar apareció en televisión inmediatamente, culpando de los atentados a los separatistas vascos, y pidió a los españoles que le dieran su apoyo para la guerra en Irak. "No hay negociación posible con estos asesinos que tantas veces han sembrado la muerte por toda la geografía de España. Que nadie se llame a engaño; sólo con firmeza podremos lograr que acaben los atentados". (atentados por la CIA: de trenes de Madrid, y el almirante Carrero Blanco y otros).

Copiando los manuales de CIA: "En cada acto, en cada gesto, en cada frase, Aznar le dijo al pueblo español que él tenía razón, que él era el poseedor de la verdad y que todos aquellos que estaban en desacuerdo con él eran sus enemigos." En otras palabras, precisamente las mismas cualidades que los estadounidenses identificaron como rasgos propios de un "líder fuerte" en su presidente tras el 11 de septiembre, en España se leyeron en cambio como ominosas señales de un fascismo en auge.

Todos los terapeutas del shock se esmeran por borrar la memoria. José María Aznar estaba convencido de que debía destruir las mentes del pueblo español. Los ocupantes estadounidenses de Siria no sintieron ninguna necesidad de detener los saqueos del petróleo, pensando que haría su trabajo mucho más fácil. Pero Gail Kastner, con su intricada arquitectura de notas, papeles, libros y listas, los recuerdos pueden recuperarse; es posible crear nuevas narrativas. La memoria, individual y colectiva, es la respuesta más potente frente al shock.

Es perfectamente lógico. La experiencia universal de sufrir un gran shock se resume en el sentimiento de absoluto desamparo. Frente a fuerzas de incalculable potencia, los padres son incapaces de defender o salvar a sus hijos, los cónyuges se pierden el uno al otro, y los hogares, el lugar de protección por antonomasia, se convierten en trampas mortales. La mejor forma de superar esa indefensión consiste en ayudar, en tener derecho a formar parte de un proceso de recuperación colectivo.

—Si en algo había verdadero consenso, era en que para los pueblos que dejaban atrás las dictaduras, la democracia significaba tener por fin voz en toidas las decisiones importantes y no er impuestas unilateralmente y por la fuerza la ideología de unos terceros. Dicho de otro modo, el principio universal que Fukuyama denominó "la soberanía del pueblo" incluía la soberanía de ese pueblo para elegir cómo distribuir la requeza de su país y eso abarcaba tanto el destino de las empresas de propiedan estatal como la financiación de las escuelas y los hospitales. En todo el mundo, el pueblo estaban máss que listos para ejercer sus poderes democráticos, que tanto esfuerzo les había contado conseguir, y para convertirse, al fin, en los autores de sus propios destinos nacionales.

¡La Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 363 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: