La victoria de Luis Arce en Bolivia significa una derrota más para el gobierno de Trump

«Vamos a recuperar la economía y reconducir nuestro programa sin odio», puntualizó el presidente electo boliviano. Luis Arce luego de derrotar al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro. Al ultraconservador Grupo de Lima, Mario Vargas Llosa, junto a Donald Trump.

La vetusta y desprestigiada entidad y su secretario general, Luis Almagro, propiciaron el golpe de Estado de octubre de 2019, en complicidad con el gobierno estadounidense de DonLa aluvional victoria electoral del socialista Luis Arce en Bolivia dejó un rastro de derrotados entre los que, por la magnitud del revés sufrido, destaca nítidamente la Organización de Estados

Americanos (OEA). ultraconservador Grupo de Lima y a los operadores mediáticos del neoliberalismo como el afamado escritor peruano Mario Vargas Llosa, junto a Donald Trump.

Crearon el clima para la asonada con un informe y comentarios de los miembros de la misión que Almagro envió a observar las elecciones del año pasado, sobre supuestas irregularidades, tan inconsistentes que ni siquiera incluían la palabra fraude, la que usó el secretario general para encender la hoguera golpista.

De esa manera entroniza un gobierno de facto que sofocó a sangre y fuego protestas populares de rechazo, sin que la OEA, supuesta defensora de la democracia, levantara siquiera las cejas.

Almagro tampoco dijo nada frente a los evidentes intentos de la jefa del régimen, Jeanine Áñez, de prorrogarse y hasta presentarse como candidata y a las maniobras que usó para postergar los comicios que debieron realizarse en mayo de este año.

Las elecciones se lograron con la movilización popular, también reprimida por el gobierno engendrado por la OEA y sus cómplices internos 'centristas', sin que dijera nada Almagro, que reacciona histéricamente cuando un gobierno progresista denuncia alguna ilegalidad de los opositores.

Después de un vergonzoso alargue para dar los resultados extraoficiales por parte de la dictadura de Añez y su Tribunal Supremo Electoral, finalmente a la una de la madrugada, se conocieron esos datos. Así, Lucho Arce y David Choquehuanca serán los próximos presidente y vice de Bolivia. el derechista Carlos Mesa, quedó con un 31,5% y el fascista Fernando Camacho solo obtuvo un 14,5%.

Al gobierno de facto no le sirvió de nada militarizar el país como lo hizo durante todos estos días, ni tampoco el comportamiento provocador y violento del ministro Murillo, quien no solo hizo perseguir hasta la saciedad a dirigentes y militantes del MAS, sino que también prácticamente acusó de «subversivos» y «zurditos» a gran parte de los observadores electorales. Todo se derrumbó para estos asesinos del pueblo de Sacaba y Senkata. A la luz de estos resultados lo que les queda es huir en helicóptero, como hizo en su momento un oscuro mandatario argentino, o prepararse para que la nueva justicia les haga pagar por sus crímenes de lesa humanidad.

Lo cierto es que el binomio ganador lo tendrá difícil por el estado de completo desastre que la dictadura deja al país, pero el paso más duro ya se ha dado, y es que a través del voto se ha conseguido derrocar a una cruel y corrupta dictadura. Eso es lo que el pueblo boliviano ha comprendido muy bien y por eso en la madrugada muchos salieron a festejar allí y también en toda la diáspora donde viven miles de bolivianos y bolivianas.

El presidente electo del candidato presidencial por el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Bolivia, Luis Arce, se pronunció tras conocer los resultados de boca de urnas que lo dan como ganador de las elecciones con el 52.4 por ciento de los votos.

«Conocidos los resultados queremos agradecer al pueblo boliviano (…) agradecemos a toda nuestra militancia, hemos dado pasos importantes, hemos recuperado la democracia y la esperanza», expresó Arce.

Asimismo, ratificó su compromiso por cumplir las promesas de campaña, «nuestro compromiso es de trabajar, de llevar adelante nuestro programa. Vamos a gobernar para todos los bolivianos. Vamos a construir la unidad de nuestro país», agregó.

«Vamos a recuperar la economía del país. Tenemos la obligación de reconducir nuestro proceso de cambio sin odio, aprendiendo y superando nuestros errores», puntualizó Luis Arce.

El nuevo jefe de Estado agradeció a la comunidad internacional por acompañar el proceso electoral que se había desarrollado con mucha polarización y expectativa, «agradezco a los observadores que han tenido la gentileza de venir a nuestra casa y escuchar nuestras preocupaciones por cómo se estaba desarrollando el sistema electoral», añadió.

«Los resultados demuestran que el pueblo es sabio y vamos a responder con todas las expectativas», concluyó el presidente electo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 649 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: