Diferencias claras entre Putin y Trump

El proceder de las naciones, indistintamente si son capitalistas, socialistas o comunistas, por lo general vienen sustentado en la conducta que asumen cada uno de sus gobernantes, por cuanto son ellos los que reflejan si son personas buenas o malas.

En el caso de Rusia y EE.UU es evidente que ambas naciones asumen comportamientos distintos ante el resto del mundo, por ello hoy daremos a conocer, de acuerdo a nuestra percepción, el comportamiento de Vladimir Putin y el de Donald Trump, el primero representando al país euroasiático y el segundo al coloso de América.

A Trump, por lo general, desde que fue electo presidente, e incluso, antes de que esto ocurriera, siempre lo hemos visto con una postura arrogante, lo cual hace que se vea odioso, petulante, más cuando asume actitudes humillantes en perjuicio de otras naciones, por lo general, vulnerables y en minusvalía, como es el caso de Venezuela.

A Putin, por el contrario, se percibe jovial, afable, comedido, integrador y en ningún momento se le ha denotado arrogancia, a pesar que su país ha venido logrando importantes avances y triunfos a nivel militar y científico.

A Trump, incluso, a principio de su gobierno, se le vio hostigar y humillar a numerosos mexicanos que fueron detenidos con sus niños en la frontera, al extremo que se vanagloriaba de que fueran encerrados en jaulas, como propias hienas o fieras.

Al presidente Putin, por el contrario, nadie lo ha visto promoviendo amenazas hacia otras naciones, por el contrario promueve a diario la solidaridad, el entendimiento, aboga por la paz y la reconciliación y ofrece apoyo a las naciones víctimas del imperio.

Trump, a diario, muy por el contrario, amenaza con borrar del mapa a las naciones que le son adversas, sin importarle incluso el futuro de la humanidad. Por ello lo vimos retirarse del Tratado de París que busca preservar el medio ambiente y salvar a la tierra de la depredación del hombre.

Putín, cuando desea entablar relaciones comerciales con otras naciones, actúa como todo un caballero que desea conquistar a una mujer bonita, mientras Trump le pide, como todo un patán, que vaya con él a la cama a la fuerza y bajo amenazas.

Trump con su prepotencia y haciendo uso de medidas coercitivas y de la fuerza desea mantener la hegemonía del imperio sobre toda América Latina, incluso desea dominar al mundo, mientras Putin utiliza la diplomacia y el carisma para llegar a establecer importantes acuerdos que favorezcan, en igualdad de condiciones, a su nación y a su nuevo aliado.

Por igual vemos que mientras Putin permite que mucha de la tecnología de su país sea traslada a otras naciones, Trump por el contrario chantajea a los países con los cuales tiene relaciones comerciales al negarles el acceso a los repuestos e insumos.

El mundo sabe también que mientras Trump promueve el consumo de drogas y el uso libre de las armas en su país, para satisfacer a las grandes corporaciones armamentistas, alienta además la xenofobia, mientras Putin en Rusia combate con energía al narcotráfico y se opone a que los niños sean contaminados por la homosexualidad.

No hay duda que entre Putín y Trump hay una gran diferencia. El primero goza de moral y es un ciudadano inteligente, comedido, respetuoso, apegados a las leyes, mientras que el segundo es un mentiroso, charlatán, ofensivo, falta de escrúpulos, que hace uso de su poder para pasarle por encima a las normas y a los tratados internacionales.

Por cierto, mientras Putin anuncia que su país ha logrado la vacuna contra el Covid-19 y la pone a disposición del mundo, sin egoísmo y sin jactancia o vanidad, Trump por el contrario anuncia mayores sanciones en contra de Venezuela, hacia la propia Rusia y China, y trata de desacreditar el logro científico, que viene a darle una esperanza a la humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 570 veces.



Italo Urdaneta

Periodista, historiador y profesor universitario

 italourdaneta@gmail.com

Visite el perfil de Italo Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: