La motivación buscada por un profano

En mi realidad diaria, incluso dentro de la realidad-confinamiento, como un pintor cubista o surrealista, poca atención presto a lo superficial y a lo evidente. Además, no me interesan las personas en sí mismas más allá de cumplir la cortesía elemental, y tampoco los pormenores de la sociedad como noticia, ni la política excepto cuando promueve un cambio que ya se ha consolidado. Pero no sólo no me interesan los propósitos de los gobiernos ni las promesas de la oposición, tampoco las deliberaciones puesto que no puedo influir en ellas. Suelo estar a lo mío, si bien "lo mío" atiende a todo lo que concierne a la colectividad, pero a distancia. Una paradoja ésta que comprende bien el anarquista que no siente la libertad propia si no la comparte con todos, y también las almas sensitivas y prudentes que se identifican con el pueblo pero desconfían de la sociedad humana y de los poderes que la manejan. Pero, si por el grado de importancia de lo que sucede me llaman la atención las personas y los personajes, no será por lo que me cuentan o por lo que presencio sino por lo que adivino que ha ocurrido o está ocurriendo entre bastidores. Entonces es cuando se activa en mí la necesidad de encontrar la explicación.

Pues bien, más o menos esto es lo que ocurre en la situación que ha provocado este maldito virus. No me convence el origen oficial del mismo. No me han convencido la aparatosidad de que se ha rodeado su irrupción en España, por muchas muertes que ocasione. No me convencen las medidas adoptadas. Por ahí es por donde, enseguida, ya en el confinamiento, me asaltó la alarma. No la alarma que proviene del virus ni la que se apresuraron a activar los medios, sino la alarma de lo que entreveía tras el revuelo mundial: una situación que se encamina a la atmósfera del 1984 de George Orwell. En España, el relato desorbitado, una hora tras otra, un día tras otro, de los medios de comunicación, inmediatamente y en todo caso, me produjeron la impresión de un sensacionalismo miserable. Pues a mi juicio lo que correspondía era una serena reacción de los medios frente a la calamidad, y no contar los muertos con esa inmediatez y pareciendo que lo hacían con un ábaco; como si fueran mercancía. Aquella manera de dar la voz de alarma me pareció tan inapropiada. como contraproducente. Pues la reacción de las masas en cada hogar camino del centro de Salud a la primera tos o el primer estornudo, habría de ser una gravísima perturbación para la asistencia clínica. Como así fue. Por otra parte, una de dos, o recibieron los medios instrucciones del gobierno para actuar precisamente así, o era la lujuria de atraer audiencia la que les dictaba actuar de una manera irresponsable. Si esto fue lo que les movió fue una prueba más del escaso prestigio de los medios españoles. En el otro caso, podrían estos haber recibido del gobierno una consigna para actuar como lo hacían, en sinergia con los demás países de occidente para los fines que algunos o muchos vemos al final del túnel...

Todo ello despertó en mí de nuevo (son ya muchas las situaciones en las que siento vergüenza ajena y propia) la repulsa de verme en una sociedad inmadura, con unos dirigentes unas veces ladrones durante muchos años, otras veces débiles frente a ellos, otras renegados de su ideología originaria y otras francamente incompetentes. Y en la fase que atravesamos, una oposición miserable, falta de mesura y sentido de Estado, insensata, incapaz de esperar al término del confinamiento. Y entre todo ello, unos medios de comunicación siempre al sol que más calienta, amarillistas, imprudentes, oportunistas, siempre ágiles en sacar partido de lo irrisorio, de la miseria, de la estridencia y del escándalo. Eso, cuando no son ellos los que los provocan. Luego me fijo en las medidas drásticas adoptadas por el gobierno para hacer frente a tan dramático trance, y veo que sin solución de continuidad no hace concesión alguna, al menos por un periodo de tiempo, a la lógica de la responsabilidad de la ciudadanía; una ciudadanía bisoña todavía después de 40 años, acostumbrada a la tutela y al mandato desde la dictadura, ahora tratada como si, a diferencia de los demás países europeos de primera fila, fuese absolutamente irresponsable: presa fácil para el autoritarismo de presente preparatorio del futuro. Por esto, aún sabiendo la índole de mi sociedad, el escaso nivel de la política y de la mayoría de los políticos, las cortas miras de los gobiernos y el productivismo extremo de los medios de comunicación privados, me pareció muy extraño el comportamiento institucional. Unas medidas que se escudaban en expertos que a su vez, al compás de los contagios y fallecimientos han dejado mucho que desear, sobrepasados quizá por la proteica naturaleza del virus, pero en todo caso mostrándose enseguida deseosos de probar su idoneidad con instrucciones a la población poco pensadas y a menudo contradictorias. Desde luego la sobreactuación escénica inicial sobraba. Y creo que sigue sobrando. Dado mi carácter y a pesar de que la falta de serenidad en el español es un rasgo que me resulta familiar, me superó. Todo esto es lo que empezó a despertar en mí una profunda desconfianza en las verdaderas causas de un trance que ha entrado en la Historia de esta civilización que se derrumba. Veremos cómo evolucionan los hechos. Pero, aparte las consecuencias catastróficas para la economía de una gran parte de la población española, la amenaza de una dictadura universal vaticinada no sólo en la ficción por Orwell sino también por la ciencia de Spengler y de Toynbee, sobrevuela por encima de nuestras cabezas y se interna en nuestro espíritu apocado.

Desde luego si el sistema económico, ya agotado, ha deseado reinventarse, no tendría más remedio que recurrir a procedimientos como éste para de alguna forma someter a la población al estado psicológico propicio; quizá ninguno mejor, por perverso que sea, como para paralizarla por el miedo al contagio. Para semejante guerra y semejante plan, tan necesario como perverso, ninguna operación más eficaz que diseminar un virus que cause el pavor y la docilidad adecuada para, a partir de ahí, evitar las aglomeraciones, las manifestaciones y las concentraciones humanas no previamente controladas…

Aunque el proceso tenga un desarrollo y no se compruebe de una manera inmediata, ya he encontrado la motivación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 559 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus