"Cuando todo se privatice, estaremos privados de todo"

Auxiliooooo, llamen a los bomberossss

Los enfermos del coronavirus no están solos. Más enfermo está el sistema capitalista. Vivirá más, pero menos de lo que desean sus beneficiados. Es un sistema tan destructivo, que se está autodestruyendo. EL ES INSOSTENIBLE EN EL TIEMPO. Para el neoliberalismo, la salud es una mercancía.

Los defectos del capitalismo, arrecian contra los más débiles: la clase trabajadora, la que come mal, duerme mal, vive mal. Que carece de todo, hasta de esperanzas. Los pobres “pagan los platos rotos”. Este sistema es bueno para pocos, es excluyente. Los beneficiados, además de las mieles, piden el paraíso. Una minoría lo logra. La muerte de ancianos por éste virus, no es solo por sus naturales debilidades biológicas, también lo es, por la inexistencia de un sólido sistema de salud pública. El neoliberalismo destruye la salud pública: la privatiza. Si un gobierno quiere y debe invertir por ejemplo en salud pública, los neoliberales le sacarán su tarjeta roja: “disciplina fiscal”.

La lógica del capital es la de la mayor ganancia, y si es en menor tiempo mejor. Esta lógica es anti ética. La voracidad en la agroindustria, es cruel para sus usuarios. Cuánto daño a la naturaleza, cuánto a las especies animales, y cuánto a los humanos, lo que nos expone y predispone a adversidades. Es un asunto de clase. La pobreza como fatalidad terrible. LA SANA ALIMENTACIÓN, ES LA MEJOR PREVENCIÓN CONTRA ENFERMEDADES. Pero es un asunto de clases. Salud, es algo más que no estar enfermo.

Las políticas del neoliberalismo son salvajes y bárbaras. Nos enseñan que la competencia conduce al éxito, por esto, el Estado disque no tiene responsabilidades con sus ciudadanos. Lo que nos ocurra, depende de nuestras vulnerabilidades, que son obvias. EL LEVIATAN ES SU SÍMBOLO. Las diferencias en el consumo, aumenta las diferencias sociales, y viceversa. NO ES SOLO CRISIS SANITARIA LA QUE HOY TENEMOS, SE TRATA DE UNA CRISIS ESTRUCTURAL DEL MODELO CAPITALISTA. “Nadie está mirando a Washington hoy para buscar soluciones a la crisis”. Se desvanecen poderes.

Las características declinantes del modelo capitalista, son evidentes y mesurables: Caída del PIB. Contracción económica (EU 12% y Europa el 18%). Fuga de capitales. Recesión económica. Crecimiento de las deudas públicas externas. Déficits fiscal. Aumento del desempleo y del subempleo. Guerras permanentes. Destrucción de salarios. Menos consumo más hambre y pobreza. Deuda externa por encima de su capacidad productiva. Pérdida de mercados. Huelgas y protestas. Agotamiento de la minería y los suelos agrícolas por su devastación. Contaminación de ríos, lagos, mares y océanos. Aumento de desiertos por destrucción de selvas. Enfermedades producto de la contaminación. Especulación comercial. Capital ficticio. Tasa de beneficio en caída. Burbujas crediticias. Aumento de endeudamientos. Tasa nocturna entre bancos hasta el 10%. Más de 250 billones de dólares es la deuda planetaria. Es mayor que su producción actual. MÁS DE UN AÑO ADVIRTIENDOLO: LA RECESIÓN. Cuando las contradicciones del sistema se agudizan, el capital suele recurrir al expediente de los chovinismos; por aquí se puede filtrar el fascismo. “HAY QUE EDUCAR A LAS MASAS” Rosa Luxemburgo

El sistema se descompone, el Bancos Central europeo y La Reserva Federal de los Estados Unidos, no paran de transferir sumas descomunales de dinero a bancos y empresas privadas, para proteger a los “afectados” empresarios. NO hay dinero para la salud pública, pero sobra para salvar al capital. El virus ESTÁ paralizando parte importante de la economía, es posible afirmar, que el virus vino con la RECESIÓN ECONÓMICA PLANETARIA. MEJOR AÚN, QUE LAS POLITICAS PRIVADAS DEL CAPITAL LO TRAJERON. El Banco Central europeo, autoriza a sus países miembros a aumentar sus presupuestos. Se busca socorrer el mercado, estimulando el consumo. ¿Volverá Keynes? Los neoliberales lo habían desterrado. En Venezuela, los últimos 20 años, hemos tenido en las políticas económicas oficiales, una mezcla de varias doctrinas. Un arroz con mango.

La pandemia del virus desnuda al capital, hace visibles sus miserias, su falta de humanismo, de ética, de moral, de condición humana. Su norte es hacer más dinero. Ya lo estamos viendo: laboratorios y farmacias, haciendo tremendos negocios con el dolor humano. Las empresas Johnson y Johnson, la Pfizer, Proter y Gambler, Roche y Amazon, compitiendo no para salvar vidas, sino para encontrar el fármaco, que les dará millones de dólares de ganancias. La trasnacional norteamericana de medicamentos, GILEAD SCIENCES, recibió millones de dólares de su gobierno para investigación científica, produjo el antiviral SOFOSBUVIN para la hepatitis B, QUE ES DE SU ESCLUSIVO MONOPOILIO y vende a 1000 DÓLARES CADA PASTILLA. En tres años, ha ganado 44 mil millones de dólares. El negocio no es curar, es LA ADICIÓN AL PRODUCTO.

“La burguesía no puede existir sin constantemente revolucionar los instrumentos de producción…La necesidad de un mercado, lleva a la burguesía a extenderse por toda la superficie del planeta” Marx. Las contradicciones dialécticas, como la que hoy vivimos, sacan a flote las cloacas de éste sistema. Por esto, tengamos claro, que los “Decretos” oficiales, si no tocan el fondo del problema, es decir, las raíces del capital, no sacaremos beneficios revolucionarios de ésta crisis. En fin de cuentas, de manera calculada, los maltusianos que son dueños del mundo, planifican matar en masas: guerras y contaminaciones. Los pobres estorban y si son viejos más.

“El sistema (de salud de los Estados Unidos), no está realmente adaptado a nuestras necesidades actuales” afirmó el Dr. Anthony Fauci. Director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de aquel país. El Dr. español Fernando González Geriatra, dijo a la prensa:”Solo nos acordamos de las ciencias cuando truena”. Los pobres carecen de todo: de vivienda, escuela, deporte, alimentos, agua, vejez digna y por supuesto siempre, desde que nacen, carecen de salud, están expuestos a todo. Los gobiernos neoliberales entregan los servicios públicos al capital, para su privatización. Un ejemplo, el huracán Iván que azotó a Cuba el año pasado, llegó a tener una velocidad de más de 150 km, la misma que tuvo el huracán Caterina que afectó severamente a Florida, Luisiana y Misisipi. Cuba no tuvo ni muertos ni desaparecidos, Estados Unidos 1836 muertos y 135 desaparecidos. SE TRATA DE POLITICAS PÚBLICAS, VERDADERAMENTE PÚBLICAS, A FAVOR DE LOS CIUDADANOS. Cuando la verdad sale a flote, ahora la llaman “CISNE NEGRO”. La Dr. Alicia Bárcenas Secretaria General de La C.E.P.A.L. pronosticó, que el corona virus, puede dejar más de 220 millones de pobres en América Latina. SOLO UNA VERDADERA REVOLUCIÓN POPULAR, PUEDE DETENER ESTA LOCURA. “Me rebelo luego existo” A. Camus.

Los muy cínicos neoliberales piden más, son insaciables: más desprotección a los trabajadores. Más apertura de mercados externos. Liberar todos los precios. Mermar al máximo cargas impositivas y arancelarias. Reducción de gastos públicos. Crecimiento de la producción privada. Fomento del Estado a las iniciativas privadas: exoneraciones, desgravámenes, préstamos a bajo interés o sin él, y privatizaciones. QUIEREN MÁS MERCADO Y MENOS GOBIERNO. HASTA EL PROXIMO SABADO.

NOTA: EN UN MICRO CHIP CONECTADO A TODOS LOS SERVICIOS PÚBLICOS Y PRIVADOS DE SALUD, PUEDE ESTAR NUESTRA HISTORIA MÉDICA.

CHINA Y CUBA MERECEN EL NOBEL DE MEDICINA.

EN LA IZQUIERDA, DEBATE HACIA ADENTRO, COMBATE HACIA AFUERA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 669 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Economía