¿El Prologo de la Tercera?

El General Valery Gerasimov, jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la Federación rusa que visitó recientemente las fronteras de Rusia concluyó que las grandes maniobras que los países de la OTAN realizan al otro lado de la frontera son indicio de que Washington y sus vasallos preparan un gran ataque.

En un informe a los agregados militares extranjeros Gerasimov les dijo que a juzgar por la escala del material ofensivo acumulado en la frontera con el pretexto de las maniobras y por la cantidad de tropas involucradas no tiene duda de que Washington prepara una ofensiva.

Si a eso se añade que el Secretario de Defensa de Estados Unidos Mark Esper, acaba de anunciar que Estados Unidos está dispuesto a ser el primero en hacer uso de armas nucleares de bajo rendimiento, aún en un enfrentamiento con armamento convencional; a eso se añade el hecho de que Washington se niega a negociar un nuevo tratado START sobre el emplazamiento en Europa de armas nucleares de alcance limitado. Para colmo en las últimas maniobras norteamericanas, sobre un hipotético contendor nuclear donde para no herir susceptibilidades siempre denomina al adversario con un apelativo neutro o un nombre ficticio, como azul o rojo, esta vez el adversario se llamo sin ambages Rusia.

Hay que encuadrar dentro de esos parámetros referenciales la invasión turca de la provincia siria de Ildib, una invasión para apoyar militarmente a los terroristas asentados allí que combaten contra el gobierno legítimo de Assad en Damasco, para instalar allí un gobierno salafista de intolerancia islámica.

Las fuerzas armadas de Siria se han defendido de un intenso ataque de los terroristas que fue apoyado por artillería, tanques y transportes blindados operados por unidades del ejercito turco que penetró en territorio sirio para impedir la recuperación de la provincia siria de Idleb, fronteriza con Turquia, por parte del ejercito regular sirio.

La fuerza invasora turca sufrió 33 muertos durante el enfrentamiento con el ejercito sirio, probablemente por obra del apoyo que la aviación rusa prestó a las tropas sirias. Es impensable que Erdogan haya invadido a Siria sin el consentimiento de Estados Unidos, porque Turquia es miembro de la OTAN y la alianza atlántica es subalterna de Washington. El riesgo de una confrontación bélica a causa de esa invasión era evidente, porque Rusia es aliada de Siria. Es muy probable que se incurriera en ese riesgo de manera deliberada; para que Turquia, el país invasor al sufrir las primeras bajas invocase el Articulo 5 de la carta de la OTAN, el que compromete a la defensa mutua y solidaria de sus miembros en caso de sufrir una agresión militar, algo que ya invocó su representante turco en Bruselas. Solo que en este caso Turquia es el país agresor; pero ya sabemos cómo maniobra la Secretaria de Estado a la hora de enturbiar las aguas, cuando Washington busca una guerra.

Temo mucho que toda la preparación para un ataque denunciada por el General Gerasimov sea, en efecto, parte de un proyecto de ataque preparado de antemano del cual las desaventuras de la invasión turca al territorio sirio no sea mas que la fricción calculada para que produzca la chispa que de aquel pretexto supuestamente legal que los anglosajones siempre usan para cometer sus crímenes.

El clima financiero del momento es el que suele preceder el desencadenamiento de las guerras mundiales. Son guerras en las que al final los banqueros arruinados de New York y Londres hacen de sus deudas borrón y cuenta nueva. Tal es la base desde hace ya 3 siglos del sistema anglosajón.

Solo que esta vez puede que sea un suicidio colectivo de banqueros de NewYork y Londres. Porque los mejores juguetes y más nuevos los tienen los militares adversarios.

Hay uno llamado Avangard que haciendo mérito a su nombre puede acabar con el juego en un instante, sobre todo si ataca desde el Sur.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 532 veces.



Umberto Mazzei


Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Umberto Mazzei

Umberto Mazzei

Más artículos de este autor