Bolivia: ¡Derrotemos el golpe de estado de la ultraderecha!

¡DERROTEMOS LA CONCILIACIÓN QUE ENTREGA LA RESISTENCIA OBRERA, INDÍGENA Y POPULAR A LAS FUERZAS DEL IMPERIALISMO!

¡POR LA COORDINACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES OBRERAS Y POPULARES PARA LA AUTODEFENSA OBRERA, INDÍGENA, CAMPESINA Y POPULAR CONTRA LAS BANDAS DE LOS COMITÉS CÍVICOS Y LOS CUERPOS REPRESIVOS DEL ESTADO!

EL ACCIONAR GOLPISTA

1.- El pasado 10 de noviembre el presidente Evo Morales anuncia su renuncia al cargo que ostentaba y junto al vicepresidente García Linera parten hacia México.

2.- El día 12 del mismo mes "El ministro de Defensa de Bolivia, Javier Zavaleta López, anunció su renuncia por desacuerdo con los principales líderes de la protesta que derivó en la dimisión de Evo Morales, el expresidente Carlos Mesa y el líder cívico Luis Fernando Camacho, responsables a su juicio de "aumentar el calibre de la represión". –

"¡Compatriotas! Hoy 11 de noviembre del año 2019 renuncio al cargo de ministro de Defensa dejando en claro a Bolivia y el mundo que la voluntad nuestra, la del capitán general de las Fuerzas Armadas y de este ministro fue siempre preservar la institucionalidad de nuestras Fuerzas Armadas al servicio de la población", añadiendo la información: ""Jamás dimos una orden para que nuestros soldados y marineros empuñen un arma contra su pueblo y jamás la daremos. El Estado que construimos es una Bolivia en la que un militar encarar la defensa de su Patria al lado de su pueblo y nunca contra él", enfatizó.

El ministro dimisionario agregó que "por lo tanto, la responsabilidad de volver las armas contra el pueblo será de aquellos que tomaron esta decisión". MOSCÚ (Sputnik) —, lo que muestra una importante fisura existente en los mandos militares bolivianos.

3.- A partir de ese momento es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, general Williams Kaliman, quien asume el mando de las acciones anunciando que los militares si saldrán a las calles a reforzar a la Policía ante la ola de violencia y vandalismo que se fue extendiendo en gran parte del país tras la caída del presidente indígena Evo Morales.

4.- Aunque los militares no asumieron la típica actitud de un golpe de militar, de colocar uno de sus hombres a la cabeza de gobierno, su accionar muestra su papel cuando por un lado piden públicamente la renuncia de Morales y son los que le colocan la banda presidencial a Jeanine Áñez Chávez y por el otro son la fuerza represiva que le impide a los congresistas del MAS entrar al hemiciclo a recuperar los cargos de los diputados renunciantes y salen a reforzar la represión de masas para tratar de garantizar la estabilidad del nuevo gobierno.

5.- Más tarde el ejército permite la entrada de los diputados conciliadores del MAS para reestructurar la junta directiva del Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia. Esto sucede en momentos que el gobierno de facto, que fue nombrado al margen de la legalidad burguesa boliviana, por darse en una Asamblea Nacional sin contar con el quórum reglamentario, estaba destituyendo al propio general Williams Kaliman como jefe del ejército por haber sido incapaz de implementar la orden de sacar las tropas a la calle a aplastar con todo a la resistencia indígena y popular. Y no fue que el general Kalimán no quiso, sino que, de acuerdo a Infobae de Argentina, citado por WSWS en su artículo "Aumenta la resistencia popular al golpe de estado boliviano" su cuerpo de oficiales se mostró contrario a cumplir las órdenes. La fisura mostrada en la renuncia del Ministro de la Defensa, formaba parte de una mayor que invadía a todos los mandos ante el temor que al tratar de cumplir la misma pudiese producir una fractura horizontal entre la base del ejército y la oficialidad tal y como sucedió en Libia y en Siria y se habían producido alguno que otro síntoma en el ejército chileno tras la rebelión del pueblo contra Piñera.

6.- La resistencia de las masas bolivianas al golpe militar de hecho se creció y se mantiene heroicamente en contra de su dirección política. Evo desde su exilio dorado en México llama a sus seguidores a desmovilizarse, a pesar de que las bandas semifascista de los Comités Cívicos junto a las fuerzas policiales y el ejército están imponiendo el terror en las calles. Mientras desde la ciudad del Alto el pueblo trabajador y campesino bajaba a tomar La Paz junto a las milicias de los Ponchos Rojos, la dirección de la COB, que a inicios de la crisis se había sumado al pedido de renuncia del presidente Evo, asumía el llamado a que se depusiera al golpe de estado o de lo contrario en 24 horas convocaría a un Paro Nacional.

LA BURGUESÍA NO TIENE LA FUERZA PARA IMPONER SU ORDEN FACISTA, LAS MASAS NO CUENTAN CON UNA DIRECCIÓN REVOLUCIONARIA PARA DERROTAR EL GOLPISMO

7.- Mientras el pueblo boliviano pone los muertos para tratar de derrotar al golpismo, la dirección del MAS con Evo Morales a la cabeza hacen lo imposible para desarmar políticamente al pueblo y entregarlo manso en manos del golpismo que viene por todo. Con todo y represión las masas de El Alto entran a La Paz y cercan la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, que en manos del MAS ha reestructurado la directiva, pero "legaliza" el golpe, permitiendo que la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez Chávez continúe usurpando el cargo de presidente de Bolivia.

8.- Ya el día 24 de octubre Evo anuncia que está dispuesto a aceptar que la OEA, brazo ejecutor del imperialismo, sea quien audite los resultados electorales, con lo que muestra hasta donde está dispuesto a llegar para mostrar su fidelidad a los dictámenes imperialistas, pues el resultado de dicha auditoría no podía ser otra que la de fraude y así fue. Con todo y esto las masas acrecientan su resistencia al nuevo gobierno de facto, teniendo como puntos álgidos, Cochabanba, La Paz y El Alto.

9.- La ultraderecha se siente tan poderosa ante la actitud conciliadora de Evo Morales y el MAS, que en medio de las negociaciones declaran por voz del ministro de la Presidencia del Gobierno golpista, Jerjes Justiniano que la participación del MAS y sus candidatos en unas elecciones, Evo Morales está vetado y eso siempre y cuando ""Si llegamos a un ámbito de pacificación," Es decir primero el MAS tiene que desmovilizar al pueblo y después podrán participar en las elecciones bajo las condiciones de ellos, los golpistas, pues para ello cuentan con la fuerza del ejército y la policía.

10.- Evo Morales y el MAS están mostrando que están dispuestos a entregar a los representantes del imperialismo norteamericano la capacidad de combate de las masas bolivianas que sin orientación política han sido capaces de fracturar al ejército. Evo hace esto no para negarse a participar en unas nuevas elecciones controladas por la burguesía de Santa Cruz, la OEA y los gringos, sino para evitar que la ola de insurgencia obrera, campesina y popular que recorre América Latina, con Ecuador y Chile como máximos exponentes en nuestro continente, a los que se le suma los trabajadores y pueblos de Puerto Rico, Haití, Honduras y más allá de nuestro continente los de Hong Kong, Bangladesh, Irak, Siria, Líbano, así como al proletariado francés con sus chalecos amarillos y los propios trabajadores norteamericanos representados por los obreros automotrices, del cobre y los educadores. Evo no quiere ser de incentivar la repetición de la Asamblea Popular Boliviana, menos aún de una nueva derrota del ejército a manos del proletariado boliviano como en la década del 50 del siglo pasado; Evo no quiere ser presidente de una Bolivia que nade entre el plan de ajuste que le obligará el FMI y un proletariado, campesinos e indígenas que el combatirían hasta la muerte. Evo se prefiere pasar como un presidente derrocado, para preservarse a futuro como salvador del capitalismo en estas tierras andinas. Por ello plantea que solo regresaría como pacificador y no como presidente o como candidato.

11.- Si el imperialismo yanqui y la burguesía boliviana no pueden aplastar hoy la resistencia, bajo el fuego de las bayonetas, aceptará condiciones para aperturar elecciones con la participación de los candidatos del MAS, así sea permitiendo que un Evo regrese como apaciguador de las masas, tal y como lo ha manifestado. Su cálculo es que, si no las aplasta hoy, las aplastará después de las elecciones y esto como un paso hacia el aplastamiento del proletariado venezolano y nicaragüense, para garantizar la homogeneidad de su "patio trasero" a su lado en su enfrentamiento intercapitalista con China, Rusia y la Unión Europea.

LA VICTORIA SOBRE EL IMPERIALISMO Y LA BURGUESÍA BOLIVIANA Y LOS CONCILIADORES AÚN ES POSIBLE…

12.- Para las fuerzas obreras y populares bolivianas, la victoria contra el golpismo aún es posible, a pesar de las dificilísimas condiciones que les está imponiendo la dirección del MAS con Evo a la cabeza, al pactar con los enemigos del pueblo, cuando bien pudiera pasar a la contraofensiva, partiendo de sus organizaciones como la COB, la Fejuve y las federaciones indígenas regionales. Organizar la resistencia armada contra los organismos represivos del estado partiendo de las milicias de los Ponchos Rojos, de los trabajadores mineros y de la larga experiencia de lucha que tiene el proletariado y pueblo indígena boliviano y así unidos, centralizados y armados con sus milicias, barrer con toda la resistencia burguesa, sembrando las semillas para la expansión de su vitoria al sur y norte del continente.

13.- Entonces la resistencia al golpismo y la victoria total sobre el mismo pasan por organizar la resistencia que se ha venido desarrollando in crescendo desde las organizaciones existentes desde le momento mismo de la renuncia de Evo, y su centralización y fortalecimiento con la convocatoria de un Congreso Nacional de delegados democráticamente electos que se constituyan en una NUEVA ASAMBLEA OBRERA, INDÍGENA Y POPULAR BOLIVIANA, que discuta REVIVAN LAS TESIS DE PULACAYO y constituyan un gobierno obrero campesino y popular, en una Bolivia Socialista.

14.- La victoria total solo será posible instaurando un gobierno que expropie a los expropiadores del pueblo trabajador; que rescate todas las riquezas hoy en manos de las transnacionales y la burguesía nativa; un gobierno que nacionalice el mercado externo y la banca. Que organice su defensa destruyendo el ejército burgués y construyendo un ejército miliciano, donde cada trabajador, campesino e indígena boliviano empuñe un arma y los oficiales sean electos por las bases milicianas; un gobierno que se ubique que su revolución es solo el primer peldaño de la gran revolución latinoamericana y mundial.

15.- la experiencia vivida bajo el gobierno de Evo Morales le muestra al pueblo boliviano latinoamericano y mundial que para impulsar todas estas tareas que constituyan una victoria aplastante sobre el imperialismo y las burguesías nacionales solo es posible si construimos un Partido Socialista Revolucionario de los Trabajadores, sección de una Internacional Leninista de Combate y en esa labor todos los revolucionarios tenemos que abocarnos con todas nuestras fuerzas.

Corriente Socialista Revolucionario – El Topo Obrero



Esta nota ha sido leída aproximadamente 473 veces.



El Topo Obrero


Visite el perfil de El Topo Obrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a284532.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO