Las mentiras del "desarrollo" en el "Tercer Mundo" (I)

"Reírse con presunta suficiencia de las ideas del progreso" G Lukács.

El engaño del "Desarrollo sustentable" se propaga hasta en "la izquierda". El capitalismo destruye a la naturaleza y arruina la vida. Necesita múltiples "explicaciones", justificadoras de sus villanías. Sus "tanques pensantes" mercenarios, de allá y acá, inventan un tinglado de falacias, para explicar sus desastres. Cómplices en la expoliación de nuestros recursos, "desarrollistas", reformistas, socialdemócratas, progresistas y otras especies, inventan y manejan un lenguaje hueco, abstracto, etéreo, no concreto. Explicaciones sobran, pero que no toquen al capital. La historia como evolución, para ocultar la historia dialéctica; las de las contradicciones.

El lenguaje dominante es "pensamiento único". El "desarrollo" capitalista, es industrialización privada; NO ES DESARROLLO SOCIAL. El Estado burgués, usa LOS DINEROS PÚBLICOS, para beneficiar a los "EMPRENDEDORES" privados: Lo público, fagocitado por lo privado. Vienen tiempos dificilísimos para el capital y en particular para los pueblos. China avanza incontenible. Rusia se rearma. La economía europea tiembla. Los Estados Unidos pierden mercados y dominios. Su moneda en picada. Su deuda impagable. "Tigre de papel" armado hasta los dientes. Irán busca el liderazgo del mundo islámico. La India peligrosamente se acerca a Israel. Israel controla la política exterior de USA. Turquía se arma. Arabia Saudí, estimula el terrorismo. América es un polvorín. La miseria crece en el mundo. Los tambores de la guerra, (La Tercera), pueden sonar. "El sistema se hunde".

El lenguaje cómplice es constante: No están dadas las condiciones. No caigamos en provocaciones. No le demos armas al enemigo. Nuestros descendientes se encargarán de la tarea "revolucionaria". Hoy no, mañana sí. La "evolución", el "proceso", "acumular fuerzas", convivencia de clases, "orden, paz y progreso". Mientras, "la procesión va por dentro".

El capital lo tiene muy claro: hacer más capital. Controlan el aparato jurídico y han domesticado al político. La institucionalidad estatal ideologizada e ideologiza. Tienen en su dominio la mayoría de los medios de comunicación, encargados del trabajo ideológico. Han desarrollado una narrativa que evade el origen de los problemas, presentándolos como naturales y temporales.

El capitalismo suele desplazarse donde más conviene a su interés: mano de obra y materias primas abundantes y baratas, moneda nacional devaluada, leyes laborales flexibles, impuestos menores, créditos públicos de fácil acceso, créditos privados a la mano, seguridades jurídicas al capital, liberación de precios, seguridad pública, mercados de capitales seguros, sindicatos controlados, clase política apátrida y gobiernos títeres.

"La ideología legitima la dominación"; desde la ideología, no puede brotar la consciencia, desde las prácticas instrumentales tampoco. La revolución es contra la ideología o no es revolución. El sistema dominante, reproduce sus condiciones y características, por esto, las dificultades para enfrentarlo desde adentro. Comprendamos nuestra realidad, desde nosotros mismos. Una introspección político-económica, nos ayuda. La tarea revolucionaria es una responsabilidad ontológica. No somos capaces de objetivar lo subjetivo.

Los explotadores nos ofertan esperanzas: disque somos países "en vías de desarrollo", "subdesarrollados", "sub capacitados" o "tercer mundista". Progresistas, reformistas y socialdemócratas, se solazan en estas manipulaciones del capital. Es momento de preguntarnos, ¿por qué está avanzando tanto la derecha, particularmente en países con gobiernos socialdemócratas? ¿Por qué la ultra derecha está llegando al poder por la vía electoral? ¿Qué responsabilidad tienen los gobiernos y partidos progresistas, de estas temeridades? ¿Y la izquierda? Se quiere estar bien con dios y el diablo, pero "Fausto" está ganando la pelea.

Si no hubiera ideología, ¿cómo ocultarían los dominadores su dominación? No es posible la consciencia social, desde la ideología. Comprender nuestra realidad, nos lleva a la consciencia. Claro, fetichizada la mercancía, se coloniza todo. De aquí la urgencia de la descolonización. Otros sofistas, suele afirmar que la ideología, es simplemente, un constructo polisémico. De "tenebrosa metafísica" calificó Napoleón a la ideología.

El capitalismo además de destructivo, es terriblemente derrochador. Que un centro comercial en los Estados Unidos, consuma toda la energía de un barrio, urbanización o ciudad nuestra, es un adefesio civilizatorio. Son el 3% de la población del planeta, y consumen el 35% de la energía mundial. Han contaminado el 80% de las aguas terrenales. Buscan apoderarse y privatizar al colosal acuífero Guaraní. Contaminan velozmente flora y fauna. Milenarias montañas desaparecen. Enfermedades viejas y nuevas nos atacan. La medicina estabiliza pero no cura, y está controlada por poderosas trasnacionales. Los alimentos, (la contaminación en la mesa), son mercancías en las Bolsas de Valores. Guerras, invasiones, migraciones, terremotos, tsunamis e inundaciones ya son comunes. ¿Es esto CIVILIZACIÓN?

Desde la "Doctrina Monroe", y su "Destino Manifiesto", su "bandera (su ejército) sigue al dólar". 88 agresiones a otros países lo muestran. Quitan e imponen gobiernos. Que el derecho deje de "organizar" a la sociedad, para que la sociedad organice sus derechos. La etiología del derecho está en la política, no en la jurisprudencia. Comprender y explicar el mundo desde nosotros mismos, no fuera de nosotros. La representación que de él nos hacemos, está en nosotros.

En esta urgente tarea contra-ideológica y descolonizadora, sigue vigente la preocupación de Ludovico Silva: "Está de moda no pensar", del mismo modo que acusaba: hay, "mucha ausencia de Marx en la izquierda". "Estar más cerca de la sangre que de la tinta" pidió Neruda. Yo diría, de las dos. El capitalismo está en una encrucijada estructural. ¿Es o no una oportunidad?

Hemos financiado el desarrollo capitalista del "Primer mundo", a expensas de nuestro nefasto y doloroso atraso. Hoy, "Ni olvidamos ni aprendemos"; seguimos financiando al capital. Se oxigena y emula a un modelo que está quebrado y en retirada. Un modelo destructivo, derrochador: "barbarie o civilización". Satanás que haremos…CONTINUARÁ.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 549 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a281488.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO