España ¿De qué PSOE estamos hablando?

Parece mentira que ahora el PSOE muestre la misma idea de España, de la unidad de España, que la de los dos partidos de la derecha y la del de ultraderecha, éste último la misma cosa que los otros dos pero sin máscara; la misma idea de España que tenía el dictador. Esa idea que, con la mayor contumacia jamás conocida, desde tiempo inmemorial acapararon los dueños virtuales de este país, pretendiendo imitar la unidad francesa, pese a ser España en materia política a Francia lo que es lo vasto respecto a lo refinado o el desperdicio respecto a lo impecable. No hay más que echar un vistazo a la historia de ambas naciones: España no le llega a Francia en este asunto a la altura del zapato. Una idea, la de unidad política, cuya interpretación en libertad maneja varios matices pero que en la práctica sigue siendo la misma rígida franquista de la férrea centralización. Ya sabemos que la comparten los otros tres partidos, pero ya se viene viendo, que de ella participan también el sector más conservador, y por consiguiente menos socialista del PSOE. Lo queda por despejar es si la comparte también el actual presidente del gobierno...

Y digo que parece mentira, no sólo por el alejamiento que supone esa idea de la España plurinacional, idea madre del socialismo fundacional, sino porque la propia Constitución de 1978 vigente posibilita otras opciones relativas a la organización territorial de este país. Su artículo 149, sin ir más lejos, confiere al Estado, es decir, al gobierno, la competencia exclusiva de "autorizar" referéndums. Lo que pone de manifiesto, por un lado, que la celebración del referéndum en absoluto es inconstitucional, y por otro, que la autorización sólo depende de la voluntad política del gobierno de turno y de su ideología.

Todo lo que de dramático y esperpéntico tiene el conflicto catalán, que incluye el hecho de permanecer siete personas en la cárcel preventiva en espera de una abominable sentencia condenatoria después de tres meses de lo que ha parecido un simulacro de juicio "justo", etc, trae su causa de una colosal bellaquería de tres caras. Una es la del "cepillado" del Estatut a cargo del Tribunal Constitucional compuesto básicamente de magistrados formados en el Derecho de la mentalidad franquista de la "una grande y libre". Otra es la de la respuesta sin respuesta del partido de un gobierno con un tal Rajoy al frente, a la solicitud del referéndum del gobierno catalán. Y la otra es la de la saducea maniobra de este mismo Rajoy -saducea por tramposa-, no sólo frente a la población catalana sino también frente a toda la población española, al haberse mostrado favorable al referéndum que luego tácitamente denegó, cuando él en persona se lo exigió estentóreamente en el Congreso en 2008 al presidente Zapatero. El caso es que el PSOE, ese ambiguo PSOE, ahora debe decidir entre secundar la idea de la compactación forzosa de España, es decir, tratar el conflicto catalán como los ultraconservadores, o actuar con valentía por la única salida que sigue siendo el referéndum...

Ellos, los del PSOE, se ufanan de pertenecer a un partido que tiene 140 años. En efecto, el partido fue fundado en 1879 y durante cien años se definió como un partido de clase obrera, socialista y marxista. Sin embargo ha ido dejando por el camino jirones de su ideario. Empezó abandonando explícitamente el marxismo como definición ideológica en 1979 y luego y hasta ahora, empezó a mostrar fragilidad en eso de "ser" un partido de la clase obrera a medida que fue conociéndose el progresivo enriquecimiento de varios de sus líderes. Más tarde, la energía, hasta entonces nacionalizada y punto fundamental del programa de 1979, pasó a manos privadas, entrando a formar parte de las empresas adjudicatarias con retribuciones de escándalo políticos de los dos partidos principales y por tanto también suyos,...

Por todo lo dicho es notorio que el PSOE ha ido alejándose de su ideario de partida, y confluyendo tanto con las ideas económicas y sociales de los partidos de la derecha como con la franquista en lo territorial. Y hasta tal punto me lo parece a mí que, a lo largo de esos 140 años, el cuadro del ideario del partido se ha ido desfigurando tanto como el irreconocible Dorian Grey en el retrato que le hizo Basil Hallward, de la famosa obra de Oscar Wilde...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 395 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a280289.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO