El franquismo avanza

No me extraña...

Con la democracia llegó la ansiada libertad secuestrada durante cuarenta años por la dictadura franquista. Pero luego ha resultado que a lo largo de estos últimos cuarenta, muy pronto multitud de proxenetas empezaron a prostituirla hasta hoy. Proxenetas surgidos en la política, en los medios y en la judicatura, que forman la columna vertebral de la democracia de clase...

Así, desgraciadamente, es cómo se ha ido llegando poco a poco a un profundo desengaño. Al comprobar que al lado del envilecimiento a que esos proxenetas han ido sometiendo a la libertad, aquella falta de libertades públicas, aquella restricción del sexo, aquella imposibilidad de divorciarse, aquella persecución de la homosexualidad, aquella prohibición del juego, aquel protagonismo del catolicismo ultra, aquellos privilegios de los partidarios del dictador... (todo lo que configuraba las condiciones políticas y sociales de la dictadura franquista), no era tan terrible, Por lo menos no lo fue tanto como para que la sociedad española no empiece a preferirlo a un modelo político nefasto que se ha mostrado como una farsa democrática, atravesada por una mentirosa separación de poderes, por una plataforma de enriquecimiento de arribistas que han ido a la política a saquear las arcas públicas, por un futuro para millones de personas sin apenas esperanza, por una sociedad plagada de familias desamparadas y otras desestructuradas, etc.

Cuarenta años sin libertad y otros cuarenta de libertad nominal controlada en su provecho por unos millares de personas, dan mucho de sí para reflexionar y hacer comparaciones. Y en el más venial de los casos, para identificar el síndrome de Estocolmo en millones de personas: ese trastorno psicólogico que aparece en la persona que ha sido secuestrada y que consiste en mostrarse comprensivo y benevolente con la conducta de los secuestradores e identificarse progresivamente con sus ideas, ya sea durante el secuestro o tras ser liberada... Pues al lado de tanto negativo y repudiable de la dictadura, también se recuerda una vida pública sin sobresaltos, seguridad en la calle, expectativas de trabajo para todo el mundo, la posibilidad de formar pronto una familia normal, etc.

Algo parecido de lo que sucede en Rusia. Según las encuestas, más del 50% de los rusos lamentan la desintegración del anterior Estado. El porcentaje de nostálgicos de la URSS es mayor entre las personas mayores de 55 años y los habitantes de zonas rurales, es decir, las categorías de población con una menor protección social. Pero cada vez se van uniendo más jóvenes a los nostálgicos; jóvenes que se encuentran en una buena posición social, totalmente integrados en la sociedad moderna y que no vivieron en la Unión Soviética. Representan aproximadamente el 50% entre las personas jóvenes encuestadas. Esa nostalgia crece junto con el empobrecimiento. Al hablarse de las simpatías hacia la URSS, los encuestados se refieren a las mismas cosas: protección social, Estado fuerte y justicia; un sueldo pequeño pero garantizado, un empleo seguro… En una época de feroz competencia mercantil y laboral, las personas se ven privadas de estas cosas y miran al pasado.

No. No puede sorprender que en España se reavive como una raíz enterrada la nostalgia de muchos millones de españoles y la esperanza de otros tantos millones en una sociedad renaciente. Pues al fin y al cabo, una cosa es la superestructura política de un país que no deja de ser en todo caso convencional, y otra las ventajas que toda dictadura, sea de derechas o sea comunista, con unos trazos bien definidos, dota a sociedades inestables o absolutamente decadentes, como es o parece la española...

Cuarenta años son muchos como para no haber calado hondo en los espíritus los principios generales del movimiento. Y ese partido franquista que avanza a pasos de gigante, a buen seguro los va a actualizar y a capitalizar. Quienes vean esto con temor, ya pueden ir pensando seriamente en cómo actuar y con qué tiempo se cuenta para impedir el avance inexorable del franquismo tardío abanderado por unos iluminados decididos a todo para apropiarse nuevamente del poder político y repartírselo entre unos cuantos. Aunque me temo que ya poco se puede hacer. La suerte está echada. La única baza podría estar en el triunfo de la ideología contraria. Pero ya se ha visto y comprobado también cómo la tenacidad y las argucias rastreras del espíritu franquista, fascista y religioso han afectado a las posibilidades de avanzar de la ultraizquieda, debilitada por su propia ética, por el miedo a sobrepasarse, por un espíritu autocrítico exagerado y por la marcada propensión de cada militante a erigirse en líder...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 388 veces.



Jaime Richart

Antropólogo y jurista.

 richart.jaime@gmail.com      @jjaimerichart

Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a273775.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO