7 GNB heridos y 1 amenazado por la Fiscalía

Esta semana, ha traído una importante noticia para quienes nos pronunciamos por la vigencia de la paz como forma de conducirnos e interrelacionarnos como seres humanos. Anuncian, las Fuerzas Armadas Iraquíes, la derrota y expulsión de la banda terrorista del Estado Islámico de la ciudad de Mosul, la segunda en importancia de dicho país hermano de la OPEP. Hecho, que motivó un Comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de Siria, expresándole su felicitación por tan placentera noticia. Con ello, los gobiernos de Siria e Irak, a los cuales se les ha adosado en gesto solidario los gobiernos de Rusia e Irán, así como las milicias del Hezbolá, derrotan no solo a las bandas terroristas del Estado Islámico sino que, también sufren por dicha derrota, las monarquías de Arabia Saudita y Qatar que financiaron y armaron con tesón esas bandas paramilitares, el gobierno de Erdogan en Turquía, Francia e Inglaterra, y más allá de todas esas cortinas, el Estado Unidos (EEUU), quien en el fondo, vendría a ser el padre de esa bárbara criatura que engendró desde sus laboratorios de la CIA. Toda esa colosal maquinaria de guerra, ha sido derrotada por tan solo dos pequeños países (Siria e Irak), una potencia (Rusia) y una milicia guerrillera (Hezbolá), evidenciando que, cuando los pueblos se unen no hay imperialismo que valga, por más fuerte y bárbaro que sea.

La derrota del Estado Islámico, es una derrota militar a la principal potencia del planeta, el Estado Unidos, quien se repliega a determinados bolsones del territorio sirio e iraquí, bajo el amparo de los Kurdos separatistas. Rusia e Irán, emergen como las potencias líderes, únicas potencias capaces de llevar paz y seguridad a esa región, que por años ha vivido tensiones y confrontaciones militares inducidas por el Estado Unidos, quien mediante su estrategia del "Caos Constructivo", ha intentado redefinir el mapa territorial del Oriente Medio según sus intereses geopolíticos y garantía de suministro energético. Lejos de conseguir sus objetivos, el Oriente Medio se ha convertido en la tumba de lo que fuera durante más de un siglo, la principal potencia planetaria conocida en toda nuestra historia y también, la más bárbara y criminal: el Estado Unidos. Ahora bien, una hiena herida como esa no es cosa para estar desprevenidos y haciendo fiestas o celebraciones. Cualquier cosa pudiera acontecerle a los países y pueblos amenazados por los intereses que maneja esa potencia. En el caso de Venezuela, es conocido por todas y todos, que desde el gobierno Obama se nos ha colocado como una "amenaza inusual y extraordinaria" para sus intereses en esta parte del planeta y desde entonces, nuestro país es objeto de una guerra no convencional en diversidad de frentes: económico, político, financiero, mediático y más recientemente, desde abril, confrontación abierta no solo en el terreno militar sino institucional, al incorporarse como fuerza de choque a la Fiscalía General de la República, que viene a suplantar a la ineficaz Asamblea Nacional, inutilizada como se encuentra. El propósito de las fuerzas civiles de la oposiMUD, se ha hecho público en un foro realizado en Miami por el diputado Juan Requesens, quien explicó en detalle el plan imperialista contra Venezuela y que consiste, ni más ni menos, de una fase de extrema violencia, como la actual, después de la cual, debe sobrevenir la intervención extranjera. Ya antes, el propio gobierno imperialista del Estado Unidos, anunció su deseo de que fuera ejecutado por gobiernos aliados como serían: Colombia, Brasil, Argentina, Chile o Perú, países que se disputan entre ellos, la cabeza de quien serviría mejor los ansiados deseos imperialistas de convertir nuestra Patria Grande en un escenario de confrontación bélica, en sustitución al vivido en Oriente Medio en la última década del presente siglo. EEUU, como potencia hegemónica, no puede vivir sin guerras y si no se producen las genera, eso es importante tenerlo en cuenta, más aún, cuando se trata de un país amenazado por esa potencia.

Ayer, pudimos apreciar cuán retrasado se encuentra nuestra GNB en sus criterios del manejo de la actual coyuntura. Aquel escenario de las protestas pacíficas enmarcadas en la Constitución, hace tiempo que fueron superadas por la llamada oposición. Estamos en presencia, de un escenario totalmente bélico en que criterios como los contenidos en nuestras leyes no contemplan en su justa dimensión. Los llamados "plantones", son escenarios de guerra abierta, en que los francotiradores se convierten en los protagonistas del show, dando de baja a todo aquel funcionario militar que se le ocurriera aparecerse en la escena de su ocurrencia, más de un civil inadvertido pagó su vida, en su ocurrencia de transitar por dicho escenario, "daños colaterales" así le llaman. Pero, este lunes 10, ocurre un evento que, a todas luces, evidencia que fuerzas especiales de potencias externas vienen actuando en las escenas de los llamados "plantones". Días atrás, la avezada periodista Madeleine García de TeleSur, nos informaba sobre mensajes semiocultos dejados en algunos sitios de ocurrencia de esos eventos, escritos en lenguaje hebreo; con lo cual, se dejaba a la luz, la evidencia de la participación de fuerzas del Mossad israelí actuando en conjunción con los terroristas de Primero Justicia y Voluntad Popular. En declaraciones ofrecidas a los organismos de seguridad por detenidos, ha quedado constancia de la evidencia que actores venidos desde el Oriente Medio, están actuando como instructores de los aspirantes a terroristas por esas bandas. Se hablaba entre ellos en idioma árabe, según esas declaraciones que han trascendidos a las redes sociales. Ayer, fuimos testigos como se montaba una emboscada con explosivos a una comisión de nuestra GNB en una avenida de nuestra ciudad capital, objeto de un "plantón". Siete GNB fueron heridos ese día. Siete GNB, que todavía se movilizan bajo el superado esquema de "Control del Orden Público". Tal pareciera, que nuestro Alto Mando de la GNB no se ha percatado de la situación verdadera en que les toca actuar y eso es gravísimo, porque sería como enviar fuerzas militares enfocadas mentalmente a combatir en una llanura a una montaña, en que los riesgos y vulnerabilidades son mayores, debido a las alturas. Por eso, estimamos que esa estrategia debe ser revisada en profundidad y superada, ajustada al actual escenario de confrontación abierta. Ello, debe obligar a actuar como fuerzas especiales de orden público, en un escenario que no es el tradicional.

Nunca olvidemos, que al igual que Libia, los organismos de inteligencia del imperialismo (la CIA y el Mossad), han tomado a Venezuela como un laboratorio de guerra y están experimentando nuevos métodos de destrucción de países. Pero decía, que las exigencias deben ser mayores a los Altos Mandos policiales y militares, a manera de no seguir cometiendo la ingenuidad de enviar fuerzas de orden público a combatir en un escenario, en que lo que ocurre es todo menos una dislocación del orden público. Eso, pudiera incrementar el número de bajas de las fuerzas del orden y en sentido contrario, incrementar la moral de las bandas terroristas. Igual pasó en Oriente Medio con el Estado Islámico, triunfante se presentó ante el mundo y sus fuerzas fueron incrementándose en igual proporción. De allí surgió, el atractivo que fuera para la juventud occidental. En el momento que las fuerzas aéreas de Rusia y Siria comenzaron a darle certeros y efectivos golpes, el atractivo fue declinando y su derrota se proyectó como una sombra que fue arropando su desaparición hasta Irak.

El escenario de guerra ya está montado en Venezuela, esa es una realidad inocultable. El camarada Presidente Maduro trabaja en su desmontaje, por eso valoramos supremamente esa conversación telefónica que sostuviera con el hermano Putin, cuyo Gobierno ha acumulado una valiosísima experiencia en Oriente Medio, sobre las formas de desmontaje de este tipo de guerras no convencionales que ha sobrevenido sobre nuestro país de la mano del Estado Unidos (EEUU). Vital, la incorporación de la hermana República de Rusia en todo proceso de paz que se desarrolle con esas fuerzas de ocupación que hoy constituyen: Primero Justicia, Voluntad Popular y Acción Democrática, cuyas actuaciones en el teatro de operaciones no son nada distintas a las desplegadas por el Estado Islámico en Oriente Medio. Por lo demás, la presencia de la nación hermana Rusia, se constituye en un muro de contención fundamental para derrotar cualquier intentona de invasión militar de parte de esa nación imperialista del norte o alguno de sus vasallos al sur del río Bravo.

Ya, las fórmulas de guerra trascienden a lo económico y lo institucional. Los precios de los alimentos y los medicamentos, se colocan por las nubes a niveles inalcanzables para nuestro pueblo, procurando con ello una reacción interna contra su Gobierno Revolucionario. Por otro lado, la Fiscalía arremete contra los funcionarios de nuestra GNB. Para esta semana, han citado al Coronel Vladimir Lugo en calidad de "imputado", quien se ha convertido en un referente de la Dignidad Nacional, al responderle como lo hizo, al insolente hijo de la malinche, el diputado Julio Borges. Ahora, unas palmaditas en la espalda se han convertido en una flagrante violación de los derechos humanos. A tan bajos niveles, conduce los Derechos Humanos ese mamotreto -en estado de putrefacción- que ha convertido Luisa Amelia Ortega Díaz al Ministerio Público. Tal cual, se tratase de la mal oliente y putrefacta Asamblea Nacional. Intenta, Luisa Amelia, con esa actuación, desmoralizar a un cuerpo que, como la GNB, ha dado tanto por la procura de la paz de la República. Pensará ella, y por supuesto la Embajada, que, con ello, originarán la fractura necesaria (para ellos), del cuerpo GNB y de ello, podrán surgir los "Pinochet" que tanto ansían para dividir la unidad férrea de nuestra Fuerza Armada Bolivariana.

Tiempos de Constituyente están por venir, bellos tiempos de construcción de lo colectivo. Las primeras elecciones en tiempos de guerra, cual si estuviéramos en la Siria del hermano Bahar al Assad, tendremos el 30 de julio. Nuestro pueblo, que ama la paz, debe mandar su mensaje de esperanza al mundo entero. La participación, tiene que ser masiva y contundente para fulminar las aves de guerra que nos revolotean. Venezuela, no será escenario de confrontación bélica imperialista. Somos el pueblo de los Libertadores de la América toda. ¡!Somos Venezuela!!

Caracas, 11-07-2017

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1400 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a249058.htmlCd0NV CAC = Y co = US