Horrorismo e impunidad

El Estado Islámico, Isis, Daesh o Frente al Nusra, como quiera llamarlo según las diversas caretas con que se nos presenta, es una de las obras más macabras creada por el Estado Unidos (EEUU). Cuando el público estadounidense creyó haberlo visto todo, en materia de terror, con destrucción de pueblos enteros en Hiroshima y Nagasaki mediantes bombas atómicas, en Irak, Afganistán, Libia o Siria mediante bombardeos "humanitarios", llegó la hora de variar la metódica y los actores que, tal cual Frankenstein, la llevarían a cabo. De los laboratorios de guerra de la CIA, surgiría esta obra macabra de la modernidad, del nuevo tiempo imperialista del Estado Unidos. No solo le dio entrenamiento militar y facilitó el armamento, sino financió y adiestró en las artes del marketing político y la propaganda. En una primera faceta, para cautivar públicos utilizó las decapitaciones de seres humanos secuestrados; por lo general, periodistas y funcionarios de entidades internacionales o públicas, relacionadas con gobiernos occidentales. Saturaron las redes del horror de transmitir imágenes dantescas, relacionadas con un hombre arrodillado de espaldas a su verdugo encapuchado y armado de un sable o un cuchillo, según se le antojase decapitarlo o degollarlo.

Las llamadas redes sociales, sirvieron de medidor del rating, y según la cantidad de "Me gusta" o rechazo, nuevas imágenes serían proyectadas para satisfacer el morbo occidental. Cuando el público dabas muestras de aburrimiento, los dirigentes del Estado Islámico recibían la orden de su amo imperialista que la trama debía ser cambiada, hacerla más brutal, más atractiva para el público occidental, al cual habría que entretener y mantener alejado de los problemas cardinales que hoy acechan la calidad de vida de los pobladores del llamado mundo occidental y que, producto de las políticas de mercado implantadas bajo la férrea dictadura del FMI y demás mecanismos de dominación financiera global se han venido a menos. El resultado, fue más brutal e inhumano, entraron en escena los niños decapitadores y criminales.

El uso de niños, lo enmarca la filósofa-política Adriana Cavarero en el objetivo de corromper las nociones fundamentales de lo que se considera un comportamiento humano civilizado, que no despierta miedo o terror, sino una repulsión profunda que pocos pueden tolerar, denominándolo como horrorismo. Pocas cosas repugnan más, que ver a un niño en un video asesinar con un revólver a un ser inerme, arrodillado y de espaldas frente a él. Así mismo, nada más repugnante observar niños y niñas con su uniforme escolar en barricadas, como escudos humanos, conteniendo el accionar de la GNB y la PNB contra el bloqueo de vías públicas. Isis, Daesh, Estado Islámico o CIA, como bien prefieran llamarlo, lo utiliza para transmitirle al mundo el poder y durabilidad de su ideología. El Califato, puede estar desvaneciéndose por la acción decidida de Rusia, Irán y Siria, pero sus pilares están esencialmente vivos en esos niños, que replican el accionar de los adultos adherentes de esa ideología, al asesinar seres humanos. La utilización de niños o niñas, no representa otra cosa sino el grado de corrupción humana al cual han llegado. Igual Isis, Daesh, Estado islámico, la CIA o la MUD y sus partidos vanguardias de la actual etapa de violencia: Primero Justicia, Voluntad Popular y Acción Democrática. Isis, Daesh, Frente al Nusra, la MUD, Primero Justicia, Voluntad Popular, AD, hijos todos de un solo padre: la CIA. No practican el terrorismo, sino el Horrorismo. Quienes le siguen, los han convertidos y convertidas en fanáticos de sus ideologías de horror y son capaces hasta de matar o morir, en función de cumplir sus objetivos: en Oriente Medio, destruir a los infieles; en Venezuela, destruir todo rastro de Chavismo, por ello, Maduro debe irse ya. La palabra Fanático, deriva de FAN ATICUS o "defensor del ático", y el ático era la entrada a los templos de la antigua Roma. El FAN ATICUS era el encargado de defender la entrada al templo y, obviamente, estaba dispuesto a matar o morir con tal de garantizar que nadie traspasara ese ático. En resumidas cuentas, es un discapacitado, pues no tiene capacidad de moverse libremente, razonar, convencer ni ser convencido por la vía de la razón. Mucho de fanatismo, estamos viendo por estos días en las trincheras y marchas de la llamada oposiMUD e incluso, en su dirigencia opuesta –rotundamente- a la práctica de las más excelsas cualidades definitorias de toda sociedad que se defina como Democrática: el Diálogo y la confrontación de las ideas.

El Horrorismo, nos devuelve a la cordura de saber que sí, efectivamente, los tiempos de la barbarie no han desaparecido y que, pese a todos los logros de la Humanidad, entre ellos, nuestra Constitución Bolivariana, aún queda mucho por hacer en materia de derechos humanos, por eso lo certero del llamado a Constituyente realizado por el camarada Presidente Nicolás Maduro. Pero, por sobre todas las cosas, la única forma posible de acabar con estos tiempos de horrores, que marcan la vida de nuestra República Bolivariana, es bajo la estricta aplicación de la Justicia. Por ello, se equivoca la ciudadana Fiscal de la República, Dra. Luisa Ortega Díaz, al anunciarle al país que "la confrontación no se resuelve privando de libertad a las personas, sino reconociendo que existe el problema", a lo que el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, le respondió acertadamente: "Esta espiral de violencia ha generado un clima de impunidad, propiciado al mismo tiempo por el Ministerio Público, que con su inacción no ha garantizado la correcta aplicación de la justicia y consecuentemente ha generado zozobra en la colectividad". Y la impunidad, tan solo favorece el crecimiento de la violencia, la alienta pues quien la ejerce ilegítimamente sabe que no tendrá castigo de la justicia por sus crímenes. La dirigencia de la oposiMUD, practica el goce por la violencia y la destrucción, de allí al goce y placer por la guerra tan solo una breve línea de separación, que los hace creerse "guerreros" de la libertad como suelen llamarlos sus promotores en el Departamento de Estado o el Senado imperialista para subirles el ego, quienes le sugieren al presidente colombiano, Santos, déjese provocar o provoque y vaya a la guerra, que tendrá todo el apoyo financiero y en armas del gobierno Trump. "Guerreros", llama la Tintori a sus muchachos encapuchados y armados, que se baten en Chacao contra los muros de contención de dignidad que representan la GNB y la PNB.

La Fiscal, al arropar con el manto de la impunidad los delitos de odio que hoy arrecian contra quienes se declaran Chavistas, sus símbolos y menciones, propicia delitos que ella misma, antes llamaba públicamente a repudiar y denunciar en su despacho. SI el 2014, lo calificaba: "como el año de la consolidación en la lucha contra la impunidad que emprendimos en 2008, lo cual ha puesto la institución en los más altos niveles de credibilidad ante el país…" Este año 2017, se presenta para los funcionarios y funcionarias que integran el Ministerio Público, como el año de la vergüenza. Tiempos de deshonor y distanciamiento del pueblo venezolano, caracterizan la actual etapa que ha comenzado a transitar el Ministerio Público. Presentar un hecho comunicacional y público, como lo fue la quema de un joven venezolano, como una actuación "contra su persona para culpar a protestantes" (tuiter del Ministerio Público del 24 de mayo 2017, hora: 12:58), raya en el colmo del horror pues se asesina, ya no a un ser humano, sino que es la verdad a la que se le somete al fuego en su cuerpo. Cuando en febrero de 2015, el Estado Islámico capturó al piloto de un F-16 jordano, el teniente-primero Moaz al-Kasasbeh, quien se estrelló al norte de Siria durante un ataque aéreo, hicieron público un video con el teniente-primero enjaulado; tal cual, se tratase de un animal capturado. Y allí, en esa jaula, le prendieron fuego y murió calcinado. El propio padre de la criatura, para entonces presidente del Estado Unidos, Barack Husseim Obama, conmocionado por el horror de ver a un ciudadano Jordano prendido en llamas, manifestó: "No sé los detalles de las confirmaciones pero, si este video fuera auténtico, sería solo una muestra más de la crueldad y la barbarie de esta organización. Y yo creo, que se redoblará la vigilancia y la determinación de la coalición mundial para que sea degradada y finalmente derrotada". Reacción tardía, pero reacción al fin, de alguien que en fin de cuentas es Humano, y lo menos que pudiera esperarse es una reacción razonable, en fin, Humana. La cual, por cierto, no apreciamos en la ciudadana Fiscal Dra. Luisa Ortega y algunos de sus funcionarios y funcionarias, que se han lanzado a desmeritar los hechos de la realidad, transmutándola para condenar a los funcionarios del Estado del cual forma parte la Institución que dirige, en específico: la GNB y la PNB, a quienes nos permitimos enviarles por este medio, nuestra muestra de solidaridad y exhortación a que continúen en su actuación de contención de la violencia horrorista, sin importarles quienes les aúpen y protejan pues su victoria, será la victoria de nuestro pueblo, en fin, de la Patria toda.

«La seguridad del individuo es un derecho humano fundamental y, en consecuencia, la protección de los individuos es una obligación fundamental del gobierno. Los Estados, en consecuencia, tienen la obligación de velar por los derechos humanos de sus nacionales y de otros mediante la adopción de medidas positivas para protegerlos contra la amenaza de actos terroristas y para llevar ante la justicia a los autores de esos actos…» (Los Derechos Humanos, el terrorismo y la lucha contra el terrorismo, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Folleto Informativo N° 32). El Ministerio del Poder Popular de Interior, Justicia y Paz, los cuerpos de seguridad del Estado: la GNB, la PNB y el SEBIN, vienen cumpliendo su rol de garantizar la seguridad de la población de manera impecable, como lo demuestran la simple revisión de las víctimas del terrorismo que por estos días ha implementado la oposiMUD, para derrocar el gobierno legítimo y Constitucional del camarada Presidente Nicolás Maduro. El llamado de nuestro pueblo debe dirigirse al Ministerio Público, para que cumpla su rol establecido en la Constitución Bolivariana y nos garantice, la seguridad plena que no debe haber impunidad de aquellos que hoy cometen delitos atroces, algunos, incluso, de Lesa Humanidad y de odio…¡Bienvenida sea, la Constituyente!

Caracas, 25-05-2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 988 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a246701.htmlCd0NV CAC = Y co = US