Fidel y MERCOSUR

Tal vez la presencia de Fidel Castro en la Cumbre de MERCOSUR haya sido una sorpresa para muchos. No se podía esperar en esta reunión, donde la asistencia de Venezuela representa una posición extrema ante la vista de los sectores conservadores influyentes en los demás gobiernos de los países miembros, incluyendo a Chile, estuviese Fidel Castro. El mandatario cubano satanizado por los EEUU. Ello marca la voluntad de los gobiernos allí representados de conformar una región geoestratégica, en principio con los países que conforman las tierras planas de la vertiente atlántica sudamericana, pero con vocación de integrar al menos a Sudamérica. Se marca con este hecho una diferencia política, que nunca se imprimió en los distintos programas de integración regional, incluyendo el propio MERCOSUR, que cuando más buscaron equilibrar las asimetrías presentes en el hemisferio.

Se trata ahora de estimular las capacidades productivas de los países miembros por el incremento de su capacidad productiva debido al crecimiento del comercio intraregional. Pero más que eso, se busca el desarrollo de una capacidad para participar en la política internacional, con la consiguiente remodelación del orden mundial. Es cierto que todo proceso de integración de grandes espacios implica la conformación de una región geoestratégica. No obstante los anteriores iniciados en el ámbito indoamericano y caribeño apuntaban más hacia la integración hemisférica, dentro de la idea del panamericanismo, donde los excedentes financieros e industriales de los EEUU, mantendrían la dependencia de los restantes pueblos condenados a la producción de materias primas, o a una maquila disimula por un desarrollo secundario, que abarataría por el bajo costo de la mano de obra la producción yanqui, en competencia con sus grandes rivales en el mercado globalizado.

Pero lo más significativo de este hecho, es la colocación de este poder en ciernes en la propia frontera de los EEUU. No solamente fortifica al estado cubano por el apoyo político implícito, sino que le rompe el bloqueo ilegitimo que le ha impuesto esa superpotencia. Con esa presencia de MERCOSUR en el país antillano, la constelación de Estados en proceso de integración incorpora al mar Caribe dentro de su espacio de acción, compartiendo de hecho su uso con las potencias que tradicionalmente lo han dominado. Esto generará una competencia, no solo con EEUU, sino con Francia, Holanda e Inglaterra, que tienen presencia militar en ese espacio marítimo, hoy con ambiciones de convertirlo en un “mare nostrum”. Las recientes maniobras de la OTAN en este espacio son un claro signo de esta intención. La intensificación de la presencia de las marinas mercantes de los Estados asociados en MERCOSUR en el Caribe, será un hito que marcará la participación de esta región geoestratégica en el diseño del orden mundial.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2866 veces.



Alberto Müller Rojas


Visite el perfil de Alberto Müller Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: