La Revolución de Febrero (marzo)

"Cuando estalló la Revolución de Febrero Lenin estaba en Zurich. Para volver a Rusia, que todavía estaba en guerra con Alemania, tuvo que atravesar este país. El gobierno alemán aceptó permitir a Lenin y a otros veintinueve emigrados volver a Rusia en un vagón blindado. El gobierno alemán estuvo representado en estas negociaciones por Erich F. Lundendorff, que indudablente estuvo de acuerdo en hacer volver a Lenin a Rusia de ese país, ya en plena desintegración. Los enemigos de los Bolcheviques posteriormente adujeron que este viaje a través de Alemania era una evidencia de que eran agentes del gobierno alemán".

La Revolución del 24 de febrero, (según el antiguo calendario ruso) la hicieron los obreros y los soldados, es decir, los campesinos que estaban en el ejército. Los obreros de San Petersburgo asestaron al zarismo el golpe mortal. Pero ellos no sabían todavía que el golpe había sido mortal. A menudo sucede que los oprimidos no pueden gozar del fruto de su triunfo porque no se dan cuenta de su importancia. El poder que las masas insurrectas no fueron capaces de tomar que cayó en manos de una coalición de liberales, mencheviques y "socialrevolucionarios", es decir; de la burguesía y de la pequeña burguesía.

"En el gobierno provisional implantado por la Revolución de Febrero participaron los mencheviques, partido socialista moderado que sostenía que la clase obrera debía unirse con la burguesía liberal para derrocar al zarismo e implantar una república democrática. Los mencheviques surgieron de una ruptura que se dio en 1903 en el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso y permanecieron en la Segunda Internacional. El Partido Social Revolucionario se fundó en 1900 en Rusia y emergió en 1901-1902 como la expresión política de las primeras corrientes populistas; fue el que más influencia tuvo sobre el campesinado hasta la Revolución de 1917".

"Recién llegado de su exilio en Rusia, Lenin apareció el último día de la Conferencia de Marzo de los bolcheviques. Presentó sus Tesis del 4 de abril de 1917, "Sobre las tareas del proletariado en la revolución actual", que precipitó una crisis en el Partido Bolchevique. Condenó al gobierno provisional, llamó a acabar con la guerra y definió la tarea de los bolcheviques como la preparación de los soviets para tomar todo el poder y establecer un estado obrero. Al comienzo casi toda la dirección bolchevique se opuso a la posición de Lenin de reorientarse hacia el abandono del apoyo al gobierno provisional burgués y a la perspectiva de reorientar la lucha del proletariado y del campesino pobre para la lucha por el poder".

El objetivo de esta oposición era unificar a todos los oprimidos y explotados contra la burguesía imperialista "democrática" apoyada por los mencheviques y los "socialrevolucionarios" (social-patriotas). Lenin quería la unidad de las masas revolucionarias basada en la lucha de clases, no la unidad de los charlatanes "socialistas" con los capitalistas liberales para engañar a las masas. Cualquiera que no entendiese la diferencia entre estas dos formas de "unidad" tenía que ser barrido del movimiento obrero.

En los meses críticos de la revolución los partidos del "frente popular", los liberales, los mencheviques y los "socialrevolucionarios", cercados por las masas revolucionarias, no encontraron otra forma de defenderse que la calumnia más vil contra los bolcheviques. Caían como llovidas del cielo las acusaciones de que los bolcheviques estaban ligados al Estado Mayor alemán, a las Centurias Negras o a los pogramistas (los fascistas de ese entonces). La actual ralea del Kremlin y sus agentes internacionales no inventó nada; no hicieron más que desarrollar hasta niveles gigantescos las bajas calumnias de Miliukov, Kerenski e Irakli Seretelli.

"Defensistas: termino aplicado a los que después de 1917 apoyaron la política del gobierno provisional de defensa nacional o continuación de la guerra. Lenin propuso una política de derrotismo revolucionario hacia la que seguía siendo una guerra imperialista librada por el gobierno provisional burgués".

El estallido de la guerra sorprendió a Stalin en la helada comarca siberiana. Tres años pasará en ella hasta la primavera de 1917, cuando reviente el gran forúnculo de la autocracia rusa y estalle la primera revolución. Todos los exiliados, encarcelados y deportados se pondrán en camino hacia Petrogrado, y Stalin, como los demás, acudirá a la gran cita de la que había de salir la Revolución.

Llegamos al primer acto de la revolución rusa. La falta de víveres en Petrogrado, determinada por una paralización de los transportes a causa de grandes nevadas, produjo una revuelta en la capital el 8 de marzo de 1917 (24 de febrero, según el antiguo calendario ruso). Una muchedumbre que iría engrosando de modo continuo y que acabaría contando con 200.000 personas, marchó amenazadora, hambrienta, enarbolando banderas rojas y entonando La Marsellesa. Hostigada por la policía, continuó, sin embargo, el camino, cada vez más densa, hasta llegar a la Plaza Znamenskaia, donde tuvo lugar un gran mitin. Doscientos mil hombres y mujeres se habían reunido a tal fin, pero fueron recibidos a tiros por la policía, sin que la plaza se despejara. La llegada de los cosacos fue recibida con aclamaciones por la muchedumbre que empezaba a pensar ya en el triunfo de una revolución radical.

La repetición de las manifestaciones en días siguientes produjo gran cantidad de víctimas, hasta que el día 12 el presidente de la Duma. Rodzianko, desafiando un <> del zar que ordenaba la inmediata disolución de la Asamblea, formó un gobierno mixto de burgueses y socialistas para intentar la salvación de la monarquía que estaba naufragando. Pero junto a la Duma se formó el Soviet, de campesinos, obreros y soldados, naciendo una dualidad de poderes que hizo ineficaces los primeros pasos de la Revolución.

El día 15, el zar Nicolás II abdicaba en Pskov en su hermano Miguel, el cual, a su vez, renunció al día siguiente. El 17 se formaba un gobierno presidido por el príncipe Lvov, y del que pronto fue figura señalada Alejandro Feodorovitch Kerenski, joven abogado de 36 años, afiliado a la socialdemocracia. Ministro de Justicia en el gobierno provisional, pronto pasaría a desempeñar el Ministerio de la Guerra para alcanzar, en fin, el 20 de julio, la presidencia de un gabinete, todavía mixto de burgueses y socialistas, pero con mayoría de estos últimos. Kerenski será el liquidador de la tentativa "democrática" el viejo imperio de los zares.

El gobierno provisional todavía se mostraba partidario de continuar la guerra realizando un esfuerzo supremo. Había ordenado el traslado del ex-zar al palacio de Tsarkoie Zelo, donde Nicolás II se reunió con Alejandra y sus hijos. Pero los campesinos desertaban de los regimientos del frente, ante la noticia del reparto desordenado de tierras, el Estado se diluía en un caos espantoso, y las órdenes del gobierno no eran acatadas por nadie.

La Revolución de Octubre fue el triunfo de los bolcheviques, el partido de los obreros y los campesinos pobres, sobre el "frente popular", los partidos de la burguesía liberal, los mencheviques y los "socialrevolucionarios", que estaban indisolublemente ligados al imperialismo "democrático" de la Entente.

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 841 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a241628.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO