La pollera colorá pá su mercé

Ay… al son de los tambores, esa negra se amaña…así comienza esa sabrosa Cumbia que tanto ha hecho mover el esqueleto en nuestro país…esperamos que el ciudadano Germán Vargas Lleras, vicepresidente de Colombia no esté haciendo sonar otros tambores que no sean los electorales.

Por cierto su mercé Vargas Lleras tiene un comportamiento extraño cuando anda en asuntos de viviendas, en diciembre del año pasado le dio un cocorronazo a un guardaespaldas, a un hombre humilde que lo cuida, porque le pisó un callo o un zapato de marca. ¡Caracha su mercé¡ y la grabación de ese incidente se hizo viral; hace unos días en el Municipio el Tibú, también en una jornada de casas, ordenó que por nada del mundo les asignaran viviendas a los Venecos.!Hay hermanos que no nos quieren mucho ¡

En la década del 80 estuve por Bogotá, en actividades de formación en el área museológica, enviado por el PNUD, y allí gracias una joven sociólogo condiscípula conocí de los "Gamines" (niños de la calle) otra joven cursante, arquitecta de profesión pero igualmente interesada en lo social me enseño algunos lugares (desde lejito) donde Vivian los jefes narcos, abiertamente protegidos por hombres armados. Sus desplazamientos en la ciudad en lujosos vehículos contrastantes con los vehículos usuales usados por los colombianos (Renoletas).

Varias veces en la mañana con la amiga sociólogo fuimos a ver los disímiles e insólitos lugares donde los niños pasaban la fría noche bogotana (arropados con cartones, periódicos, con cualquier cosa que diese algo de calor). Eran tan abundantes estos niños abandonados, que pasaron a ser un azote de la ciudadanía, pues se reunían grupitos y atacaban cual avispas a sus víctimas con pequeños instrumentos cortantes: hojillas, cortaúñas, cuchillos, botellas rotas,

Llegó un momento que eran tantos que la policía los capturaba les cortaban el cabello al rape y los soltaba, pues no había suficientes retenes para albergarlos. ¿Esos niños donde están? ¿Dónde fueron? ¿Esa situación fue corregida? Sospechamos que no, (por la estructura del poder político-económico-militar colombiano).

Por ello no nos debe extrañar la captura de los jóvenes paramilitares casi niños en la finca DAKTARI, en el Hatillo, en el mes de mayo de 2004, contratados para participar en un complot contra nuestra nación, los uniformaron de soldados venezolanos para atacar instituciones militares, entre ellas Miraflores y asesinar al Presidente y crear una gigantesca confusión propiciando una matanza generalizada. El presidente Chávez, objetivo fundamental de esta conspiración, por razones humanitarias entregó estos paramilitares (más de cien) al Estado Colombiano.

Nos preguntamos ¿de dónde salen tantos paramilitares? Porqué a Colombia lo han hecho un país de migrantes, millones de ciudadanos han cruzado las fronteras por el Zulia, Táchira, Apure y Amazonas, para instalarse con nosotros. ¡Hay una razón histórica! Y, pienso que la clave está en el análisis contenido en el mensaje que el Libertador Simón Bolívar dirigiese al Congreso en Bogotá, el 20 de enero de 1830, con motivo de su renuncia al cargo de jefe Supremo de la Nación Colombiana, termina con esto:

"¡Conciudadanos! Me ruborizo al decirlo: la independencia es el único bien que hemos adquirido a costa de lo demás. Pero ella nos abre la puerta para reconquistarlos bajo vuestros soberanos auspicios, con todo el esplendor de la gloria y de la libertad". (1)

Bolívar era un obstáculo para las oligarquías civiles y militares que se venían conformando en la Gran Colombia, el intento de magnicidio en 1828 en Bogotá y posteriormente el asesinato de Sucre y otros sucesos son señales inequívocas de las ambiciones oligárquicas. Las tierras americanas que por veinte años fueron teñidas de sangre de nuestros patriotas, pasaron a tener nuevos dueños, abriendo la Patria a nuevos conflictos por aspiraciones postergadas.

En Colombia triunfó la visión santanderista del poder, y ha devenido en gobiernos que hasta ahora se ha caracterizado por el dominio de los terratenientes y el arrinconamiento de la población más vulnerable a sitios recónditos del territorio, o llevándolos a integrar los cinturones de miseria en las grandes ciudades, o a través de los caminos verdes irse a los países vecinos.

A ello hay que agregar, la introducción de cultivos no tradicionales en algunos espacios, para la producción de drogas, que ha distorsionado, totalmente, la economía, la propiedad de la tierra y la vida vecinal, de allí la creación de los grupos paramilitares como fuerza de sostén de la poderosa infraestructura mafiosa-oligárquica.

Venezuela tiene profundos lazos históricos con Colombia, ¿Cuántos héroes neogranadinos dejaron sus huesos en nuestros campos de batalla, así como nuestros hombres lo hicieron por allá, pero eso no nos obnubila la realidad, la oligarquía colombiana, está allí muy activa, fraternalmente acompañada de siete bases militares gringas, y su actual Presidente Santos, aunque posea el Nobel de la Paz, la historia no podrá ocultar su actuación como Ministro de la defensa de Uribe y su agresión al Ecuador y el asesinato de Luis Edgard devia Silva, comandante Raúl Reyes, jefe de las FARC-EP. Patriota colombiano que había nacido el año en que la extrema derecha asesinó a Jorge Eliécer Gaitán (1948).

Pero hay otros factores que contribuyeron a ese proceso migratorio hacia Venezuela: el abandono de nuestros campos también por razones del latifundio y de una economía petrolera-rentista (En el año de 1950 Venezuela estadísticamente se hizo urbana), se extendió la contratación de mano de obra (barata) colombiana en las fincas ganaderas, haciendas cafetaleras y en otras actividades, en el Zulia, Táchira, Mérida, Trujillo.

El nuevorriquísmo puso de moda el empleo doméstico, en las grandes y medianas ciudades popularizando a estas trabajadoras colombianas y venezolanas con el despectivo nombre de "Cachifas"(a veces varias en una misma casa) y además se hizo famoso el Decreto 21 de Carlos Andrés Pérez, que obligaba a determinados comercios a construir baños y contratar personal para su mantenimiento.

Ciudadano, vicepresidente de Colombia, usted caminará seguramente todos los días por aquellos espacios que frecuentó Bolívar: la enorme plaza De Bolívar, frente al Palacio de Nariño, y allí muy cerca donde vivió El Libertador, quién liberó a sus ancestros de la opresión española, de un Imperio, que no eran cuatro conchas de ajo.

Tienen ustedes, ciudadano Germán Vargas Lleras, un pueblo excelente, descendiente de héroes, que pueden ser mejores, si ustedes fuesen buenos gobernantes. Vicepresidente, le exhorto a que oiga y baile esa sabrosa Cumbia La Pollera Colorá, para que se evite esos extraños arrebatos. Con el mayor respeto, un venezolano que se siente Gran Colombiano.

LA REVOLUCIÓN ES CULTURAL

Rafael Castro

(1).- Bolívar, Simón/Mensaje al Congreso de Bogotá/pág., 256/en Pensamiento Político de la Emancipación Venezolana/Biblioteca Ayacucho/V133/Caracas 1988.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1214 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a240882.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO