¿Por qué Michael Moore vaticina la caída de Trump?

Donald Trump, quien ha entrado a la presidencia de EEUU acompañado de una "troupe" de millonarios, lo que si algo abona a favor suyo es que parece a primera vista como más auténtico, es quien más expectativas ha creado a su alrededor, antes y una vez llegado a dicho cargo.

En Estados Unidos mucha gente está asustada por verle en la oficina oval. Meryl Streep, la excelente actriz del cine, se mortificó tanto que se fue de lenguas contra el presidente. Este, siendo ella una figura destacada y referencia importante en la opinión de su país, le contestó por tuiter.

Ahora mismo, Madona, renombrada cantante, también compatriota de Trump, está bajo investigación, por presuntamente haber manifestado volverse terrorista y dispuesta a volar la Casa Blanca, por supuesto, esa es su idea, con aquél adentro.

Fue grande el número de cantantes estadounidenses que rechazaron la invitación de actuar en la de toma de posesión del magnate.

Es decir, si algo ha logrado Trump es llamar la atención de figuras descollantes que antes no habían reaccionado de esa manera ante una elección presidencial.

Pero además, es poco usual que una vez electo el presidente de aquel país, se produzcan grandes y frecuentes manifestaciones de inconformidad por ello; lo que parece más un asunto propio de América Latina.

La periodista y abogado Eva Golinger, acaba de publicar un artículo donde señala una serie de razones que justifican su temor con la presencia de Trump al frente del gobierno de su país y del hecho que desde porte en su bolsillo la libreta de claves del cuantioso armamento nuclear de su país. Para ella, el nuevo presidente es un peligro enorme, hasta inusitado con respecto a lo ya conocido. Pareciera pensar fundamentarse en aquella frase de "más vale malo conocido que bueno por conocer". Se apoya en que Trump representa los intereses del mismo capitalismo y sus prácticas habituales y diabólicas que durante la campaña electoral dijo aborrecer. Pero además de eso, lleva al gobierno en todos los cargos de importancia a millonarios como él, dice la Golinger.

Para la Real Academia Española (RAE), Trump ha dado muestras de intolerancia al retirar la Web en español de la Casa Blanca. Para esta es además un gesto muy simbólico. De donde uno puede concluir que RAE piensa que el nuevo presidente está lanzando una advertencia a los países hispanoparlantes. Justamente, una de las observaciones de Eva Golinger es que por primera vez en muchos años, no aparece en el alto gobierno de Estados Unidos un funcionario de origen latino. En cuanto a lo de la Web en español, Trump parece haberse inspirado en aquel gesto histriónico y hasta infantil de Ramos Allup, cuando mandó a sacar el cuadro de Bolívar del hemiciclo y,. manera procaz ordenó quienes cumplían su orden, lo tirasen a la basura.

También los actores norteamericanos Alec Baldwin y Robert de Miro, han manifestado contra Trump. En efecto, estuvieron presentes en una importante, calificada y nutrida manifestación de descontento frente al hotel Trump de Nva. York.

Lo que parece cierto es que Trump, intentando aparecer como un niño malcriado, aunque ya bastante viejo es, pareciera empeñado en generarse más resistencia de la que tiene.

No obstante, el proyecto que por naturaleza corresponde a una sociedad como la gringa, con gran acumulación de capital, con este expandido por el mundo entero, la poderosa industria armamentística que en su seno existe, carencias de materiales estratégicos, de por sí, con Trump o sin él, es el que continuó Obama, siguiendo los pasos de sus antecesores. Por eso, los sueños como infantiles que la presencia de un afroamericano en la presidencia de aquel gran país, significaría un cambio con respecto a la política de Bush, se vinieron por el suelo. Casualmente, veamos como Bush puso al frente del Departamento de Estado a dos afroamericanos, Colin Powell y Condoreeza Rice. Obama a dos de origen anglosajón, Hilary Clinton y Jhon Kerry. Los resultados están a la vista. No se trata del simplismo que este es negro, aquel blanco, este de ahora millonario y aquel procedente de un sector profesional y origen y vida más modesta. Se trata que el presidente de EEUU no gobierna a sus anchas, saber y entender, sino es el vocero y ejecutor de las políticas de poderes fácticos frente a los cuales aquél inexorablemente debe rendirse.

Estas cosas toman interés al tratar de interpretar la nueva predicción de Michael Moore. Este archiconocido cineasta norteamericano predijo, cuatro meses antes de las elecciones, contra todos los pronósticos, que Trump sería el electo. Mencionó las razones en las cuales se fundamentaba para asegurar aquello que parecía insólito, las mismas que ahora los "analistas", incluida la Golinger, citan para explicar por qué sucedió aquello como inesperado.

Moore acaba de decir o predecir que, antes de los cuatro años, lapso mediante el cual ejerce el presidente de los Estados Unidos, Trump"caerá". Según Moore, Trump no durará cuatro años en el poder. Y lo más curioso, es que predice que "caerá". Si le damos a esta forma verbal la interpretación nuestra, significa que saldrá del poder antes de tiempo. ¿Pero cómo concebir un golpe de Estado en aquel país? La historia de EEUU está llena de magnicidios, no de golpes. La clase dominante en ese país, no suele sacar al presidente vivo de su cargo, por la fuerza y acción militar. En eso son cuidadosos a lo interno. La usual es matar al presidente. La lista es en buena medida grande e incluye entre otros a Abraham Lincoln y John Kennedy. Pero las nuevas técnicas y tecnologías, pudieran hacer el trabajo más sutil como para que nadie se entere de los malos procederes y la culpabilidad presunta de grandes intereses. Se dice que al presidente Chávez le indujeron un cáncer y que eso es posible. Igual se comenta del asesinato por procedimiento similar de Yasir Arafat, el líder palestino.

Dice Moore que Trump "es un narcisista sociópata" y que por serlo, "va a violar la ley y, entonces caerá". Posiblemente, uno no sabe, Moore, como Eva Golinger, pensó en la misma libreta, la de los códigos nucleares. Que un tipo que responda al diagnóstico de Trump, ande con esa libreta en los bolsillos, es por demás peligroso.

Los narcisistas sobredimensionan sus capacidades y habilidades y al mismo tiempo tienen necesidad de llamar la atención. Nosotros, en artículo anterior, le calificamos de "jodedor", lo que si se quiere pudiera significar lo mismo. Por esa actitud o predisposición, no es descartable, que Trump sueñe con deshacerse de los poderes fácticos e intente hacer no tanto lo contrario de lo que estos quieren, necesitan y ansían, sino de manera poco sensata y contraria a la lógica y ritmo que aquellos conciban. Quizás eso quiere decir a su manera Michael Moore, cuando predice "la caída" de Trump.

El movimiento y la acción tienen su lógica para todos. Hay un momento para todo. Aquello que Chávez llamaba el "momento o minuto estratégico". Es el estar parado justo en el sitio por donde pasará el envión que a alguien meterá en la historia. Como aquellas cápsulas del tiempo que llevan al pasado y el futuro, en la creativa de cierta narrativa, que reclaman la presencia de los viajeros para no se queden donde no pertenecen o perderse esos fantásticos viajes. Las cosas no deben hacerse cuándo y cómo a alguien, por muy poderoso que sea, se le antoje. Sino en el momento y sitios justos. Por estas cosas, el "narcisismo sociópata" de Trump del cual habla Michael Moore, pudiera hacerle rodar por tierra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3045 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a240477.htmlCd0NV CAC = Y co = US