El Imperio se defiende, la derecha avanza, el progresismo retrocede y la izquierda está dispersa y entumecida

EL  IMPERIO   SE   DEFIENDE,   LA DERECHA   AVANZA,   EL PROGRESISMO   RETROCEDE Y LA IZQUIERDA  ESTÁ DISPERSA Y   ENTUMECIDA.

El sistema capitalista mundial pasa por momentos difíciles, es azotado por una crisis estructural muy profunda, que agudiza sus contradicciones intrínsecas e insolubles, pero no está paralizado ni será vencido fácilmente. Tiene poderosos instrumentos defensivos, entre otros, el control mundial sobre la mayor parte de los medios de comunicación, la industria militar, el control de los alimentos, de las medicinas, los saberes, la técnica, la tecnología, la banca y aliados apátridas, lo que le permite colocar su crisis tal cual “Lecho de Procustro”. De los estudios conductistas, del sicoanálisis, de la propaganda y la publicidad, ha aprendido como controlar la siguis humana. Nació “chorreando sangre por todos sus poros” y condenado a desaparecer por ser un producto histórico. Hoy cuando se debate profundamente herido, se topa con un enemigo que más que enfrentarlo, termina por ayudarlo dándole oxígeno gubernamental.

En “Nuestra América”, el escenario luce más o menos claro. El llamado “progresismo” que es una máscara del capitalismo, asumido por gobiernos de “avanzada”, viene haciendo estragos en las “izquierdas” electoreras. El imperialismo ha tomado la decisión de retomar su  “patrio trasero”; la “Doctrina Monroe” vuelve por sus fueros. Este es el nuevo plan de contención - avance del capitalismo norteamericano para América Latina.

Obama está por salir de su cargo presidencial. En los EU ningún Presidente es autónomo, sus límites los marca el capital trasnacional, particularmente el sionista. Obama es sin duda un extraordinario fingidor, viaja a Cuba con una propuesta central muy clara: cambiar el sistema cubano y volverlo al capitalismo,  impulsándolo posteriormente como modelo a seguir por las fuerzas políticas y gobiernos latinoamericanos. El último y reciente artículo del Comandante Fidel Castro busca amainar estos temores que tanto están haciendo ruido por doquier. El comportamiento del Presidente Raúl Castro cuando Mr. Obama trató de ponerle la mano sobre el hombro es muy simbólico.

Obama se marchó a la Argentina a darle órdenes a Macri, quien las esperaba con ansiedad y anhelo; debe no sólo  privatizar al Estado Argentino, sino desestabilizar y de ser posible impulsar la eliminación de todo lo que signifique mecanismos de unidad continental en favor de los pueblos. Por su naturaleza, el capital  es irreconciliable con justicia social, equidades, preservación de la naturaleza, democracia verdadera y soberanía nacional; “sus” “libertades” las pone el mercado. Argentina debe cumplir las tareas que inicialmente el imperio le había encomendado a Colombia, y sus gobiernos no pudieron cumplir. Será un abrazo “carnal” no entre iguales, sino entre quien manda y quien obedece.

La situación del Brasil es crítica, no por casualidad. En otros artículos hemos señalados como los gobiernos “progresistas” en verdad “ni lavan ni prestan la batea”, le temen al gran capital pero también al pueblo, desean cohabitar con los dos. El “progresismo” es una modalidad capitalista,  que se le vincula a una “Tercera Vía” o a un “socialismo de mercado”. No nos puede extrañar que la Presidenta de ese país, haya tenido ministros que con su anuencia tomaron  medidas neoliberales, que afectan severamente el bolsillo de “los de a pie”. Los Estados Unidos que siempre lo quiere todo, moverá sus afilados colmillos y uñas ponzoñosas, para ayudar a debilitar a este gobierno, que de paso, debilitaría a los BRICS y a los mecanismos integradores latinoamericanos, que USA necesita sacar del juego.

Le molesta al imperio el nacionalismo de Evo Morales en Bolivia y forcejea en su desestabilización. Tiene en la mira al gobierno de Correa en el Ecuador. Sabe que el gobierno de Tabaré Vásquez en Uruguay no será  obstáculo para sus propósitos de dominación. La “revolución” (?) Sandinista está tan tranquila como su presidente, tiene una actitud cómplice con el capital, es un gobierno “progresista” del montón. El gobierno del Salvador imita al de Nicaragua. Venezuela es un caso especial: El Presidente Maduro está empecinado en alejarse del “Plan de la Patria” de “su padre” político. Insiste en la construcción de una Venezuela “productiva”, teniendo como principal aliado al capital parasitario tradicional y no termina de entender el papel de la cultura en toda revolución. Un país que hasta hace poco importaba anualmente en su mayoría,  un basurero de mercancías por 45 mil millones de dólares y es mono exportador, está condenado a nefastas consecuencias. En esta llamada V República, siempre se ha tenido por aliado “revolucionario” industrializador, a la burguesía tradicionalmente parasitaria (Hoy más que con Chávez). Que hoy un pequeñísimo grupo de venezolanos tengan más de 250 mil millones de dólares fuera del país no asombra. Son las consecuencias de los errores políticos y económicos de políticos y gobernantes. Ahora se insiste en continuar con los mismos aliados, así será muy difícil hacer  revolución, cuando más una “industrialización” capitalista. Nuestro gobierno se aleja de la izquierda, se marcha al centro y allí cree encontrar mejores circunstancias para “el dialogo” con los enemigos históricos de nuestro pueblo.  Las izquierdas que no son gobierno están fragmentadas y lucen muy tímidas. Cuando la teoría es equivocada, así serán sus resultados. Creyentes de la democracia liberal burguesa, estos socialdemócratas se empecinan en darle fuerzas a un viejo modelo que pone en peligro la existencia humana en el planeta. Necesitamos otro tipo de democracia profundamente revolucionaria.

 En el plano europeo la cuestión es más clara: el neoliberalismo gobierna en estos países, sin la necesidad del “progresismo”. La izquierda está casi reducida o desaparecida. El Papa Francisco de manera  muy precisa, señaló que “Europa tiene la conciencia anestesiada”, se comporta como una colonia de los Estados Unidos: no tienen autonomía. El Presidente Putin advierte del juego peligroso de los Estados Unidos, instando a Europa a una guerra contra Rusia. El conocido periodista Anglo-Pakistaní Tarik Ali, en su último libro cuyo título lo explica todo: “Extremo Centro”, sostiene que en Europa, las izquierdas se desplazan al centro donde se encuentran muy a gusto con la derecha. “Se han encompinchado para mantener el Status quo” dice el conocido escritor y remata poniendo como modelo alternativo, a los “Movimientos bolivarianos” de Latino América. Se nota claramente que este aludido intelectual no conoce la realidad nuestra, donde está ocurriendo lo mismo que en Europa, pero con la mediación de la “izquierda” socialdemócrata conduciendo los  llamados gobiernos “progresistas”. Los progresismos erróneamente tenidos por izquierdismos y las derechas, encuentran en “el centro” su acoplamiento “cuando las ganas se juntan”.

China que no es un país socialista, su crecimiento económico está desplazando del mercado a Europa y los Estados Unidos. Tiene una política internacional muy habilidosa de penetración y control en distintos países, sin el uso de la fuerza. Es uno de los mayores acreedores de los Estados Unidos. En verdad este “socialismo de mercado”, es una modalidad capitalista, que no compite en doctrina pero si en mercados con los Estados Unidos y Europa. El Tratado del Pacífico es un bloque  de separación que USA quiere construir contra China. El 60% de las  fuerzas navales gringas, están siendo desplegadas en torno a los mares chinos. Estados Unidos fomenta acuerdos con los países vecinos a China, impulsa el rearme de Japón y de Corea del Sur, todo en una clara operación de aislamiento de la competencia china  y control sobre los  países que le son vecinos.

Obama es la continuación de la política exterior de siempre de los Estados Unidos, pero el verdadero poder gringo, vienen decididamente a poner muros contra China y a restaurar su añeja Doctrina Monroe, tarea que seguirán quienes asuman allá la Presidencia. En definitiva, el imperialismo se recompone, el “progresismo” “baila en un tusero” y la izquierda parece paralizada. La anarquía social nos puede conducir al fascismo. (Hasta la próxima semana).

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1852 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: