El subliminal y verdiblanco estrado de la ONU

Las gráficas, dizque dicen más que muchas palabras.

Como es de inferirse, ese organismo burgués e imperialista por excelencia, abiertamente creado a la imagen del sistema capitalista, viene exhibiendo mensajes o falaces gráficos imbuidos de sublimidad.

Pongamos por caso sus laureados símbolos que caracterizan a sus logotipos. Como sábese, EEUU se arroga la victoria en la Segunda masacre mundial, se autoyergue monopolarizante, y así lo sella sin mayores escondrijos diplomáticos. Se asume Imperio y de allí esos laureados logos.

Además, el hecho mismo del material usado en ese estrado sugiere perennidad, en concordancia con las aspiraciones de quienes siguen considerando que la Historia llegó a su final, en tanto y cuanto más allá del capitalismo sólo habría más capitalismo, según su autoversión de "esa" preconcebida y acomodaticia Historia.

Como eso es así, ¿qué otra cosa pueden representar o aludir esos laureles de ese imperio o imperios en pugna que ese organismo ha representado desde hace sus buenas 7 décadas?

Pero, la gráfica que más termina fijándose mediáticamente es la que ofrece, cual pulimentado fresco milenario, ese grueso mármol de las placas verdiblancuzcas de su estrado. Estas gruesas placas marmóreas aluden a la esperanza-de los pendejos, "of course", y sus blanquecinas hebras, como es bien sabido, evocan paz por todas partes, la pureza, como si en el seno de ese entreguista tabernáculo no se tejieran con frecuencias las más crueles medidas de agresión a terceros, según tantos ejemplos que sólo citaríamos si pecáramos de masoquistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 796 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: