En cada cabeza, cortada por sus mercenarios, el Capitalismo nos envía un mensaje

La decapitación no es nueva, se ejerció como pena de muerte a lo largo de la historia.

Era, por ejemplo, el método de elección cuando se trataba de reyes y nobleza, como un privilegio de su clase, dado que se suponía que era el más rápido y menos doloroso para morir.

La Revolución Francesa, le dio a la guillotina, fama internacional.

En estos días, estamos asistiendo a un festival televisivo moderno, de brutales decapitaciones, ejercidas sobre seres comunes, como pobladores y soldados, por mercenarios armados y organizados por el Imperio Anglo Yanqui, desplegados en los territorios petroleros, con el objeto de mantener el control y destruir cualquier régimen desafecto al Imperio en la zona.

Están allí ahora, para recrear las condiciones del viejo sueño yanqui, acabar con el gobierno de Bashar al Asad en Siria.

Este Festival de la decapitación, se reproduce en Internet, con el beneplácito, de los medios de la derecha más representativos.

Advirtamos, que desde hace varios años, digamos para ser cautos una década, el capitalismo entro en una crisis, de la que no puede salir, que para mi entender tiene el carácter de enfermedad terminal.

El mismo uso de la decapitación, a nivel mediático exponencial, denota el grado de avance indetenible de la crisis del capitalismo. Es la necesidad de amenazar, apelando a cualquier método, para aterrorizar a sus probables opositores. Dotando a sus medios de comunicación , al Internet y a la televisión, con un espectáculo dantesco .

Ya no le basta con el narcotráfico, que asola a grandes sectores del planeta, a México por ejemplo, donde se ha constituido en movimiento superador, de las mafias ancestrales. Con sus asesinatos brutales, la corrupción institucionalizada de las policías, de los funcionarios burócratas y ejércitos nacionales incluidos.

No le alcanza, el avance en los últimos tiempos, de la agresividad criminal, de la mafia Bancaria Internacional, desde los desahucios, a las víctimas de la usura bancaria, hasta la macro usura obligada, sobre las finanzas de los países y sobre todo de sus trabajadores, que son los que pagan con su sufrimiento, durante el periplo de explotación, desocupación y exclusión, los intereses usurarios de sus fraudulentas deudas nacionales, impuestas por los funcionarios venales de sus gobiernos capitalistas.

No les basta, con avanzar sobre la Naturaleza, destrozándola sin piedad ni sentido alguno, y condenando a la humanidad toda a su desaparición, en el tiempo próximo.

Ya no les basta, con la Guerra permanente que USA y la OTAN, despliegan por el Mundo.

El desprecio por la vida, que demuestran, estos mercenarios fundamentalistas del capitalismo, a sueldo de las grandes organizaciones criminales, como la CIA, la OTAN y el Gobierno de USA, nos muestran el insignificante valor que nuestro espíritu, nuestros ideales, nuestras esperanzas en el futuro de nuestros hijos, trabajo, países, todos ellos contenidos en el cerebro, ojos y oídos, de nuestras cabezas , tienen para aquella elite, que solo pretende acumular riquezas y dominio, sobre la sangre de la inmensa mayoría de los seres Humanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1123 veces.



Hersh Zakheim

Lic. en organización de Empresas Industriales. Politólogo graduado en la ex URSS

 HZ.virtud@gmail.com

Visite el perfil de Hersh Zakheim para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a198926.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO